PARTICIPACIÓN. Disminuyen riesgo
de accidentes de trabajo y enfermedades ocupacionales


Trabajadores y trabajadoras conquistan
condiciones seguras en fábrica de cerámica

:: Más de quince asambleas han realizado los trabajadores y trabajadoras de la planta

La participación de la clase trabajadora en manufactura de La Victoria, estado Aragua, arrojó resultados positivos en la lucha por garantizar la vida y la salud en los centros de trabajo

Prensa Inpsasel (22.07.09). Un conjunto de factores de alto riesgo que atentaban contra la seguridad y salud de los trabajadores y trabajadoras que laboran en la empresa Vencerámica, ubicada en La Victoria, estado Aragua, logró ser subsanada gracias a la participación y protagonismo de los obreros de la planta y al trabajo articulado entre los Delegados y Delegadas de Prevención, delegados sindicales e instituciones del Estado venezolano.

Techos de asbestos deteriorados y con riesgo de desprendimiento, inestabilidad estructural en una pared y barandas, incumplimiento en automatización de los hornos, entre otros, fueron las irregularidades del proceso operativo de la empresa constatadas durante previas evaluaciones efectuadas por los Inspectores en Seguridad y Salud en el Trabajo de la Dirección Estadal de Salud de los Trabajadores (Diresat) Aragua.

La fabricación de los sanitarios y grifería involucra a más de mil trabajadores y trabajadoras distribuidos en los departamentos de Cartonaje, Hornos, Requema, Esmalte, Preparación de Pasta, Moldes, y Vaciado y Secadero; en esta última laboran mayor cantidad de trabajadores y también ha sido alto el número de casos de enfermedades ocupacionales, tales como trastornos músculo-esqueléticos y patologías respiratorias.

La lucha por mejorar las condiciones de su centro de trabajo, en materia de seguridad y salud, no ha tenido descanso por parte de los centenares de trabajadores y trabajadoras que forman parte de esa planta. Luego de comenzar a ejercer contraloría social y vigilancia permanente sobre las posibles causas de los accidentes de trabajo y enfermedades ocupacionales en esos sectores considerados críticos, se ha despertado la participación de las bases de los trabajadores a través de la celebración de asambleas y reuniones con los diferentes actores sociales.

PARTICIPACIÓN DE LAS BASES

El nivel de deterioro de los techos de asbestos en las áreas de Cartonaje, Requema, Esmalte, Pasta y Secadero fue el punto de partida para desarrollar un trabajo mancomunado entre trabajadores y trabajadoras, el gobierno regional, la Asamblea Nacional e instituciones gubernamentales para reforzar la exigencia del Inpsasel de remover esos materiales que fueron instalados en dicha planta hace casi cuarenta años.

Por su parte, el Inpsasel, luego de exponer la situación que enfrentaban los trabajadores y trabajadoras de la fábrica, recibió apoyo por parte de la AN para hallar salidas a la problemática. Después se sumó el esfuerzo de instituciones del Estado venezolano tales como los ministerios del Poder Popular para el Trabajo y Seguridad Social, del Ambiente y Recursos Naturales, de Salud y Protección Social; asimismo, del Cuerpo de Bomberos del estado Aragua, el Consejo Legislativo del Estado Bolivariano de Aragua, la Corporación de Salud, la Inspectoría del Trabajo de La Victoria y de la Asamblea Nacional representada por el diputado Oscar Figuera (presidente de la Comisión de Desarrollo Social).

Desde entonces, el trabajo para solucionar el peligro de los techos de asbesto ha conjugado la participación protagónica de las bases de los trabajadores y que ha servido, igualmente, para evaluar los puestos de trabajo, riesgos en las fases de producción, estudio sobre los procesos peligrosos, entre otros, determinó que el Inpsasel aplicara medidas correctivas basándose en el Artículo 135 de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat), el cual protege a los trabajadores y trabajadoras en caso de existir peligro grave o inminente para su seguridad y salud.

Posteriormente, y tras realizarse una asamblea en el comedor de la planta, la cual convocó a todos los actores sociales involucrados, se decidió conformar una Comisión de Participación, Seguimiento y Acompañamiento cuyo trabajo se ha centrado en la articulación del trabajo en conjunto entre los diferentes organismos del Estado que han acudido a la empresa para brindar respuesta a la situación de los trabajadores y trabajadoras, y coordinar acciones con los Delegados y Delegadas de Prevención y representantes sindicales.

CONTRALORÍA DE LOS TRABAJADORES

A partir de allí se masificó la participación de los trabajadores y trabajadoras quienes comenzaron a celebrar asambleas extraordinarias para proponer ideas con el fin de mejorar las medidas de seguridad en la fábrica y así garantizar la salud y la vida en todos los espacios.

