Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

Se cumplen 56 años del “Barcelonazo”
una insurrección armada


::  

El 26 de junio de 1961, miembros de la Cámara Agrícola de Venezuela se unieron a un grupo castrense para alzar sus armas contra el gobierno del presidente Rómulo Betancourt, quien mantenía una administración caracterizada por persecuciones, allanamientos y detenciones, situación que originó uno de los acontecimientos históricos más resaltantes de las regiones del país, “El Barcelonazo”.
Esta rebelión cívico – militar se suscitó en Barcelona, capital del estado Anzoátegui, donde gran parte de la población oriental se organizó durante horas de la madrugada para tomar el Cuartel Pedro María Freites, operación con la que pensaban iniciar una insurrección a nivel nacional para destituir a Betancourt.

Las tropas militares de los grupos rebeldes fueron dirigidas por el mayor Luís Alberto Vivas Ramírez, y los capitanes Rubén Massó Perdomo y Tesalio Murillo, quien tomó en armas las instalaciones del cuartel  y del Batallón de Fusileros Mariño.
Sin embargo, la rebelión se mantuvo activa hasta las 10:00 am de aquel 26 de junio, debido a que el movimiento de civiles y los militares alzados, no contaban con el respaldo de otras fuerzas cercanas para hacer frente al ejército de Betancourt, que consiguió someter, detener y torturar a los miembros insurgentes.

Bajo estos métodos de gobierno, autoritario, déspota y sin el reconocimiento de los derechos humanos de los venezolanos, Betancourt regía el país, dirigiéndose a los patriotas que estaban en desacuerdo a su administración con frases que aún hoy son recordadas por el pueblo. “No serán recibidos ni con serpentinas ni confetis sino con plomo”, exclamaba el presidente durante aquella época ante los partidos opositores, a quienes además amenazaba por medio de sus fuerzas armadas anunciando: “disparen primero y averigüen después”.

De esta manera, el presidente de la 4ta. República sometió a su pueblo para mantenerse en el poder, tal como expresaba, fue un presidente que ni renunciaba, ni lo renunciaban, un mandatario que mantuvo a profesores y jóvenes de la resistencia privados de libertad sin garantizar sus derechos humanos, ahogando sus esperanzas al indicarles “los estudiantes que están presos, seguirán presos”, así transcurrió la dirigencia de Betancourt, el responsable de la masacre del Barcelonazo.

Ese día, hace 56 años, el pueblo venezolano intentó obtener su independencia ante un gobierno que mantenía al pueblo doblegado por los intereses externos al país, no obstante, el esfuerzo de aquel grupo de rebeldes patriotas significó el surgimiento de futuros acontecimientos que marcaron la historia, como el Carupanazo, el Guairazo y el Porteñazo, desarrollados entre 1960 y 1970.

Hoy, Venezuela conmemora el esfuerzo de aquellos grupos insurgentes, hoy el país recuerda en socialismo esa histórica lucha de revolución.

( Ruddy Franco )



27/06/2017