Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

Maduro Líder indiscutible de la Revolución colocó los puntos sobre las íes


::  

Estamos apreciando en el ámbito nacional e internacional cómo a través de boconadas lanzadas por individuos a los cuatro vientos desprovistas de un contexto válido e histórico agreden al pueblo, se busca disuadir al Pueblo Venezolano anunciando que el Estado de Derecho y Justicia Social que vivimos los habitantes de la República Bolivariana de Venezuela es inexistente.  

La Constitución de 1999, ofrece en su articulado o en sus 350 artículos los lineamientos de los Poderes Públicos, al tiempo que regula el protagonismo y la participación de la ciudadanía, se trata de normas constitucionales que según su lectura advierten que el Estado Venezolano está blindado por su ingeniería constitucional.
No hay ningún resquebrajamiento en nuestro Estado de Derecho, aunque estas sabandijas discursean que el hilo constitucional está resquebrajado. El poder mediático continúa en su agenda exacerbando la tranquilidad del Pueblo Venezolano.

Sabemos que desde el año 1998 con la llegada del Eterno Hugo Rafael Chávez Frías a la Presidencia de la República se ha mantenido el orden constitucional, con la excepción de la incidencia golpista del 2002.

Los apátridas que no son otra cosa que pescadores en río revuelto como caimanes en boca de caño, están haciendo el trabajo injerencista que le ha exigido el imperio estadounidense, son elementos apátridas que funge ser más papista que el papa, que se erigen como sujetos por encima del bien y del mal, fingiendo una moral y una  ética inquebrantable con una suma de superioridad, por eso, debido a esa inventada embestidura, atacan y agreden a la Patria de Bolívar, Chavista y Zamorana, inmisericordemente, disociados sicóticos que de una manera criminal y desenfrenada anhela una invasión militar extrajeran contra su propio país.

Si hacemos historia y nos remontamos al golpe de Estado de abril de 2002, durante ese régimen de facto, efímero, el empresariado golpista (recordemos que un expresidente de Fedecámaras asumió la presidencia) con sus lacayos apátridas, en la primera intervención televisiva del dictador fascista que se juramentó unilateralmente como presidente, en las primeras de cambio, un cuadro del Libertador Simón Bolívar que estaba en la parte de atrás lo colocaron en el piso, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), de un solo plumazo fue derogada, la frase “República Bolivariana” la pulverizaron, disolvieron los poderes públicos, entre otras criminalidades. Esta  crueldad contra el Pueblo de Venezuela, no ha cesado.

Luego, en el plano internacional hemisférico algunos países a través de sus gobernantes han pisoteado la gesta independentista de Latinoamérica, han mancillado la memoria de Bolívar, la heroicidad del Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, etcétera.

La independencia de nuestro hemisferio está cubierta por caminos de sangre, por las tantas batallas cuerpo a cuerpo que con valentía y heroísmo nuestras mujeres y nuestros hombres sabiendo que su destino era la muerte, asumieron  sacrificándose para sacar de estas tierras todo viso de dominación y colonización. Esta es la historia que jamás podrán borrar los apátridas  que tanto odian y atacan.

Eduardo Galeano, en Las Venas Abiertas de América Latina, narra hechos de esa colonización que trajo en su seno la desaparición de la faz de la tierra de etnias, asesinatos de millones de hermanas y hermanos, saqueos, explotación, esclavitud, un exterminio total contra nuestros primeros pobladores.

Este espejo es un reflejo de esa matanza que jamás logrará el perdón de Dios. Túpac Amaru, un aguerrido indígena catalogado “padre de todos los pobres y de todos los miserables y desvalidos”, ya apresado por los realistas dijo con despreció a su carcelero: “Aquí no hay más cómplice que tú y yo; tú por opresor, y yo por libertador, merecemos la muerte”.

Túpac fue sometido al suplicio, junto con su esposa, sus hijos y sus principales partidarios, en la plaza de Wacaypata, en el Cuzco. Le cortaron la lengua. Ataron sus brazos y sus piernas a cuatro caballos, para descuartizarlo, pero el cuerpo no se partió. Lo decapitaron al pie de la horca. Enviaron la cabeza a Tinta. Uno de sus brazos fue a Tungasuca y el otro a Carabaya. Mandaron una pierna a Santa Rosa y la otra a Livitaca. Le quemaron el torso y arrojaron las cenizas al río Watanay. Se recomendó que fuera extinguida toda su descendencia, hasta el cuarto grado, escribió Galeano.

