Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

EL DÍA DE LA MADRE ES UNA FECHA PARA REIVINDICAR A LAS MADRES DEL MUNDO, Y NO COMERCIALIZAR SUS SENTIMIENTOS


::

Prensa Inpsasel, 11/05/2018.- Cada segundo domingo de mayo, se viste de flores y alegría, para celebrar el día del ser que nos dió la vida y con sacrificio, nos impulsó a ser las y los constructores del mañana: LA MADRE.

Aprovechamos de presentar un recorrido histórico sobre los hechos que impactaron ese día especial.

Comencemos primero, sobre quién fue Anna Marie Jarvis (la creadora e impulsora del “Día de la Madre”):

Anna Marie Jarvis nació el 1 de mayo de 1864 en Virginia Occidental (Estados Unidos). Su madre, Anna Reeves Jarvis, fue una modesta granjera.

En el año 1905, falleció la madre de Anna Jarvis. A los dos años de su muerte (1907), Anna seguía impactada por la muerte de su primogénita. Para calmar su dolor, invitó a sus amistades, donde se habló de la limitación del tiempo, la realidad inevitable de la muerte, la necesidad de perpetuar el recuerdo del ser más querido, el significado de la madre… En ese espacio, le surgió la idea a la Srta. Jarvis, de celebrar “El Día de la Madre”.

Comenzó a enviar cartas a políticos y otras personas influyentes, solicitando que se consagrara el “Día de la Madre”, el segundo domingo de mayo. En el año 1910, ya se celebraba en varias regiones de su país, “El Día de la Madre”. A partir del año de 1912, la Srta. Jarvis, logró que se creara “LA ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DEL DÍA DE LA MADRE”, con el objetivo de promover su iniciativa.

Finalmente, en 1914, el Congreso de Estados Unidos aprobó la fecha como “El Día de la Madre” y fue declarado como fiesta nacional, apoyado y decretado por el Presidente Woodrow Wilson.

Más tarde, otros países se adhirieron a esta iniciativa y pronto Anna pudo ver que más de 40 países del mundo celebraban “El Día de la Madre”.

Sin embargo, la festividad impulsada por la Srta. Jarvis, comenzó a MERCANTILIZARSE, de manera tal, que desvirtuaba el origen de la celebración. Esto motivó a que Anna presentara una demanda, en 1923, para que se eliminara la fecha del calendario de festividades oficiales.

Su reclamo, de gran alcance, provocó que fuera arrestada por disturbios durante una reunión de madres de soldados en lucha, que vendían claveles blancos (el símbolo que Anna Jarvis había impulsado para identificar la fecha). Luchó persistentemente, contra la idea que ella misma había impulsado, perdiendo todo el apoyo de aquellos que la acompañaran inicialmente.

En un reportaje que le hicieron antes de su muerte, Jarvis mencionó su arrepentimiento, por haber impulsado “El Día de la Madre”, pues ella jamás se imaginó que este día fuera utilizado con fines mercantilistas y no con el fin que ella había idealizado: “OFRENDAR EL AMOR POR LA MADRE”. Falleció el 24 de noviembre de 1948, en Pennsylvania.

Desde entonces, Estados Unidos se convirtió en la cuna del culto anual al “Día de la Madre”.

¿Sabías que existió “El Día de la Madre de Todas las Madres?

La iniciativa de los Estados Unidos, se propagó en otros países. Alemania fue el primer país de Europa que aplaudió esa iniciativa.

Al recorrer por los demás países de Europa, se enriqueció celebrando al mismo tiempo, la fiesta de la madre por excelencia: “La Madre de Dios y de todos los hombres”.

“El Día de la Madre, de Todas las Madres”, se celebraba con motivo de la fiesta de la Inmaculada Concepción (12 de diciembre), para llenar de espíritu religioso el sentimiento humano del amor materno, unificando el Día de la Madre y el Día de la Virgen María.

“El Día de las Tres Madres” (Crónica venezolana).

En la década del año 1920, en Venezuela, se honró una tercera madre: “La Madre Patria”.

Se relata que el mayo de 1921, el Dr. Jesús María Arcay Smith (Presidente de la Asociación “Caridad y Concordia”), organizó en Valencia (Edo. Carabobo), “El Día de las Tres Madres” (La Madre de Dios, La Madre Patria y la Madre de cada hombre). ¿Fue idea del Dr. Arcay Smith? ¿O se inspiró en “El Día de la Madre de todas las Madres”, extendiéndolo a las tres clases de madres? No lo sabemos.

