Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

A 15 años del golpe de Estado por 47 horas de la ultraderecha fascista


::  

El 11 de Abril de 2002 la derecha venezolana, con la ayuda del disociado poder mediático, en alianza con el imperio estadounidense, se creó una situación de tensión para enfrentar al pueblo contra el pueblo, resultando en un golpe de Estado perpetrado por la derecha fascista con una duración de 47 horas contra el Gobierno Revolucionario del Comandante Eteno Hugo Rafael  Chávez Frías.

Este martes 11 de abril se cumplen 15 años del golpe de Estado que la oposición apátrida hiciera contra el entonces presidente de la República Bolivariana de Venezuela, el Inmortal Chávez. A juicio de analistas se trató del primer golpe mediático cometido contra un Gobierno electo democráticamente por el pueblo.

Aquél infausto día para la vida democrática de Venezuela, en cadena nacional, el general de brigada Lucas Rincón Romero, anunciaba que se le había solicitado la renuncia al Presidente y que éste la había aceptado. Por cierto, el canal Venezolana de Televisión había sido tomado por los facinerosos golpistas. Lo controló durante unas horas el ex alcalde del municipio Sucre, Enrique Mendoza.

"Los miembros del Alto Mando Militar de la República Bolivariana de Venezuela deploran los lamentables acontecimientos sucedidos en la ciudad capital en el día de ayer. Ante tales hechos, se le solicitó al señor Presidente de la República la renuncia de su cargo, la cual aceptó. Los integrantes del Alto Mando ponen sus cargos a la orden los cuales entregaremos a los oficiales que sean designados por las nuevas autoridades", anunció el general  Rincón.  Aunque, no fueron presentadas pruebas que avalaran las declaraciones del general Rincón.

Durante el periplo de los militares y civiles que trasladaron a Líder de la Revolución Bolivariana para asesinarlo a mansalva, es llevado a distintos lugares, inicialmente al Fuerte Tiuna en Caracas intentando evitar que el pueblo lo rescatara, finalmente es  llevado hasta la isla La Orchila y luego a la base de la Armada en Turiamo, hasta su regreso el 13 de abril. El pueblo lo restituyó en el poder político. Y la estampida de los apátridas no encontró barreras en su huida, iban a ser linchados por el bravo pueblo.

Por su parte, los medios de comunicación social privados en el ámbito nacional e internacional festejaron la caída del Gobierno democrático, protagónico y participativo en lo que respecta a la actuación del pueblo, un gobierno electo en elecciones democráticas, libre de apremio y sin injerencias de ningún tipo. Con testigos internacionales que certificaron la trasparencia del proceso eleccionario presidencial. Estos indicadores ofrecen evidencia de que al fascismo no les importan las elecciones, salvo que sean favorecidos.

Entre tanto, en otros espacios, el presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), Pedro Carmona Estanga, era presentado en televisión como “líder del movimiento golpista”, la panacea para la reactivación en el país del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, entre otros organismos multilaterales al servicio de los intereses yanqui. Iba a trazarse una vez más el camino hacia un nuevo “caracazo”.

Arremetidas

Se realizaron allanamientos y agresiones por todo el país a diferentes funcionarios del Gobierno. Detienen sin orden judicial al (para ese entonces) diputado Tarek William Saab y al ministro de Interior y Justicia, Ramón Rodríguez Chacín.

Liderado por el entonces alcalde del municipio Baruta y actual gobernador de Miranda, Henrique Capriles, en compañía de Leopoldo López se realizó un ataque contra la embajada de Cuba en Venezuela, secuestrando al embajador y a las personas que se encontraban en el recinto diplomático.

Autoproclamación

Consumado el golpe de Estado, Carmona Estanga, acompañado de políticos de la más rancia ultraderecha y representantes de la Iglesia Católica, se autojuramenta como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.
Se leyeron los decretos de Constitución del Gobierno transitorio con los cuales se disolvieron los Poderes Públicos y simultáneamente se produce un silencio informativo sobre los primeros actos del nuevo Gobierno. Quedó derogada la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999), se eliminó la palabra Bolivariana y se restituyó su antiguo nombre “República de Venezuela”, una vez que entro en vigencia nuevamente la Constitución “puntofijista”. Incluso un cuadro de Bolívar que estaba de tras del “nuevo” presidente autoproclamado, lo echaron al suelo, entre otras acciones criminales.

En esa fecha golpista, en la que actuaron parte de los actores fascista que todavía deambulan por estos espacios solicitando  en el extranjero una injerencia militar, se intentó frenar las conquistas sociales que estaba llevando a cabo el proceso revolucionario a través del líder de la Revolución, el Eterno Chávez.