Esta historia de crímenes es la que avalan los apátridas. En nuestra historia allí está la manera brutal y salvaje sobre la muerte de José Félix Rivas, lo decapitaron y le frieron la cabeza, la laguna de los Mártires en Juangriego, donde masacraron y quemaron más de 500 indígenas, en el estado Nueva Esparta.

Durante el “puntofijismo” el crimen perpetrado contra el periodista Fabricio Ojeda,  torturado y descuartizado, el asesinato de Alberto Lovera, lanzado desde un helicóptero en Barcelona, estado Anzoátegui, despedazado,  el vil asesinato de Jorge Rodríguez (padre), son miles de asesinatos los que han cometido los enemigos del pueblo mucho de ellos impunes. Esa historia sangrienta es la que debemos combatir las venezolanas y los venezolanos con nuestras propias vidas, si fuera posible, porque esa historia no la vamos a retroceder, el Pueblo Venezolano no es el mismo del “puntofijismo”, este Pueblo le dice a los apátridas: ¡No volverán!

Ante esta  “atolladera” constitucional  la CRBV aportó la respuesta

El presidente obrero, Nicolás Maduro, este domingo que entre la noche del 31 de marzo y la madrugada del 1 de abril, con la activación del artículo 323 de la Constitución, superó “en tiempo récord” la controversia surgida entre el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y la Fiscalía General  de la República.

Maduro reivindicó el carácter “autónomo e independiente” del TSJ en relación a “los poderes fácticos, la embajada gringa, la burguesía parasitaria”, y la contrapuso a “la autonomía democrática-burguesa, que es pura hipocresía y falsedad en algunos países”.

Sobre las reacciones internacionales y la ofensiva desatada por algunos países, Maduro respondió: “Venezuela está haciendo una Revolución y con su dignidad pide respeto y exige respeto al mundo entero para seguir viviendo en paz. ¡Que nadie se meta en los asuntos venezolanos!”. Tras completar, “Venezuela está en paz. Tratan de presentar una caricatura, una deformación manipulada de lo que es la Venezuela de verdad, que ama, trabaja y disfruta, que brilla en ideas y valores, que como cualquier país tiene su problemática y la resuelve en paz, constitucionalmente”, al tiempo que adicionó al denunciar la brutal campaña mediática contra el gobierno y el país.

Frente a las voces de la oposición venezolana y la derecha continental que piden la activación de la Carta Democrática y la intervención extranjera sobre el país, Maduro expresó: “El que ose pisar tierra venezolana recogerá el polvo de la derrota de manos de un pueblo valiente”.

El Jefe de Estado Venezolano, al invocar el artículo 323 de la Carta Magna trajo consigo la sindéresis y la cordura del Pueblo Venezolano. Se desprende del mencionado artículo: “El Consejo de Defensa de la Nación es el máximo órgano de consulta para la planificación y asesoramiento del Poder Público en los asuntos relacionados con la defensa integral de la Nación, su soberanía y la integridad de su espacio geográfico…”.

En ese marco constitucional el presidente obrero aseveró que han “demostrando las capacidades de diálogo y resolución que se pueden activar con nuestra Constitución para seguir disfrutando, como siempre, de una cooperación fructífera de poderes y de una paz republicana, tan querida y preciada para nuestro país”.

El comunicado elaborado cuenta con la aprobación monolítica del Consejo de Defensa de la Nación y el apoyo unánime del Poder Ciudadano, este último conformado por la Fiscalía General de la República, la Defensoría del Pueblo y la Contraloría General de la República.

A continuación el texto del comunicado:

El Consejo de Defensa de la Nación debidamente convocado y presidido por el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, en su condición de jefe de Estado, conforme al mandato y las atribuciones que le confiere el artículo 323 de la Constitución y la Ley Orgánica de Seguridad de la Nación, en ocasión de la controversia surgida entre la Fiscalía General de la República y la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, ha decidido:

1. Ratificar que el máximo tribunal de la República en su Sala Constitucional es la instancia competente para el control de la constitucionalidad de los actos emanados de cualquier órgano del poder público nacional que coliden con la carta magna, así como la resolución de los conflictos entre poderes.

2. Exhortar al Tribunal Supremo de Justicia a revisar las decisiones 155 y 156, con el propósito de mantener la estabilidad institucional y el equilibrio de poderes, mediante los recursos contemplados en el ordenamiento jurídico venezolano.