El Dr. Arcay Smith, admirado de la acogida que había tenido la fiesta de las 3 madres, celebrada el 24 de mayo, solicitó a la Municipalidad de Valencia, el día 10-06-1921, que institucionalizara la celebración anual del “Día de las Madres”. La Municipalidad lo hizo mediante un acuerdo firmado el día 20 de julio de 1921 y fijó como día, el cuarto domingo de mayo.

De igual modo, sugirió lo mismo a otros Municipios del país. Sólo 82 respondieron positivamente, dictando acuerdos semejantes al de Valencia.

El Congreso Nacional -a petición del Dr. Arcay Smith- aprobó en el año 1924, una ley por la que se decretaba la celebración anual en todo el país, “El Día de las Madres”, cada cuarto domingo de mayo.

Para ese entonces “El Día de las Madres”, tenía un himno con la letra del Prof. Luis Bouquett (poeta carabobeño) y música del Prof. Pedro Elías Gutiérrez (autor de la letra “Alma Llanera”, conocido como el 2do. himno de Venezuela).

El Dr. Arcay Smith, para perpetuar las decisiones de los Municipios y del Congreso Nacional, solicitó del Edo. Carabobo que dedicara un parque o una plaza a las “Tres Madres”, y además, promovió la construcción de un monumento en ella. El General Juan Vicente Gómez, le dedicó la plazoleta que estaba entre el Colegio Nacional y el Teatro Municipal. El monumento lo esculpieron en Italia, bajo la dirección del marmolista Alberto Roversi. El monumento ostentaba, sobre un pedestal artístico de mármol:

* Una estatua de la madre de Dios, en actitud de presentar a su hijo Jesús, a los hombres.

*Una estatua de la Madre Patria, que sostenía con su mano derecha, la Bandera Nacional y apoyaba en la izquierda, el Escudo Patrio.

*Una estatua de la madre de cada hombre, que presentaba a la Madre de Dios, su pequeño hijo.

El monumento no pudo inaugurarse el día previsto (24-05-1925), porque no llegó a tiempo. Se inauguró el 20 de septiembre de ese año, bendecido por el Monseñor Francisco Granadillo, delante de las autoridades presentes y el pueblo nutrido.

“El Día de la Madre”

La iniciativa de Venezuela, fue llevada a los países de América Latina y El Caribe.

En la década de los 50, los obispos europeos, viendo que los comerciantes habían forzado a las firmas publicitarias a centrar la atención en el Día de la Madre (lógica comercial: Ni a la Virgen, Ni a la Patria, se le pueden comprar relojes, perfumes, ayudantes de cocina, artefactos de línea blanca, vajillas, boletos de viajes…), decidieron que no coincidiera con el “Día de la Inmaculada Concepción” (8 de diciembre) y trasladaron “El Día de la Madre” (así en singular), cada 2do. domingo del mes de mayo. Así, por una parte, quedaba vinculado a la Virgen (el mes de mayo, casi en todo el mundo, es considerado como el mes de la Virgen María), y por otra parte, el aspecto comercial, no ahogaba una fiesta tan importante como el de la Inmaculada Concepción.

Poco a poco nos hemos ido olvidando celebrar el día de la madre (la madre que nos trajo al mundo como dolor y amor), junto al fervor por la Madre de Dios y el amor por la Madre Patria.

Para finalizar, el día de la madre debe ser celebrado los 365 días del año, como homenaje a la madre trabajadora, luchadora, valiente, soñadora, emprendedora… aquella madre que trabaja por la construcción de la patria, sin descansar… donde cada hijo e hija, vean en ella, el ejemplo a seguir.

El crecimiento voraz del capitalismo, compran el amor de la madre. Compran el afecto, la ternura, el abrazo, el beso, el diálogo… a cambio de un celular o una laptop de alta tecnología, un auto último modelo, lo más impactante en línea blanca, o en ropa, carteras calzados… ¿Dónde quedan los valores y los sentimientos de una madre, si el mercado capitalista lo compra todo?

Quizás la Srta. Jarvis, tuvo buena iniciativa con impulsar el “Día de la Madre”, pero lamentablemente, en la tierra del imperialismo yanqui, los nobles sentimientos, se compran y se mercantilizan. Como lo afirma la letra de un paso doble venezolano: “El cariño verdadero, ni se compra ni se vende”.

¡MIL FELICITACIONES A NUESTRAS VALIENTES Y AMOROSAS MADRES DEL INPSASEL!

Yajaira Soler Mendoza/Prensa Inpsasel


14/05/2018