PARTICIPACIÓN. La negritud y la indianidad son banderas de lucha

La revolución bolivariana encabeza
reivindicación de los pueblos indígenas

Ronny Velásquez ha investigado la historia y cultura de las etnias venezolanasRonny Velásquez ha investigado la historia y cultura de las etnias venezolanas
Trabajadoras y trabajadores del Inpsasel durante el foro Trabajadoras y trabajadores del Inpsasel durante el foro

Los bari y yukpa en la Sierra de Perijá, los pumé en Apure, entre otras, fueron las etnias venezolanas más afectadas durante el proceso de explotación y dominación

Prensa Inpsasel (25.10.10) Durante doscientos años la población indígena del continente americano casi fue exterminada a manos de los colonos europeos. Setenta millones de mujeres, hombres y niños, que integraban estas culturas milenarias, fueron arrasados en el más grande etnocidio de la historia.

En este período del descubrimiento, los pueblos originarios resultaron diezmados bajo el fuego y ambición de los conquistadores españoles, portugueses y británicos en su sed de oro y plata. Batallaron y resistieron en defensa de sus vidas, culturas y territorios, y lograron sobrevivir.

Dos siglos después los indígenas han comenzado a ser reivindicados en distintos procesos políticos en Centro y Sudamérica, pero especialmente por la revolución bolivariana. Las etnias latinoamericanas se enfrentan hoy a nuevos enemigos, el capitalismo, la transculturación y la globalización, y se le presentan retos sociales y políticos que desarrollan a través de la organización y la lucha.

Para profundizar sobre estos temas y valorar el significado del Día de la Resistencia Indígena, el “Café de los Viernes en Inpsasel” invitó a Ronny Velásquez, antropólogo, historiador, doctor en ciencias sociales y profesor de la Escuela de Artes de la Universidad Central de Venezuela, quien a lo largo de su carrera ha investigado sobre las características de las comunidades indígenas venezolanas, su cultura, historia, entre otros. El foro llevó por título “12 de Octubre: El Holocausto en Abya Yala sin nada que festejar”.

INDIANIDAD

En Venezuela habitan, aproximadamente, un millón doscientos mil indígenas que forman parte de cuarenta pueblos, explica Velásquez. “La lucha por los derechos de las culturas indígenas comenzó hace muchos años. Recientemente, el maestro Esteban Emilio Mosonyi, quien inició una importante labor a favor de los indígenas en la década de los sesenta, fue recientemente homenajeado por el Parlamento Amazónico”, afirma.

En quinientos años se impuso una cultura que rendía pleitesía a la conquista de los europeos. “Hubo un proceso de transculturación que ha subsumido a los diversos pueblos de América o Abya Yala (vocablo de la etnia kuna de Panamá, que significa continente en expansión). Es decir, que ellos han tenido conciencia de la territorialidad, espacios geográficos, otras culturas, idiomas, entre otros”.

Los colonos no consideraron a los pobladores indígenas como seres humanos sino como salvajes, los mataban de forma inmisericorde en sus expediciones sobre Norte, Centro y Sudamérica. En donde hoy es México, por ejemplo, era un lugar muy poblado, hubo ciudades, sistema de alumbrado y acueductos, explicó.

Señala que la población venezolana en general debe comprender que los pueblos indígenas fueron masacrados y casi resultan extintos. “Casi quedan extintos de no haber surgido un líder como el presidente Chávez, quien es de esa ascendencia, él asumió la negritud y la indianidad como banderas de lucha. En doscientos años es la primera vez que tenemos un gobierno revolucionario”.

TRANSCULTURACIÓN

Los bari y yukpa en la Sierra de Perijá, estado Zulia, los pumé en Apure, entre otras, fueron las etnias venezolanas más afectadas durante el proceso de explotación y dominación que fue frenado por la revolución del presidente Hugo Chávez.

“Este continente estuvo poblado por pueblos de todas las dimensiones. Los venezolanos hemos sido cabeza de lanza, entre los países de Latinoamérica, para plantear el valor de los pueblos indígenas y la cultura afroamericana en la conformación de nuestra idiosincrasia y de nuestra forma de ser y pensar”.

Asimismo, la globalización, la transculturación y el avance de la tecnología, en su opinión, impactan de forma negativa a las poblaciones indígenas. “Ellos viven en armonía con el medio ambiente y sus creencias, y la cultura dominante invade sus territorios, acaban con plantas, animales, para explotar sus recursos. El gobierno venezolano también se ha enfrentado a ese sistema de imposición de nuevas tecnologías”.

Explica, además, que la cultura dominante se impone también a través de la ropa, la alimentación, bienes y consumismo. “La transculturación busca convertirnos a nosotros en lo que no somos, o en seres aculturales, tal y como explicaba el antropólogo y pensador cubano Fernando Ortiz. La transculturación nos aleja de nuestra cultura pero no completamente porque la originaria forma parte de nuestras vidas y fuero interno”.

COMPROMISO

De igual manera, consideró como importante la inclusión del Artículo 119 de la Constitución nacional donde se reconocen los derechos de los pueblos y comunidades indígenas, al igual que la creación del Ministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas que, en su opinión, debe ser más integral y mayor participación de especialistas en la materia.

“Los pueblos indígenas requieren atención del Estado venezolano, es oportuna la creación del Ministerio pero también los nuevos diputados de la Asamblea Nacional deben asumir un compromiso con este tema. Los diputados deben defender la territorialidad y derechos de los pueblos indígenas, tal y como lo ordena la Constitución nacional”, concluyó.

Principales logros

El  gobierno bolivariano ha aprobado un conjunto de leyes como la Ley Orgánica de los Pueblos y Comunidades Indígenas, la Ley de Patrimonio Cultural, la Ley de Idiomas Indígenas y la Ley de Demarcación y Garantía del Hábitat y Tierras de los Pueblos Indígenas y creó el Ministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas.

Asimismo, hombres, mujeres y niños de los pueblos originarios han sido beneficiados por los servicios de las misiones sociales: de alimentos (Mercal y Pdval), de salud (Barrio Adentro y Misión Milagro), educación (Sucre, Robinson I y II, Madres del Barrio) y cedulación (Identidad).
La creación de la Misión Guaicaipuro, en el año 2003, les garantiza una atención integral familiar, la construcción de viviendas dignas, la articulación con los sistemas de comunicación (satélite Simón Bolívar y radios comunitarias) y el impulso de proyectos socio-productivos para su autogestión.
El Inpsasel, como órgano gestor en materia de seguridad y salud laboral en el país, ha involucrado a las comunidades indígenas con este tema. Funcionarios y funcionarias de las Diresat Bolívar y Amazonas y Monagas y Delta Amacuro han orientado a trabajadoras indígenas de estas regiones, a fin de identificar los riesgos y procesos peligrosos en sus áreas laborales, sumándolo a su visión colectiva del trabajo.



(Richard Becerra Jiménez)


25/10/2010
eslogan