Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

Carlos Martínez Ruiz: asesinado
el 19 de marzo de 1963 por las fuerzas policiales de Rómulo Betancourt

::

Prensa Inpsasel (19.03.14).- El 19 de marzo de 1963 las fuerzas policiales del gobierno pro imperialista de Rómulo Betancourt, acribillaron al obrero y estudiante Carlos Martínez Ruiz, de 17 años de edad, en la calle Maury, Catia, Caracas.

Martínez Ruiz nació el 4 de noviembre de 1946 quien, siendo todavía un adolescente, se desempeñó como dirigente de la izquierda que trabajó a favor de la comunidad de la Parroquia San José.

Carlos formó parte de la juventud revolucionaria de los años 60 a la cual le tocó enfrentarse a la sanguinaria política oficial del puntofijismo contra el estudiantado patriótico. La orden era asesinar y desaparecer a los líderes revolucionarios que estaban emergiendo de los liceos y universidades.

Un ejemplo de esta represión lo vivieron en carne viva los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela el día 17 de enero de 1963, cuando Betancourt allanó esta casa de estudio para decomisar afiches, propaganda y archivos supuestamente subversivos del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR).

Al respecto, Betancourt implementó la medida “Disparen primero y averigüen después”, con la finalidad de exterminar a los estudiantes socialistas, la cual fue aplicada sistemáticamente por los gobiernos de Raúl Leoni, Rafael Caldera, Carlos Andrés Pérez, Jaime Lusinchi y Luis Herrera Campins.

En el libro “La represión estudiantil durante el puntofijismo”, de Yeneiza Delgado, editado por el Ministerio de Comunicación e Información, se explica que durante los años 60 el aparato represivo del Estado fue desplegado con toda su potencia.

“Asesinatos, desapariciones, torturas, allanamientos, detenciones ilegales, persecuciones políticas, entre otras verdaderas violaciones a los Derechos Humanos, ocurrían cada vez que los jóvenes tomaban las calles para protestar contra los atropellos, desaciertos y vicios de la Cuarta República”, señala la autora en el texto.

A muchos les quitaron la vida de esta forma. Las detenciones y asesinatos de Ángel Eduardo Acosta, Alberto Lovera y Fabricio Ojeda, entre otros, da cuenta de cuál era el costo por participar en la lucha revolucionaria.

Un día como hoy, hace 51 años, Carlos Martínez Ruiz también cayó por haber soñado con la patria socialista, con una sociedad justa, que bindara igualdad de condiciones, sin exclusión y que hoy se erige con firmeza gracias a la Revolución Bolivariana.

(Richard Becerra)


19/03/2014