Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

31 de marzo de 1972, asesinan
al Comandante Guerrillero
Américo Silva

::  

“El socialismo no es otra cosa, que cada quien que tenga en su mesa
un pan del tamaño de sus necesidades”.

Américo Silva

Prensa Inpsasel (31-03-2014)  “Mientras persistan las causas que propician la insurgencia de los hombres, recordar a los idealistas revolucionarios es un compromiso moral, más que un reto político. Su ejemplo no tiene que ser una invitación ahistórica a la imitación” escribe Fernando Silva en el artículo La condición humana de un guerrero, en memoria a su hermano, el comandante guerrillero Américo Silva.

Hoy, a 42 años de su siembra, las revolucionarias y revolucionarios recuerdan el legado de quien entregó su vida a la lucha antiimperialista, de quien defendió la soberanía nacional y  de quien se alzó en armas para defender los derechos de las clases desposeídas.

Silva fue dirigente obrero en el estado Bolívar y desde allí impulsó las ideas revolucionarias en el primer Sindicato de los Trabajadores del Hierro de Venezuela. En el oriente del país, se destacó como líder agrario y promotor de la lucha contra el latifundio, a favor de las reivindicaciones de los campesinos y el derecho a la tierra.

Durante la Cuarta República, se mantuvo a la vanguardia de la lucha revolucionaria contra las políticas capitalistas y nefastas que -disfrazadas con una mascara democrática- dejaron en Venezuela un aterrador saldo de miles de personas presas, desaparecidas y asesinadas.

Una de esas víctimas precisamente fue Américo Silva, quien combatió desde muy joven la dictadura de Pérez Jiménez y se alzó en armas contra el represivo gobierno de Rómulo Betancourt en 1961, participando de forma activa en la conformación de las Unidades Tácticas de Combate, creadas por los movimientos sociales revolucionarios.

Silva fue fundador del Frente Ezequiel Zamora en el estado Miranda, y junto a Gabriel Puerta Aponte y Carlos Betancourt forman el 20 de enero de 1970, el Frente Guerrillero Marxista Leninista “Antonio José de Sucre” agrupación integrada por unos 60 hombres y mujeres desplegados en las montañas y llanos del oriente de Venezuela.

Oscar Zambrano, miembro del Círculo de Estudios Américo Silva, asegura que Américo dio su vida por la construcción del socialismo. “La Revolución Bolivariana tiene sus raíces en las luchas de los combatientes de aquella época contra gobiernos opresores que olvidaban al pueblo y lo mantenían sumido en la pobreza. Lo que hacemos ahora es consecuencia de la lucha y combate de compañeros como Américo Silva, que dieron su vida por construir una sociedad justa y amante de la paz”, expresó Zambrano en una entrevista concedida a la Agencia Venezolana de Noticias (AVN)

Desde la Fundación Américo Silva, Luis Hernández Cumana, señala que la Revolución Bolivariana es el resultado de una serie de acontecimientos históricos y, entre ellos, la importante participación de la figura del Comandante Guerrillero.

Además, Hernández aclara que no fue casual que este revolucionario llegara a las armas y a las montañas “Las circunstancias históricas que se dieron en el país obligaron a los revolucionarios a ir a las armas. Con Rómulo Betancourt se inició un proceso represivo contra toda disidencia, con aquello de 'Disparen primero y averigüen después', y la inhabilitación de los parlamentarios del PCV y de la Izquierda Revolucionaria”.

Para el momento de su caída era miembro del Comité Político Nacional del partido Bandera Roja, del cual era cofundador, pertenecía a la Comandancia del Frente Guerrillero Antonio José de Sucre y responsable político-militar del Distrito Trino Barrios.

El 31 de marzo de 1972, en la carretera El Pao, estado Bolívar, Américo Silva es asesinado por efectivos de la antigua Guardia Nacional, durante el primer gobierno de Rafael Caldera.

La constante lucha por la libertad, justicia, igualdad y participación ciudadana marcaron el rumbo de su vida. Por ello, en 2012, cuando se cumplieron 40 años de la siembra de Américo Silva, la Fundación que lleva su nombre -junto a diversos colectivos revolucionarios- realizaron en el cementerio de Chirica de San Félix, el Encuentro de la Dignidad. Allí, se rindieron honores al Comandante Guerrillero. Sus restos fueron exhumados y trasladados hasta Caracas.

Durante el recorrido, se llevó a cabo en Cantaura (Anzoátegui) un rencuentro simbólico con las y los mártires revolucionarios del Frente Guerrillero Antonio José de Sucre. Luego lo recibieron sus camaradas del Frente Guerrillero Ezequiel Zamora en El Guapo (Miranda), para finalmente, ser homenajeado en Capilla Ardiente en la Asamblea Nacional, donde fue condecorado con la Orden Waraira Repano (Post Mortem).

El recorrido culminó en el Cementerio del Este en La Guarita, Caracas, donde hoy descansa junto a su esposa y compañera de luchas: Argelia Mercedes Velásquez de Silva.

La vida de Américo Silva, junto a la de miles de combatientes que dieron todo por la defensa de la soberanía nacional, por los derechos de las clases más desposeídas del país y por el socialismo, debe ser ejemplo para los jóvenes venezolanos revolucionarios. Así como para quienes adversan al Gobierno Revolucionario del Presidente Nicolás Maduro, quien a diferencia de los gobiernos de la Cuarta República, busca espacios para la paz, la vida y el dialogo.

Américo Silva nació el 16 de marzo de 1933 en Río Chiquito, municipio Piar del estado Monagas. Tuvo 3 hijos, con su esposa, compañera de luchas y de vida: Argelia Velázquez de Silva, docente, periodista y escritora, quien en 2004 creó la Fundación Américo Silva, organización impulsora, entre otras, de la promulgación de la Ley para Sancionar los Crímenes, Desapariciones, Torturas y otras violaciones de los Derechos Humanos por Razones Políticas y Reparación e Indemnización a las Víctimas durante el período 1958-1998.

Tatiana Hainal, estudiante de 20 años de edad, fue abaleada hace 42 años por la Policía Metropolitana en Caracas el 31 de marzo de 1972, siendo otra de las miles de víctimas de los gobiernos represivos y capitalistas de la IV República.


(Gerardo Rojas Quintero / Diomaris Rojas /AVN)


31/03/2014