3. Reiterar que los desequilibrios y conflictos entre las distintas ramas del poder público nacional se encausan mediante los mecanismos de control constitucional y la colaboración entre los poderes, los cuales son expresión del dinamismo y pluralidad de los estados constitucionales democráticos.

4. Destacar los loables esfuerzos del presidente de la República, como jefe de Estado, en la búsqueda de soluciones para resolver, dentro del marco constitucional, y mediante el diálogo constructivo, los conflictos entre los órganos del poder público nacional en atención a la independencia, la división y la autonomía de sus distintas ramas.

5. Insistir en nuestra disposición al diálogo fecundo y exhortar a la oposición venezolana a incorporarse sin demora al diálogo nacional, promovido por el jefe de Estado y acompañado por Unasur, el Papa Francisco y los expresidentes Martín Torrijos, Leonel Fernándes y José Luis Rodríguez Zapatero.

6. Repudiar categóricamente cualquier intervención que atente contra la independencia, la soberanía, la integridad territorial y la autodeterminación. Los asuntos de los venezolanos deben ser resueltos exclusivamente por nosotros, sin injerencia, ni intervención alguna y en respeto estricto a la jurisdicción interna del Estado venezolano.

La fortaleza del sistema democrático en Venezuela y de su robusto estado de derecho no está en discusión, ni entredicho. Por el contrario, es muestra del estado constitucional de derecho, de justicia social y paz, edificado en un país que ha hecho de la práctica de la democracia participativa y protagónica el vehículo para la transformación de la sociedad y la búsqueda de la mayor suma de felicidad posible, en palabras de nuestro libertador:

“Sólo la democracia es susceptible de una absoluta libertad, que define como el poder que tiene cada hombre de hacer cuanto no esté prohibido por la ley”, Simón Bolívar.
Caracas, 1 de abril 2017

Maduro está posesionado ante el Pueblo Venezolano
Contrario al descenso en la popularidad  experimentada por la derecha opositora en el primer trimestre del año, la valoración positiva de la gestión del Presidente obrero Nicolás Maduro se recuperó durante este mismo período, lo cual incluye la buena actuación de su equipo de Gobierno, al registrase un crecimiento en la opinión del pueblo favorable a los Líderes Revolucionarios.

La información se desprende de un estudio de opinión de la encuestadora Hinterlaces, presentada por su presidente, Oscar Schemel.

“La gente entiende que Nicolás Maduro es el único líder que está enfocado en la solución de los problemas económicos. Consideran que es el único líder que de alguna manera puede resolver los problemas económicos del país, sobre todo en el campo del desabastecimiento y la inflación”, comentó Schemel.

Schemel aseguró que el presidente Maduro es el único adalid que se asocia al perfil idealizado en el Pueblo Venezolano; “un líder cercano, humilde, que venga de abajo, pero que haya triunfado, que haya superado las carencias materiales, que haya superado las dificultades. Ese líder que triunfa y regresa a salvar, liberar, acompañar; que no niega su origen, no niega a los suyos, sino que regresa a rescatar”.

En ese sentido puntualizó que: “La gente está buscando líderes con respuestas y soluciones; está buscando un padre amoroso, pero también un líder ejecutor” y eso no lo ha reconocido el pueblo en una oposición que sigue sin presentar soluciones ni respuestas, sin una agenda de trabajo.

Alrededor de 64% de los venezolanos evaluó negativamente la gestión de la Asamblea Nacional, con mayoría opositora, en el primer trimestre del año 2017.

“La oposición desde la Asamblea Nacional no logró convertirse en una alternativa, en una opción; no logró sintonizar con las demandas y expectativas de la población (…)” y como consecuencia “lo que hay en las filas de la oposición es un sentimiento de desesperanza, decepción y rechazo a lo que fue la gestión del Parlamento y la oposición durante el 2016”, precisó Schemel.

Cuando se consultó a la población sobre la gestión del entonces presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, ésta fue evaluada negativamente por cerca del 70% de los encuestados. Comportamiento similar experimentaron el resto de los líderes de oposición, cuya valoración cayó en el primer trimestre.

Más claro no canta un pueblo: el Pueblo Venezolano. ¡Venezuela es indestructible! ¡Venezuela es Amor!

(Alberto Vargas)


03/04/2017