Tal día como hoy –repetimos-- hace 15 años, ocurrió en Venezuela un hecho que marcó la historia en profundidad de lo que son capaces los fascistas de la más despiadada ultraderecha: se fragmentaba el hilo constitucional por causa de un golpe de Estado mediático apoyado por la burguesía venezolana y una fracción del poder militar, avalados y dirigidos a su vez desde el Departamento de Estado Norteamericano. En nuestros días con la deshonrosa Carta Democrática esa derecha busca reeditar los hechos sangrientos del 11 de abril de 2002.

Según un informe de la Comisión Especial de la Asamblea Nacional encargada de canalizar los recursos destinados al auxilio de los afectados y familiares de las víctimas del 11 al 14 de abril de 2002, un total de 24 personas fallecieron durante el golpe de Estado. Las investigaciones han demostrado que algunas personas cayeron en manos de francotiradores dispuestos en las azoteas de los edificios y efectivos de la otrora Policía Metropolitana.

En suma, La promulgación de las 49 leyes de la Habilitante, la firma del convenio de cooperación con Cuba, el posicionamiento del Gobierno venezolana contra a la cruzada antiterrorista de Washington, las negociaciones con las FARC, la creación de los Círculos Bolivarianos y la ofensiva por el control estatal sobre PDVSA fueron, entre otras actuaciones del Gobierno Bolivariano, sirvieron de argumento “falsos positivos· a la oposición conservadora y reaccionaria, para cimentar, para justificar, la necesidad de un golpe de estado que abortara el proceso de conquistas sociales iniciado en 1999.

Mediante una muy bien orquestada campaña, en la que los medios de comunicación de la burguesía criolla e internacional actuaron como si en realidad fueran organizaciones políticas, fueron creando en la opinión pública la sensación de caos y desgobierno para los fines que se proponían.

Los principales protagonistas

Carmona Estanga, presidente de Fedecámaras  para el periodo 2001-2003, fue uno de los principales participantes en el golpe de Estado, asumió la presidencia de Venezuela de facto, tras juramentarse en el supuesto gobierno de transición democrática y unidad nacional mediante la ejecución del llamado “Decreto Carmona”.

Ese primer decreto consistió en derogar la constitución de 1999 y las 49 leyes habilitantes decretadas por Chávez. Disolvió también los Poderes Públicos, como lo son Tribunal Supremo de Justicia, la Fiscalía General de la República, la Defensoría del Pueblo, el Consejo Nacional Electoral, la Asamblea Nacional, y la Contraloría General de la República. Asimismo, le puso fin al convenio petrolero con Cuba, a cambio de servicios que incluyen médicos, entrenadores deportivos, profesores, investigadores, etcétera.

El clamor del pueblo por Líder de la Revolución produjo una reacción cívico militar que logro restaurar el Gobierno Constitucional. Carmona es encarcelado tan solo un día después de asumir el cargo y fue posteriormente puesto en arresto domiciliario de donde escapó hacia la embajada de Colombia, país que luego le otorgó asilo y en donde reside desde hace más de 10 años.

Henrique Capriles Radonski, archiconocido por su criminal locura golpista participó activamente el golpe de estado. El partido al cual pertenecía, Primero Justicia, fue el único en aceptar la disolución por la fuerza de la Asamblea Nacional que decidió la junta golpista de Carmona. Capriles también participó en el asedio y asalto a la embajada cubana, cortando el agua y la luz y entró arbitrariamente al mismo, violando así el Artículo 22 de la Convención de Viena, que estipula que las representaciones diplomáticas son inviolables. Por su participación en el golpe de Estado, fue enjuiciado y encarcelado.

En el año 2004, Danilo Anderson quien estaba encargado del caso Capriles, fue asesinado en un atentado con un coche bomba. En el año 2006 Capriles fue absuelto de los cargos. Para el año 2008 se abrió un nuevo juicio penal que todavía está en curso. ¿Impunidad?, amanecerá y veremos.

Ese mismo año fue elegido gobernador del estado Miranda, y en el año 2012 fue candidato por la oposición a la presidencia, resultando perdedor. En el año 2013 tras la muerte del Comandante Chávez se presentó nuevamente a las elecciones contra el obrero Nicolás Maduro, quien resultó elegido. Actualmente tiene el cargo de gobernador del estado Miranda.

Carlos Ortega, sindicalista y luego elegido principal dirigente de la extinta Confederación de trabajadores de Venezuela (CTV), el sindicato más importante del país `para esos días. Desde que asumió la presidencia de esta organización realizó una campaña abierta contra el presidente Chávez.

