TIERRA. Gases de efecto invernadero aumentan temperatura del planeta

Industrialización indiscriminada del mundo enardece efectos del calentamiento global

Subida de los niveles del mar, sequías e inundaciones son parte de las consecuencias del fenómeno meteorológico. Presidente de la República, Hugo Chávez, considera que esta situación evidencia las secuelas nocivas que ha marcado el capitalismo en la humanidad. Es importante aplicar las recomendaciones en el hogar y centro de trabajo para disminuir los impactos que aceleran este mal ecológico

El calentamiento global, término que se ha enraizado y se ha hecho común en el día a día de los habitantes de la Tierra, significa el ascenso de la temperatura de la corteza del planeta, generada por la utilización irracional de los combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas natural) emanados de las industrias y que a su vez producen los denominados gases de efecto invernadero.

El dióxido de carbono, monóxido de carbono, metano, óxido nitroso y clorofluorocarbonos, son los gases de efecto invernadero que  se acumulan en la atmósfera.

Uno de los más conocidos es el dióxido de carbono (C02). Su presencia en la atmósfera contribuye a que la corteza terrestre mantenga el calor adecuado para la vida del hombre.

Este gas retiene los rayos ultravioleta o radiaciones infrarrojas que el sol impacta sobre el planeta, sin embargo el exceso de su concentración en la atmosfera ha contribuido al aumento de la temperatura de la Tierra, generándose modificaciones ambientales poco favorables para la Tierra, por ende,  para la existencia de los seres vivos y hábitat que la conforman.

Daños por siglos

La Revolución Industrial, período histórico que data de la mitad del siglo XVIII y principios del XIX, y que propició el uso de máquinas para las actividades económicas que anteriormente se llevaban a cabo de forma artesanal, ciertamente representó un avance de las sociedades del mundo, sin embargo con el paso del tiempo aumentó de manera abrupta la producción industrial, motivada por fines económicos, obviándose la preservación del equilibrio ambiental.

La modernización de las tecnologías permitió mayor producción de productos, por ende, más ganancia para los empresarios. Lo grave del asunto es que estos avances, como está demostrado, se han hecho a costa de daños irreversibles a la naturaleza.

El petróleo, carbón y gas natural son los combustibles fósiles emanados de las industrias que producen el calentamiento global El petróleo, carbón y gas natural son los combustibles fósiles emanados de las industrias que producen el calentamiento global
En la Cumbre de Copenhague no se realizaron acuerdos relacionados con la reducción de los combustibles fósiles En la Cumbre de Copenhague no se realizaron acuerdos relacionados con la reducción de los combustibles fósiles
La siembra de árboles es una de las medidas ecológicas que debe aplicarse para salvar el planeta La siembra de árboles es una de las medidas ecológicas que debe aplicarse para salvar el planeta

Presente y futuro

El clima de nuestro planeta es de difícil predicción, debido a la existencia de  factores como la lluvia, vientos, luz solar y temperatura.

Se estima que a mediano y largo plazo, el calentamiento global ocasione en la Tierra severos males, muchos de ellos, ya perceptibles, y con tendencia a agudizarse a corto plazo.

Una de las principales consecuencias de este fenómeno es la presencia de fuertes sequías e inundaciones. El mayor ejemplo de esta situación la representa el fenómeno meteorológico El Niño, que se formó en las aguas del Pacífico.

Se caracteriza por ocasionar alteraciones en la presión atmosférica, así como en la dirección y velocidad de los vientos.

América del Sur ha sufrido en varias oportunidades los embates de El Niño. En Ecuador y Perú, por ejemplo, ha generado inundaciones fatales, mientras que en Venezuela o Colombia, ha sucedido lo contrario, distorsionándose los ciclos de lluvia y verano.

Actualmente, Venezuela atraviesa una coyuntura difícil por las escasas precipitaciones que han caído sobre el territorio nacional durante los últimos meses.
 
Producto de esta irregularidad climatológica, el nivel de los distintos embalses que surten de agua a la población han mermado, situación que también acarreó dificultades en el Sistema Energético Nacional.

Otras repercusiones del calentamiento global en el mundo lo representa el incremento hasta 0,6° centígrado en la temperatura media de la corteza terrestre. Durante este siglo está estimado que la temperatura ascienda entre 1° y 5° centígrados.

Se espera además que el nivel del mar suba entre 9 y 88 centímetros.  Estudios confirman que los casquetes de hielo del Polo Norte y de la Antártida se fundirán, motivo por el que se acrecentará  la cota de los océanos.

Esta situación conllevará a anegaciones en tierras fértiles, afectando las actividades  agrícolas y ganaderas de aquellas regiones que resulten perjudicadas por los excesos de agua. Se espera la erosión y salinización de las costas.

En este sentido, los animales se desplazarán hacia ecosistemas similares al de sus lugares de origen para asentarse.

Los fenómenos meteorológicos se suscitarán con mayor frecuencia e intensidad.

Intenciones en papel

El Protocolo de Kioto sobre el Cambio Climático, fue suscrito el 11 de diciembre de 1997 en esta localidad de Japón.

Con este consenso las naciones industrializadas adquirieron el compromiso de reducir la quema de combustibles fósiles entre los años 2008 y 2012.

El objetivo principal del Protocolo de Kioto fue  disminuir la emisión de los combustibles fósiles, 5% menos que en la década de los 90. Su ejecútese se cristalizó el 16 de febrero de 2005, después de que Rusia ratificara su participación y acatamiento del acuerdo internacional.

