A la camarada de siempre

Con su sonrisa fresca y su mística para el trabajo, recordamos a la compañera Olga Montilla. Médica, madre, hija, hermana y trabajadora incansable en la defensa de la vida y la salud en el trabajo. Tuvo la virtuosidad de comprender, que la ciencia sin conciencia es un arma letal para la humanidad, por esto asumió, con mucha convicción y firmeza, que las disciplinas científicas no son neutrales y que por tanto deben estar al servicio de la humanidad.

Recordamos de Olga, su actitud de entrega para atender los casos de trabajadores y trabajadoras con enfermedades o accidentes ocasionados por el trabajo. Fue magistral en colocarse por encima de la lógica burguesa de las leyes que tratan de amarrar a absurdos lapsos, tiempos y procedimientos enrarecidos, la posibilidad de hacer justicia. Logró con su práctica, demostrar que sí es posible vencer la burocracia, la actitud pasiva y a veces complaciente, en la que se envuelven los procedimientos para favorecer, en la mayoría de los casos al victimario, al que todo lo compra, al dueño del capital que acumula sus riquezas a costa de la sangre y el sudor de la clase trabajadora.
A dos años de su siembra en el pie de monte andino, reivindicamos la memoria y el accionar de la camarada de siempre… Olga Montilla.

Dra. Olga montilla Dra. Olga montilla

25/08/2009
eslogan