El 11 de abril del año 2002, Ortega lidera una gran marcha opositora que desencadena en disturbios y en el golpe de Estado al presidente Chávez. Luego de estos hechos, continúo su campaña en contra del Líder de la Revolución Bolivariana, apoyó el paro petrolero del año 2002-2003 impulsado por los empresarios adscritos a Fedecámaras. Tras fallar en sus intentos de presión, se le imputaron los cargos de instigación a delinquir y rebelión civil.

En marzo del año 2003 solicitó asilo político en la embajada de Costa Rica, el cual le fue otorgado pero luego fue expulsado por romper las reglas de asilo de ese país. Regresa a Venezuela en el año 2005, siendo capturado por las autoridades de venezolana, también se le acusó de porte de documentación e identidad falsa.

El 14 de diciembre de ese mismo año, es encontrado culpable y condenado a 16 años de prisión, la cual cumplió en la cárcel de Ramo Verde, ubicado en la ciudad de Los Teques, estado Miranda hasta que escapó el 13 de agosto del 2006.

El 2 de septiembre del 2007 reaparece públicamente en Perú, país en el que logró asilo por parte del gobierno quien alego otorgárselo por razones humanitarias.

Guaicaipuro Lameda, quien fue general de brigada e ingeniero electricista y estuvo en la presidencia de Petróleos de Venezuela, comandó la marcha del 11 de abril del 2002 hacia Miraflores. Fue imputado por la Fiscalía General de la República.

Los medios de comunicación social privados contribuyeron activamente en este golpe de Estado. Los más importantes a través de informaciones falsas tuvieron un rol significante que articuló el golpe de Estado, creando un el escenario para la paralización del país.

Los medios mediáticos se convirtieron en elementos de inducción para desencadenar la violencia y la intolerancia la cual formaba parte de una estrategia comunicacional que fue desarrollada a partir del año 2001. Los medios de comunicación social privados, de alguna manera  asumieron el rol de oposición, pasaron a convertirse en parcelas politiqueras para manipular al pueblo, utilizando a periodistas, comunicólogos, artistas y narradores de noticias como sustitutos de los políticos tradicionales en su papel de opositores.

Estos medios abonaron previamente el terreno, toda vez que realizaron una manipulación estereotipos, arquetipos y símbolos  que fueron inoculados los meses previos a abril de 2002, para generar rechazo al hacia el Inmortal Chávez y su proyecto Bolivariano.

Para lograr estos objetivos, los directivos de los medios de comunicación, liderados por Venevisión, Globovisión y RCTV, hicieron una especie de pacto en el año 2002 para derrocar al gobierno de Chávez, con financiamiento extranjero, en especialmente de la administración de George W. Bush, y en alianza con los grupos económicos aliados a Fedecámaras, y manipularon a sectores de la clase obrera y la mal llamada clase media, a quienes ya venían inoculándoles sus mensajes mediáticos disociados de la realidad, convirtiéndolos en telemanipulados, incluyendo a CNN, formaron parte de ese eje articulador del “primer golpe mediático de la historia”.   Esto se enmarca en la guerra de cuarta generación, o guerra psicológica que no es otra cosa que manipular las mentes humanas.

El desempeño de los medios de comunicación social privados  fue reconocida por los golpistas el 12 de abril, cuando gratificaron  públicamente  a los medios de comunicación, su participación en el golpe, llevada en una aguda campaña enmarcada en la manipulación, desinformación, miedo de una inventada y disociada  realidad, a los meses anteriores a abril de 2002.

¡Ojo! Esta guerra asimétrica, no convencional, o de “cuarta generación” no ha cesado. Los medios de comunicación social privados internos y externo han sido implacables en su ataques contra el Pueblo de Venezuela, al igual que la intromisión de otros gobierno títeres de la administración estadounidense. En esta lucha contra la Revolución Bolivariana, debemos insistir, ni el imperio ni sus lacayos van a contener sus ansias por posesionarse de la Gloria que nos legó el Libertador Simón Bolívar, el Padre de nuestra Patria Bolivariana, pero esta vez desvirtuándola si llegaran a posesionarse del Estado Venezolano. Allí están los antecedentes históricos, reales y objetivos,  del fatídico golpe de Estado del 11 de abril de 2002 con todos sus ingredientes fascistas de la ultraderecha.

No hay ningún espacio en este mundo en el que pueda cohabitar la derecha con el socialismo, ahí están condensadas dos clases irreconciliables históricamente, por lo que la lucha es de clases, y este combate aunque arrecia, todavía falta por decidirse. Este es el tránsito hacia el Socialismo. El futuro es del pueblo, nos pertenece. La victoria es nuestra. ¡Victoria final! ¡Venezuela es indestructible!


(Alberto Vargas)


04/04/2017