En Canadá, durante ese mismo año, se realizó una reunión para el seguimiento del Protocolo de Kioto. En esa oportunidad se conformó un grupo de trabajo para crear las futuras responsabilidades que debían adoptar estos países. Dos años más tarde, tuvo lugar en Bali, Indonesia, el tercer encuentro de chequeo del Protocolo de Kioto, así como la XIII Cumbre del Clima.

En diciembre de 2009, Copenhague, Dinamarca, fue el escenario de la XV Cumbre del Clima, en la que el Presidente de la República, Hugo Chávez, durante su intervención hizo una reflexión acerca del capitalismo y su voraz incidencia en la devastación del planeta.

En esta reunión no se suscribieron acuerdos para profundizar en el tema de la reducción de los gases efecto invernadero y  actualizar el Protocolo de Kioto, sólo quedó contemplado el otorgamiento de ayuda financiera a los pueblos más pobres para que afronten el calentamiento global.

El Jefe de Estado venezolano concluyó que la medida denota la arraigada desigualdad económica, política y social existente en el mundo y que la visión capitalista pretende mantener para siempre.

Recuperación sin capitalismo

“No cambiemos el clima, ¡cambiemos el sistema! Y en consecuencia comenzaremos a salvar el planeta”, expresó el Presidente de la República, Hugo Chávez, el 16 de diciembre de 2009, en el discurso que pronunció en la XV Conferencia Internacional de la Organización de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, realizada en Copenhague, Dinamarca.

Reiteró el impacto negativo del capitalismo en el mundo, no sólo desde el punto de vista socio-económico, sino también ambiental.

Expresó que el cambio climático es el peor mal ecológico de este siglo, porque los países son castigados por inundaciones, sequías, terremotos, huracanes, olas de calor, aumento de los niveles del mar.
“El objetivo (…) de reducir la emisión de gases y lograr un acuerdo de cooperación (…) parece haber fracasado por ahora. (…) La razón es la actitud irresponsable y la falta de voluntad política de las naciones más poderosas del planeta”, comentó.

Instó a los demás pueblos a trabajar para vencer al capitalismo y construir un sistema económico más equitativo y justo, en el que la producción sea distribuida de forma igualitaria para derribar las barreras económicas que sitúan a gran parte de la población mundial en el lado de la pobreza.

Salvación desde la casa

Aunque aún falta mucho camino que recorrer para resarcir los daños que la mano indiscriminada del hombre ha causado al planeta, son  muchas las acciones que podemos tomar en la casa o centro de trabajo para coadyuvar a que la Tierra no continúe destruyéndose.

Algunas de estas recomendaciones son las siguientes:

  • Evita el uso de productos en aerosol o “spray”, ya que contienen compuestos de cloro que dañan la capa de ozono. Está comprobado que un átomo de cloro destruye aproximadamente mil moléculas de ozono.
  • Evita adquirir productos que sean expendidos con exceso de envoltorio, puesto que estos insumos se transforman en desechos sólidos que tardan mucho tiempo en descomponerse. De esta forma se generará menos basura. Es aconsejable, comprar víveres envasados en vidrio, ya que  este material es reciclable.
  • Antes de desecharlos a la basura, corta los anillos plásticos  en los que se insertan las latas de algunas bebidas para ser expendidas al consumidor. Debemos prestar mucha atención a esta recomendación cuando visitemos nuestras playas, puesto que en estas mallas pueden quedar atrapadas peces, tortugas o aves.
  • No botes aceite por los desagües. Esta sustancia es un factor contaminante del agua. Es aconsejable que lo deposites en la basura, vertiéndolo previamente en un frasco de vidrio.
  • Al descartar pilas y baterías, hazlo en los depósitos diseñados exclusivamente para este fin en lugar de arrojarlas al cesto de la basura. Estos objetos contienen sustancias tóxicas como el mercurio y sólo una, puede contaminar  600 mil litros de agua.
  • Reutiliza las bolsas o preferiblemente lleva contigo una de tela cuando vayas a hacer tus compras. Una bolsa plástica tarda en degradarse alrededor de 150 años.
  • Cocina alimentos frescos y no congelados, puesto que para la cocción de estos productos procesados se gasta 10 veces más energía.
  • Sustituye los bombillos incandescentes por los ahorradores.
  • Desconecta los equipos eléctricos mientras no los utilices. Mantén la luz apagada, así como los aires acondicionados cuando permanezcas fuera de los espacios de tu casa o de la oficina.
  • Utiliza agua caliente sólo en los momentos que realmente la amerites. Coloca la ropa lavada en un tendedero para secarla al aire libre.
  • Si se trata de conducir tu carro, hazlo de forma eficiente, procurando no circular con el auto en distancias cortas o a horas pico. Si vas a hacer recorridos en puntos cercanos, efectúalos a pie o utiliza medios de transporte público.
  • Revisa con frecuencia los cauchos de tu automóvil, la presión adecuada de las llantas incide de forma positiva en el consumo de combustible.
  • Siembra un árbol. Está demostrado que por cada hectárea de árbol plantada se elimina, en un año, la contaminación por dióxido de carbono que generan cuatro familias durante ese período de tiempo.
  • Aplica estas medidas junto con tus familiares, amigos,  vecinos,  y compañeros de trabajo, así, se multiplicará no sólo la información, sino el esfuerzo para recuperar la Tierra.

 Lorena Marcano Prado


19/02/2010
eslogan