Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

¡Unidad!


::  

En esta batalla que se traduce en una lucha de clases, la única fortaleza con que cuenta el pueblo es la unidad. Desde la perspectiva de la historia en la lucha por la independencia, la unidad del pueblo derrotó y expulso al invasor. Esa misma unidad llevó al Eterno Hugo Rafael Chávez Frías a asumir por la vía electoral la Presidencia de la República. El pueblo es mayoría y si está unido será invencible. Estamos en una lucha entre pobres y ricos, y la lógica nos dice que en cualquier parte del mundo el humilde sobrepasa numéricamente al poderoso, a la clase pudiente. Por eso, necesariamente  el pueblo es y será el gran vencedor en este combate que no se decide todavía, donde sólo el pueblo unido es el único protagonista para decidir la suerte de la República Bolivariana de Venezuela. El camino está trazado, ahí están sus escultores: Bolívar, Miranda, Sucre, Ribas, Zamora, Chávez, entre otros próceres del hemisferio latinoamericano. La victoria es nuestra.

 Justamente, el Libertador Simón Bolívar les recuerda a los pueblos del hemisferio: "La independencia es el único bien que hemos adquirido a costa de lo demás. Pero ella nos abre la puerta para reconquistarlos bajo vuestros soberanos auspicios, con todo el esplendor de la gloria y la libertad". La independencia conseguida a través de dramáticos sacrificios humanos y de acontecimientos heroicos, no pueden retrotraerse, porque la rueda de la historia avanza. He aquí el punto de partida hacia la libertad suprema en la historia de Nuestra américa que abrió los espacios para darle continuidad a nuestras luchas sociales y revolucionarias.

Las mujeres y los hombres que ofrendaron sus vidas por la independencia aportaron el indispensable componente social a la emancipación, pues no sólo lucharon por la liberación política, sino también por una amplia redistribución de las riquezas y de los espacios territoriales. La la liquidación del régimen de explotación reflejados en la esclavitud y la servidumbre, al igual que la conclusión de títulos nobiliarios y el sistema de casta, dio inicio hacia una nueva Patria.

Bolívar, uno hombre que luchó con la pluma y la espada por la libertad y la independencia, también  escribió: "Me parece una locura que en una revolución de libertad se pretenda mantener la esclavitud", de allí que haya abolido la esclavitud en 1816, sobre la que dijo: "La desgraciada porción de nuestros hermanos que ha gemido hasta ahora bajo el yugo de la servidumbre ya es libre. La naturaleza, la justicia, y la política, exigen la emancipación de los esclavos. En lo futuro no habrá en Venezuela más que una clase de hombres: todos serán ciudadanos".

Lo importante para el Libertador era el pueblo y la unidad de los pueblos. Debido a esa actitud combativa y revolucionaria, el estadounidense  cónsul de la época William Tudor, envió insistente mensajes a Washington insistiendo en que Bolívar debía considerarse un "peligroso enemigo futuro". Quizá, debido que Venezuela es una Patria Grande, Bolivariana, Zamorana y Chavista, el imperio gringo la haya declarado como “un enemigo inusual”. El miedo de EEUU hacia Venezuela al parecer tiene una marcada fundamentación histórica.

La independencia latinoamericana comenzó con una revolución que estremeció la colonia francesa de Saint Domingue. Haití encendió la llamarada de la revolución en el año  1790,  cuyo proceso culminó con la creación, en fecha 1 de enero de 1804, del primer Estado independiente de América Latina. La república negra, sin paralelo en el mundo, se levantó tras la derrota sucesiva de las principales potencia de la época: España, Inglaterra y Francia.

En nuestro días esa mentalidad alienante forjada por el poder mediático, el neoliberalismo, la economía mercantilista y explotadora que se traduce en capitalismo salvaje, y que además,  conculca los derechos humanos, hay que revertirla, por eso debemos darle suma importancia a esta frase del apóstol de la revolución cubana,  José Martí: “el problema de la separación de las metrópolis no es el cambio de forma, sino de espíritu”.

Luego, el gran objetivo imperialista es dividir y fraccionar los intereses comunes de nuestros pueblos para contener sus procesos sociales e independentistas. El mundo unipolar imperialista está resquebrajado, la humanidad comenzó a transitar hacia un mundo multipolar.

El Gigante Chávez, declamó que "la estructuración de Nuestra América como un solo bloque político no se ve en el horizonte inmediato…". Sabemos que recae en la unidad de los pueblos. Cuestión que combate los yanquis generando divisiones e injerencias. Insistimos, Venezuela está en el ojo del huracán imperialista. ¡Unidad! Venezuela es indestructible.

(Alberto Vargas)


13/03/2017
1550