Al respecto, se estableció una mesa de trabajo integrada, entre otros, por inspectores del Cuerpo de Bomberos del estado Aragua quienes colaboraron en la organización de las propuestas técnicas, generadas en los encuentros de los actores sociales y funcionarios de los organismos del Estado; y desde esa plataforma también se han trazado líneas de trabajo tales como la realización de estudios y evaluaciones de los puestos de trabajo en aquellos sectores donde es alto el riesgo de accidentes de trabajo y enfermedades ocupacionales.

Uno de los principales logros alcanzados en esta dinámica participativa es que los trabajadores y trabajadoras se han integrado activamente al proceso de mejora de la seguridad y salud de los diferentes departamentos de la fábrica, ejerciendo de esta manera contraloría sobre las políticas de acciones derivadas del Comité de Seguridad y Salud Laboral.

El 20 de julio de 2009 se alcanzó un acuerdo entre los actores sociales para alcanzar condiciones de operación productiva a los fines de realizar las intervenciones, estudios y evaluaciones de puesto de trabajo y así prevenir accidentes de trabajo y enfermedades ocupacionales.

ASAMBLEA DE TRABAJADORES

Una vez que Inpsasel comenzó su actividad de evaluación en ese centro de trabajo, los trabajadores se han visto motivados a celebrar asambleas extraordinarias en el comedor de la planta para proponer soluciones. A las mismas se han sumado masivamente los trabajadores y trabajadoras de todas las áreas, Delegados y Delegadas de Prevención, funcionarios del Inpsasel, representantes de la empresa y delegados sindicales.

Hasta ahora, más de quince asambleas se han realizado en donde los trabajadores han tenido la oportunidad de presentar soluciones para mejorar y reacondicionar algunas áreas de la planta que han sido relacionadas como causantes de hernias discales y cervicales; asimismo, han planteado el tema de los gastos médicos y mayor atención por parte de la empresa en caso de sufrir accidentes de trabajo o enfermedades ocupacionales.

Según subrayan los actores sociales, la celebración de estas reuniones masivas en el comedor ha arrojado frutos positivos, especialmente, porque la empresa ha comenzado a considerar con mayor seriedad las propuestas y opiniones que han surgido desde la base de los trabajadores.

“Queremos que no se desmejoren las condiciones de trabajo y que nuestros compañeros trabajadores no se sigan lesionando”, expresan los trabajadores quienes han indicado que continuarán participando en la vigilancia de las condiciones de la empresa.

SUSTITUCIÓN DE TECHOS DE ASBESTO

Sin duda alguna, uno de los principales logros alcanzados por los trabajadores y trabajadoras, en articulación con las instituciones del Estado, fue, sin duda, la sustitución de los techos de asbesto, en las áreas de Cartonaje, Requema, Esmalte, Pasta y Secadero, y los cuales presentaban fracturas, deterioro, anclaje insuficiente y riesgo de desprendimiento.

El desmontaje de los mismos se llevó a cabo de acuerdo a las especificaciones señaladas por los representantes del Ministerio del Poder Popular para la Salud y Protección Social quienes participaron en las evaluaciones, garantizando de esta manera la protección a la salud y vida de los trabajadores y trabajadoras de la fábrica.

Los techos de asbesto, elaborados con un compuesto prohibido por la Organización Panamericana de la Salud y la OIT debido a su nocividad y relación con la aparición de cáncer de pulmón, fueron sustituidos por láminas de aluminio (tipo noral), procedimiento que ameritó la reanudación de las actividades laborales en dichos sectores.

PARTICIPACIÓN DE LA CLASE OBRERA

Otras irregularidades halladas por los funcionarios del Inpsasel se observó que una pared, entre Esmaltado y Requema, de unos seis metros de altura y once de largo presentaba fallas estructurales y, por ende, peligro de aplastamiento para los trabajadores y trabajadoras. En una posterior reinspección, se constató que la misma presentaba trabajos de reparación.

Asimismo, se observaron, entre otros aspectos, barandas en mal estado en el Área de Preparación de Esmalte que posteriormente fueron reparadas; proceso no automatizado en la carga y descarga del horno número 3 el cual luego se solventó para evitar que los trabajadores eviten la manipulación de piezas de dicho mecanismo.

Se determinó, de igual manera, que los sectores donde mayor número de casos de trabajadores y trabajadoras con trastornos músculo-esqueléticos y dificultades respiratorias son Vaciado y Secadero y hornos, sobre los cuales se ha iniciado un proceso de investigación y valoración por parte del Inpsasel.

Cada uno de estos elementos, que constituían factor de riesgo en contra de la salud y vida de quienes allí laboran, fue solucionado, en cumplimiento del Artículo 135 de la Lopcymat, y gracias al trabajo conjunto y vigilancia de los funcionarios del Inpsasel y los trabajadores y trabajadoras, y funcionarios de los organismos del Estado.

Con este ejemplo de los trabajadores y trabajadoras de Vencerámica, sin duda alguna, queda demostrado una vez más que la participación de la clase trabajadora es garantía de resultados positivos en la constante lucha por la salud y la vida en los centros de trabajo de todos los sectores productivos del país.

(Richard Becerra Jiménez)


20/07/2009
eslogan