Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

100 años del natalicio
del líder sindical Cruz Villegas


::  

Este aguerrido líder obrero comunista nació en Cúa, estado Miranda, el 3 de mayo de 1917. A los 13 años fue peón de albañilería en el Ministerio de Obras Públicas y se incorporó al movimiento sindical a la muerte de Juan Vicente Gómez, en la Asociación de Albañiles del Distrito Federal. Intervino activamente en la huelga de junio de 1936 contra la represiva Ley Lara y en los movimientos por la conquista de la Ley del Trabajo.

Participó en la organización de los obreros y de los campesinos en Aragua, Miranda, Distrito Federal y otras regiones. Fue dirigente del Sindicato de Trabajadores del Mármol, Mosaico y sus Similares hasta cuando cae preso por la dictadura perezjimenista, en 1952.

Sufrió no menos de 20 detenciones y prisiones en el curso de su actuación revolucionaria en defensa de los derechos e intereses de la clase obrera y del campesinado. Durante la dictadura militar es encerrado en la cárcel del Obispo durante 38 meses para luego ser confinado a las selvas del Departamento Casiquiare del Amazonas, en las fronteras con Brasil y Colombia.

Tras el derrocamiento de Pérez Jiménez, Cruz Villegas regresa al trabajo de organización de la clase obrera y de las masas populares, siendo electo Secretario de Prensa y Propaganda de la Federación Unificada de Trabajadores del Distrito Federal y del Estado Miranda, hasta que se produce la división del movimiento sindical por obra y gracia de la política de Rómulo Betancourt. Ya antes había sido miembro del Comité Ejecutivo de la Federación de la Construcción, presentando en el Congreso de Trabajadores del ramo la primera ponencia sobre los sindicatos únicos por industria.

Ocupó diversas responsabilidades en la dirección del movimiento sindical nacional e internacional. Miembro del Consejo General de la CTV, electo en el III Congreso de Trabajadores, celebrado en 1959. El IV Congreso de Trabajadores, que dio nacimiento a la Central Unitaria de Trabajadores de Venezuela (CUTV), en 1963, lo colocó en la Secretaría Nacional de Organización de dicha central obrera. En 1965, el VI Congreso de la Federación Sindical Mundial (FSM), efectuado en Varsovia, Polonia, lo designa miembro del Consejo General de la FSM.

El 10 de septiembre de 1967 es electo Presidente de la CUTV por el V Congreso de Trabajadores, siendo ratificado en tal cargo en los siguientes VI y VII Congresos de la CUTV. En 1969 el Congreso de la FSM realizado en Budapest, Hungría, lo elevó a miembro de su Buró Ejecutivo. En los últimos años de su prodiga existencia, le fue concedida la Presidencia Honoraria de la CUTV. Fue además, durante muchos años, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Venezuela.

En ejercicio de su labor sindical internacional, Cruz Villegas se vio obligado a realizar periódicos viajes al exterior, afrontando las medidas represivas de la policía política de los regímenes de Betancourt y Leoni e inclusive en los comienzos del primer gobierno de Rafael Caldera, quien mantuvo vigente por un tiempo un Decreto dictado por Rómulo Betancourt, que permitía a Cruz Villegas salir del país pero se le hacía preso cada vez que regresaba.

En 1977 publica un libro denominado “1917 Cambió el rumbo de la historia”, dedicado al 60º Aniversario de la Revolución de octubre, y en 1987 un poemario titulado “Cárcel, amor, selva y libertad” donde afloró su vena poética para describir distintos pasajes de su agitada existencia.

Entre los numerosos reconocimientos de organizaciones políticas, sindicales y culturales, recibió la condecoración del Memorial de Lenin, otorgada por el Soviet Supremo de la Unión Soviética, en 1973; la Medalla de la Comuna de París, otorgada por los trabajadores franceses y miembro honorario de los “Amigos de la Comuna”; la Orden de la Clase Obrera en su Primera Clase conferida por el Octavo Congreso de la CUTV, en 1981, y la Orden Lázaro Peña en su Primer Grado, concedida por el Consejo de Estado de la República de Cuba, en 1987.

Villegas tuvo nueve hijos en su matrimonio con Maja Poljak. El primero de ellos falleció a los seis meses de nacido como consecuencia de las difíciles condiciones de vida.

En una entrevista concedida a la prensa acerca de sus satisfacciones personales, afirmó “tengo grandes y múltiples satisfacciones, me siento un hombre universal y profundamente venezolano. He aprendido a vivir la fraternidad y el cariño de todos los pueblos, me considero un ciudadano del mundo y un modesto soldado de la clase obrera internacional, a la cual he dado mi existencia y de la cual he recibido lo que yo pueda significar”.

El camarada Cruz Villegas se hizo inmortal en la memoria del proletariado venezolano, el 11 de enero de 1994. Hoy le rendimos merecido homenaje izando las banderas de lucha por la emancipación de la clase obrera de Venezuela y del mundo entero. Gloria al Camarada Cruz Villegas.


05/05/2017