Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

A 10 años de la partida
de Olga Montilla y María Bolívar


::  

 

Este 26 de agosto el Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel) recordó con nostalgia a dos luchadoras sociales que enaltecieron el nombre del principal organismo promotor de culturas preventivas en centros de trabajo venezolanos, a través de su ardua labor: María Bolívar y Olga Montilla.

María Alejandra Bolívar fue periodista y la primera mujer en ingresar al instituto, luego de su relanzamiento en el año 2002, razón por la que era reconocida por sus compañeros de lucha como la “Madre del Inpsasel”.

Bolívar, entusiasta defensora de la clase obrera venezolana, realizó estudios en salud ocupacional para ampliar sus conocimientos en materia de prevención de riesgos en centros de trabajo, donde día a día, se desempeñan las trabajadoras y trabajadores de la Patria.

Lamentablemente para la historia de la salud y seguridad laboral en Venezuela, la madrugada del 26 de agosto del año 2007, el Inpsasel sufrió una enorme pérdida al despedir a la “Madre” que lo guió en sus primeros pasos con el anuncio de la partida física de María Alejandra Bolívar, quien falleció luego de sufrir un segundo accidente cerebrovascular.

Esta fecha, de indudable dolor para la historia de la salud y seguridad laboral venezolana, significó una doble pérdida para el Inpsasel con el “hasta siempre” de Olga Montilla, médico ocupacional, fundadora de la Dirección Estadal de Salud de los Trabajadores Carabobo (Diresat Carabobo) en el 2003, ente al que se le atribuyó el nombre de esta “soldada” de la lucha social un año después de su despedida, consolidándose como “Gerencia Estadal de Salud de los Trabajadores (Geresat) Olga Montilla”.

Montilla perdió la vida en un trágico accidente automovilístico el mismo día que su compañera de lucha, María Bolívar, mientras se trasladaba desde el estado Mérida a Barinas, dejando una herida difícil de sanar para la instancia a la cual se avocó con constancia y dedicación.

Su sensibilidad por la clase obrera la destacó como una de las más persistentes defensoras del pueblo trabajador, promoviendo la dignificación de un buen ambiente laboral para garantizar el derecho a la salud de cada venezolana y venezolano.

De tal manera, este 26 de agosto no sólo se rememoró la partida física de dos destacadas luchadoras de la institución, sino, su amplia trayectoria en el sendero de la vida y salud en el trabajo; un legado que hace eco en el presente y que se materializa en cada delegada y delegado de prevención, así como en las servidoras y servidores públicos del Inpsasel.

( Luigi Álvarez )



29/08/2017