Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

Alerta total ante injerencia yanqui


::  

El Libertador Simón Bolívar, en fecha 5 de agosto de 1829, le advierte al Pueblo Venezolano y a la Gran Colombia: “Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miserias a nombre de la Libertad”. Allí está la doctrina de James Monroe que es uno de los grandes temas de la historia de las relaciones internacionales del continente americano. Originalmente fue parte del mensaje anual del presidente Monroe al Congreso de EEUU, en fecha 2 de diciembre de 1823, que con el tiempo se convirtió en parte fundamental de la política exterior norteamericana. Mucho de su significado descansa en el hecho de que su esencia ha sido por casi 200 años una parte integral del pensamiento norteamericano. El mensaje articuló ideas en la política exterior de EEUU. La idea de la separación geográfica, política, económica y social del nuevo mundo con respecto al viejo continente, destacando los diferentes intereses americanos.

Los principios de Monroe complementaron el arraigado nombre que reciben los planes y programas políticos que inspiraron el expansionismo de EEUU, tras la incorporación de importantes territorios que habían pertenecido al imperio español que se resumen así: no a cualquier futura colonización europea en el Nuevo Mundo; abstención de los Estados Unidos en los asuntos políticos de Europa y; no a la intervención de Europa en los gobiernos del hemisferio americano: “América para los americanos”.

EEUU inició su expansión territorial no en defensa de la América Latina sino en perjuicio de los países que se habían independizado de la corona española. Los gringos privaron de su independencia a los pueblos de Filipina, Hawai, Puerto Rico,  Haití y la república Dominicana; menoscabaron la soberanía de los hermanas naciones de Cuba, Nicaragua, Honduras y Panamá, imponiendo servidumbres políticas, militares o económicas; le segregaron a Colombia su provincia de Panamá; e intervinieron en México ocupando por la fuerza el Puerto de Veracruz y la parte de la frontera septentrional. Esta época fue llamada el “destino manifiesto”, el cual se definió, a saber: “Es un hecho inevitable y lógico que nuestro destino manifiesto es controlar los destinos de América”. A lo que se agrega la proclama de Teodoro Roosevelt, en fecha 2 de abril de 1903: “hablad con suavidad y llevad un grueso bastón; iréis lejos”, una fórmula que se convirtió en el slogan de su política exterior.

Roosevelt, en el mensaje anual de 1904, complementando la doctrina Monroe, formuló el siguiente corolario: “Si una nación demuestra que sabe actuar con una eficacia razonable y con el sentido de las conveniencias en materia social y política, si mantiene el orden y respeta sus obligaciones, no tiene por qué temer una intervención de los Estados Unidos. La injusticia crónica o la importancia que resultan de un relajamiento general de las reglas de una sociedad civilizada pueden exigir a fin de cuentas, en América o fuera de ella, la intervención de una nación civilizada y, en el hemisferio occidental, la adhesión de los Estados Unidos a la doctrina Monroe puede obligar a los Estados Unidos, aunque en contra de sus deseos en casos flagrantes de injusticia o de impotencia, a ejercer un poder de política internacional”.

Asimismo, a través del secretario de Estado, Richard Olney, el presidente Cleveland hizo saber a Gran Bretaña y al mundo entero que: “Los Estados Unidos son prácticamente soberanos en este continente y su voluntad es ley para las cuestiones en que intervienen”.

Todo esto forma parte de la verdad profetizada por Bolívar acerca de la amenaza estadounidense en el Hemisferio de Latino América y el Caribe.

Venezuela es indestructible

Venezuela no se rinde ante el cerco financiero internacional dirigidos por bancos y corporaciones vinculados a Washington y otros organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, que están deseosos de dar al traste con la democracia social, protagónica y participativa desarrollada por la Revolución Bolivariana, en una realidad hemisférica y mundial, en la que los pueblos ya no se toleran la criminalidad del neoliberalismo, la cual se reduce en que reinen unos pocos a expensas de la gigantesca mayoría de las ciudadanas y ciudadanos que habitamos esta hermosa Tierra.

Hoy nuestra Patria, la Patria Bolivariana, Zamorana y Chavista, atraviesa serios problemas financieros estimulados por la derecha fascista que es espoleada por el imperialismo; allí está el boicot, bachaqueo, etcétera, el asecho de la oligarquía y la injerencia estadounidense, más las agresiones de países como Argentina, Brasil, España y de organismos multilaterales como la OEA, que no ceden, que sólo buscan apoderarse, echarle manos a nuestras riquezas, a nuestros recursos naturales, al igual que el apoderamiento del pueblo.

El Gobierno Revolucionario, Bolivariano, Zamorano y Chavista ha realizado importaciones selectivas (alimentos y medicinas, entre otros rubros) para contrarrestar los efectos de la conspiración apátrida con el agregado de las acciones criminales del lumpen de “bachacos”, los acaparadores, comerciantes inescrupulosos, y tantas otras miserablesas de los apátridas, de la derecha fascista, que buscan hasta borrar su historia de asesinatos contra el pueblo, en complicidad con el poder mediático.

Por tanto, el alerta es total, estas sabandijas no van aceptar la recuperación de la economía en el país, y están profundizando las acciones para abrir los espacios para una eventual agresión belicista desde el exterior. EEUU tiene pactos con los vende patrias y con los países de todos los continentes, con cuanto gobierno fascista y reaccionario haya en el mundo.

Hay que preguntarle a estos rastreros asesinos: ¿Cómo podrán justificar su conducta criminal ante los Pueblos de América y del Mundo? ¿Cómo podrán negar que en su concepto la política de tierras, de alimentos, de trabajo, salud, educación, de libertad, de igualdad, dignidad, cultura,  desarrollo acelerado, de una economía social al servicio de lo humano, de plena autodeterminación y soberanía, que todo esto sea incompatible con la grandeza de un pueblo? Y que enarbola como bandera el presidente obrero Nicolás Maduro.

Justamente hoy los pueblos piensan muy distinto. Los pueblos piensan que lo único incompatible con el destino de NuestraAmérica es la miseria, la explotación, el analfabetismo, los salarios de hambre, el desempleo, la política de represión contra las masas obreras, campesinas y estudiantiles, la discriminación de la mujer, la opresión de las oligarquías, el saqueo de las riquezas por los monopolios y oligopolios, la asfixia moral de sus intelectuales y artistas, la ruina de sus pequeños productores por la competencia desleal, el subdesarrollo económico, los pueblos sin hospitales, sin viviendas, sin escuelas, sin industrias, el sometimiento al imperialismo, la renuncia a la soberanía nacional y la traición a la patria. ¿Con qué palabras les van a hablar y con qué sentimiento, a quienes han ignorados aunque sí explotados hasta la saciedad, durante siglos? Por eso, estamos en alerta total ante cualquier acción injerencista y ante los atropellos de la derecha fascistas.  ¡Venezuela es indestructible!

(Alberto Vargas)


22/03/2017