PICONE: “No hay un trabajo en la humanidad, en la sociedad, que esté exento de riesgos”

El Inpsasel apuesta al diálogo entre Delegados y Delegadas de Prevención con empleadores en Venezuela.

Jhonny Picone Briceño presidente del Inpsasel Jhonny Picone Briceño presidente del Inpsasel

(Prensa Inpsasel 07-12-2009). La primera vez que apareció la figura del Delegado de Prevención fue durante el proceso de reforma de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat), publicada en Gaceta Oficial número 38.236, específicamente el 26 de julio de 2005, desde ese mismo instante, la función de contralores con competencia en seguridad y salud dentro de los centros de trabajo comenzó, para no detenerse nunca más.

Hasta el 30 de septiembre de 2009, el Inpsasel ha registrado en total a más de cien mil Delegados y Delegadas de Prevención en los cuatro años de reformada la Lopcymat, sin embargo, el presidente del Inpsasel, Jhonny Picone Briceño durante una entrevista concedida para un medio de comunicación público, aseguró que “pareciera mucha la cifra, pero no lo es”.

Picone, quien es médico y dos veces presidente del Inpsasel, la primera desde julio de 2005, hasta agosto de 2007, y la segunda desde el 11 de marzo de este año hasta la actualidad, tiene más de 14 años dedicado a los diferentes movimientos de los trabajadores en defensa de la salud ocupacional en Venezuela.

“Nosotros desde el instituto apostamos y siempre va a ser así, a que podamos de una manera armónica, lograr que trabajadores y empleadores puedan sentarse en una mesa a acordar mecanismos que controlen estos riesgos que siempre existen en los procesos de trabajo”, esto con relación a la gestión del Delegado y Delegada de Prevención, la cual debe impulsar una política de prevención antes de que ocurra algún daño, sea una enfermedad ocupacional o un accidente de trabajo, pues como Picone puntualizó, “no hay un trabajo en la humanidad, en la sociedad, que esté exento de riesgos”.

Pero es precisamente por la gran cantidad de siniestros ocurrido en los centros de trabajo, indistintamente del sector laboral que sea, que el número de Delegados y Delegadas de Prevención registrados ante el instituto, sea insuficiente para evitar los riesgos.

Las declaraciones de accidentes de trabajo, realizadas por los mismos empleadores vía Internet, y sistematizadas por el instituto, son indicadores del “incumplimiento mayor de las normas mínimas de seguridad en el trabajo”, afirmó Picone, quien además enfatizó en la impunidad que reinó durante mucho tiempo en el país porque “sencillamente los patronos no solamente incumplen con la ley, sino que además arremeten contra los trabajadores que legítimamente fueron elegidos Delegados y Delegadas de Prevención”.

Estos trabajadores y trabajadoras, quienes se postulan para asumir las responsabilidades que implica el convertirse en Delegados y Delegadas de Prevención dentro de sus empresas, muchas veces ven desmejorados su salario, sufren amenazas y en casos extremos, son despedidos por sus empleadores.

Picone también se refirió a los maltratos hacia la figura del Delegado y Delgada de Prevención como “un acto muy grotesco, debido a que cuando un trabajador se lesiona por un accidente o una enfermedad ocupacional, el patrono opta por despedirlo y echarle a la calle, porque es la concepción de la producción sobre el ser humano”.

De ahí, es que el Inpsasel insta a los Delegados y Delegadas de Prevención a cumplir con las atribuciones descritas en la Lopcymat, pero sobre todo a los empleadores y empleadoras, a que de una vez por todas, vean como algo muy serio la inversión en seguridad y salud en el trabajo, “porque todo lo que ocurre en el mundo de la salud y la seguridad en el trabajo es perfectamente prevenible”.

“Los patronos públicos y privados deben entender que son ellos quienes tienen la responsabilidad en sus manos, y que los trabajadores y trabajadoras tienen en un 90% de los casos, las soluciones a los grandes problemas”.

Finalmente, el presidente del Inpsasel destacó que el proceso de investigación y calificación del origen ocupacional de los accidentes y enfermedades “no culmina con la inspección y la sanción, sino en mesas de trabajo donde se ofrece ayuda al patrono a planificar sus actividades en función de cumplir la ley, eso como una de las líneas más fuertes del instituto, porque significa que el Inpsasel está en la calle, está en las empresas”.

(Gerardo Rojas Q.)



05/12/2009
eslogan