Complejo Agropecuario Cárnicos viola normativa en materia de seguridad y salud en el trabajo

Levantamiento del acta

Dolimar Ramírez

Douglas García

Luís Hernádez

Berlaminio Blanco,
Delegado de Prevención

José Guzmán,
Delegado de Prevención

Con la finalidad de verificar las condiciones de seguridad y salud en el trabajo, el Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laboral (Inpsasel), a través de la Dirección Estadal de Salud de los Trabajadores (Diresat), del estado Miranda realizó un operativo de inspección al Complejo Agropecuario Cárnicos.

En el operativo participaron los Inspectores en Seguridad y Salud en el Trabajo, Edues Arenas, Leonardo Celis, Douglas García, Luís Hernández, Javier Quero y Dolimar Ramírez, quienes realizaron inspección general a la empresa, investigaciones de accidentes laborales e investigaciones de enfermedades ocupacionales.

“Realizamos un recorrido por las diferentes zonas de la empresa, específicamente al área de planta, donde constatamos graves irregularidades en materia de seguridad y salud en el trabajo que ponen en riesgos la vida y seguridad de más de 240 trabajadores y trabajadoras que allí laboran”, así lo dio a conocer Luís Hernández.

Durante el operativo de inspección, se constató que los trabajadores y trabajadoras no cuentan con equipo de protección respiratoria adecuado, ya que las mascarillas que utilizan son para el polvo (tapabocas), sin embargo ante la exposición a gases, los equipos protectores del sistema respiratorio deberán ser adecuados al medio en el que cual labora el trabajador, igualmente se evidenció que el contenido de los pictogramas alusivos al riesgo de atrapamiento, estaban en idioma inglés, quebrantando lo establecido en la Norma Venezolana Covenin.

Así mismo, se verificó que existe peligro inminente de caídas a un mismo y diferente nivel al caminar, subir y bajar escaleras sobre superficies húmedas y resbaladizas, por lo que se ordenó colocar material antiresbalante para evitar accidentes, además se constató durante el recorrido en el área de planta, que el pasillo de temperado hacia las cavas no posee sistemas de iluminación de emergencia.

Otro factor de riesgo físico presente en el sitio de trabajo, es la exposición a temperaturas extremas (frío), sin considerar un estudio de estrés térmico, por lo anteriormente expuesto los inspectores se vieron en la obligación de suspender las actividades en el pasillo de empaque debido al peligro inminente a la salud de los trabajadores.

Hernández, acotó que “ante esta serie de irregularidades nos vimos en la necesidad de suspender también las actividades en el área de línea de empaque, hasta que el empleador realice las evaluaciones pertinentes para determinar la concentración ambiental permisibles de los gases, los niveles técnicos de referencia de exposición y la concentración de oxigeno en el área”.

Berlaminio Blanco, Delegado de Prevención manifestó que “la gestión como delegados de prevención ha sido muy fuerte, debido a que el empleador no ha querido colaborar en cuanto a la dotación de recursos y herramientas que solicitamos, siempre se justifican afirmando que esperemos y en esa espera han ocurrido varios accidentes laborales, es lamentable que en ocasiones nos sintamos con las manos atadas”.

Por su parte, José Guzmán, Delegado de Prevención expresó que “queremos que la empresa vea al delegado de prevención como otro compañero de trabajo, la posición del delegado nunca ha sido poner trabas, lo que nos corresponde es trabajar en conjunto para mejorar las condiciones y ambiente laboral de todos los trabajadores y trabajadoras que en esta empresa laboramos”.

Dolimar Ramírez, indicó que “la empresa cuenta con Delegados y Delegadas de Prevención y con un Comité de Seguridad y Salud Laboral, sin embargo pareciera que el comité no está en funcionamiento, debido a que las denuncias y demandas que hacen los trabajadores para transformar sus realidades y mejorar sus condiciones no se están tomando en consideración. Por lo tanto, hacemos un llamado a la empresa a que se enfoque en el plan de acción inmediata, que utilicen sus indicadores a través de la morbilidad de patologías comunes para minimizarlos y de esta manera buscar la solución para que los trabajadores no se sigan enfermando y no se agrave su patología”.

Es importante mencionar, que el empleador queda obligado al pago de los salarios y demás beneficios socioeconómicos correspondientes a sus trabajadores y trabajadoras como si hubiesen laborado efectivamente la jornada, por el tiempo que esté en vigor la medida de suspensión, de conformidad a lo establecido en el artículo 135 de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat).

Javier Quero

Áreas de la empresa
12/03/2008