“Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos”

43 años de la siembra de Ernesto “Che” Guevara

“Tambaleándose, exhibiendo ante sus pares el valor que no tenía, el soldado boliviano abrió la puerta de la vieja escuela en La Higuera. En la oscuridad divisó la sombra que le dijo. “ Ármese de valor y apunte bien, porque va a matar a un hombre”.

Hoy, 8 de octubre se cumple el 43 aniversario de la captura de Ernesto “Che” Guevara por parte del Ejercito Boliviano, que lo ejecuta al día siguiente 9 de octubre, por ordenes del presidente de Bolivia para ese momento, el general Rene Barrientos.

Nacido el 14 de junio de 1928 en la ciudad de Rosario, fue el primero de los cinco hijos del matrimonio de Ernesto Lynch y Celia de la Serna y Llosa.

Si bien estudió Medicina en  la Universidad de Buenos Aires, fue durante un recorrido por Perú, Ecuador, Venezuela y Guatemala, donde descubrió la miseria dominante entre las masas de Iberoamérica y la  presencia  del imperialismo norteamericano en la región, aspectos que junto a su participación en múltiples movimientos contestatarios, le inclinaron definitivamente a la ideología marxista.

En 1955 Ernesto “Che” Guevara conoció en México a Fidel Castro y su hermano Raúl, quienes preparaban una expedición revolucionaria a Cuba y se unió al grupo como médico, desembarcando con ellos en Cuba en 1956.

Instalada la guerrilla en Sierra Maestra, Guevara comandó una de las dos columnas que salieron de las montañas orientales hacia el oeste para conquistar la isla. Participó en la decisiva batalla por la toma de Santa Clara (1958) y finalmente entró en La Habana en 1959, poniendo fin a la dictadura de Fulgencio Batista.

Luego de ejercer varios cargos en el nuevo gobierno revolucionario de Fidel Castro, el “Che” se va de Cuba y en 1966 lanza una revolución que esperaba proyectarse fuera de ámbito continental. Valorando la posición estratégica de Bolivia, eligió ese país como centro de operaciones para instalar una guerrilla que pudiera irradiar su influencia hacia Argentina, Chile, Perú, Brasil y Paraguay.

No obstante, su acción no prendió en las masas bolivianas, y fue delatado por un grupo de campesinos locales y cayó en una emboscada del ejercito boliviano en la región de Valle Grande, donde fue herido y apresado.

  “Tambaleándose, exhibiendo ante sus pares el valor que no tenía, el soldado boliviano abrió la puerta de la vieja escuela en La Higuera. En la oscuridad divisó la sombra que le dijo. “ Ármese de valor y apunte bien, porque va a matar a un hombre”.

Estas fueron las palabras que le dijo el Che, el 9 de octubre de 1967, al oficial del ejercito boliviano que accionó el arma modelo M2, que le quitó la vida.

Sin embargo, ya era demasiado tarde, ya el Che se había convertido en  un símbolo para los jóvenes de todo el mundo, en el GUERRILLERO HEROICO.
Tus manos las está besando el pueblo, tus manos, tus manos “Che”, tus manos llenan de fe, llenan de fe en la victoria, tus manos, tus manos “Che” cantando les dice al pueblo “Hasta Siempre Vencere”

Alí Primera: “Hacen mil hombres”


08/10/2010
eslogan