Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

La canalla apátrida-fascista


::  

El “Che” Ernesto Guevara, advirtió: “no podemos conducirnos hacia un callejón sin salida utilizando las armas melladas del capitalismo”, es decir, “se corre el peligro de que los árboles impidan ver el bosque. Persiguiendo la quimera de realizar al socialismo con la ayuda de las armas melladas que nos legara el capitalismo".

En este combate hay que definirse entre reformismo, revolución o barbarie. El camino está trazado: estamos en Revolución transitando hacia el Socialismo. La experiencia política e histórica devela que el reformismo no ataca la raíz del mal, es un paño de agua tibia que se traduce en miseria, hambre y criminalidad.

La Revolución es transformación y ataca directamente el mal. Luego, en esa labor revolucionaria de refundar la República, la maldad y el egoísmo de la hipócrita burguesía apátrida es evidente al no admitir al Estado de derecho y justicia social ni nada que huela a pueblo ni a paz.

La burguesía va hacia la paz sí se le garantiza la chatarra del dólar y nos sumamos a los dictámenes del Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial, para éstos la paz se concretiza con más dinero, corrupción, libertinaje y la privatización de las industrias básicas del Estado Venezolano.

Tras la manipulación informativa de los medios de comunicación social privados se utiliza la miseria humana que ellos mismo han sembrado con fines inescrupulosos; son los fascistas lo que están asesinando al pueblo, y están generando escases, boicot, acaparamiento, guerra cibernética y financiera, entre otras aberraciones, para ir contra la fuerza del socialismo que sembró hace 18 años el Eterno Hugo Rafael Chávez Frías. Hay que juzgar, desentrañar, concientizar, de una vez por todas que los Revolucionarios de esta Patria estamos en el camino verdadero y la historia está de nuestro lado. Que nadie se equivoque.

La República Bolivariana de Venezuela que se erigió con la Constitución de 1999, a través de la Revolucionaria Asamblea Nacional, sancionó una Ley para castigar los crímenes de la humillante cuarta república, promulgó la Ley para Sancionar los Crímenes, Desapariciones, Torturas y otras violaciones de los Derechos Humanos por razones políticas durante el período 1958-1998, instrumento jurídico con el que se acometió responsabilizar a los integrantes de los cuerpos de seguridad del Estado que incurrieron en una masiva violación de los derechos humanos contra las o los disidentes políticos.

Por la impunidad de tantos delitos fue necesaria la creación de la “Comisión por la Justicia y la Verdad” (2013) para investigar las causas y las consecuencias que generó el terrorismo de Estado ejercido en esa época.

Esta comisión ubicó restos de víctimas, acopió el testimonio de familiares y de los sobrevivientes. Hasta ahora han totalizado 10 mil 23 víctimas que incluyen crímenes y desapariciones forzadas por razones políticas durante el período de 1958 a 1998, representado por el binomio AD-Copei o el “puntofijismo”. De la cifra anterior, 1.475 personas fueron asesinadas y 453 desaparecidas, mientras que el resto corresponde a sobrevivientes que resultaron heridos o torturados por los organismos de seguridad de la época.

Otras cifras ofrecen que entre 5 mil y 8 mil muertos, cientos de ellos desaparecidos, fue el saldo que dejaron los gobiernos de extrema derecha en cuarenta años de "democracia" en Venezuela (1958-1998).  La historia no miente y echa por tierra los señalamientos de EEUU y sus aliados sobre la supuesta "violación de los derechos humanos" por el Gobierno Bolivariano.

Torturas, juicios sumariales, desapariciones forzadas, asesinato, intimidación, impunidad, censura y cierre de medios, criminalización y represión violenta de la protesta social, pobreza de 60 por ciento (40% extrema), deserción escolar por hambre,  analfabetismo, falta de atención médica primaria. Esto es sólo una muestra de la violación masiva de los derechos humanos promovida en la Venezuela previa a la Revolución Bolivariana, un período que muchos expertos han llamado el “puntofijismo”,  y que abarcó 40 años, desde 1958 a 1998.

El descaro de la derecha fascista es que alegan que no son violentos, que son pacifistas y buscan la paz; sin embargo, en sus pretensiones golpista han asesinados más de 40 venezolanos. Mujeres y hombres de esta hermosa Patria que no haya dudas sobre la canallada de la derecha fascistas apátridas. En estas acciones criminales está más que evidente como la derecha fascista desea entregar la soberanía a EEUU para posesionarse de nuestras inconmensurables riquezas naturales.

La conciencia social que dimana de los aparatos ideológicos de la burguesía busca dragar al pueblo y regresarlo a la barbarie del puntofijismo. Sabemos que no tiene objeto que el socialismo capitule con el capitalismo.

El Socialismo no es una carrera de lobos, ni tampoco el deseo de figuración ni el de una visión individualista, es la representación de ese devenir de la historia;  Socialismo es una filosofía social, científica. La historia descubre que la democracia necesita al Socialismo y no al revés.

El fascismo del siglo XXI no tiene pueblo por eso está derrotado, y el pueblo le está pasando factura. Negar al  Socialismo es admitir la miseria, el hambre, el crimen e ir contra la propia historia, es hacerse indigno. "El presente es de lucha; el futuro es nuestro", cristalizó el Che.

Toda la sociedad va dividiéndose cada vez más, en dos campos contrapuestos y excluyentes que se enfrentan directamente: la burguesía frente a los humildes. Está abierta la puerta de la Revolución política, social y económica.

El pueblo de Venezuela conquistó y refrendó por vía electoral al Gobierno Bolivariano para conquistar el poder y hacer las transformaciones revolucionarias. El Manifiesto Comunista alumbró al mundo y el Gigante Chávez le dio luz al pueblo venezolano y a Nuestraamérica sobre el Socialismo.

En Venezuela hay un Estado de Derecho y Justicia Social que se rige por la Constitución y quien delinque debe ser castigado. Las mujeres y los hombres de esta Patria Bolivariana, Zamorana y Chavista, deben intensificar la formación revolucionaria, hay que generar conciencia y hacernos más invencibles.

La llegada del Eterno Chávez

La llegada del Inmortal Hugo  Rafael  Chávez Frías (1999),  al poder político de la primera reserva mundial de petróleo, Venezuela, fue más que un mero triunfo electoral; marcó una nueva época, un antes y un después.

Promovida desde su campaña presidencial, el Gigante Chávez convocó inmediatamente a una Asamblea Nacional Constituyente, que sentaría las bases de un proyecto político y social único, un modelo pensado en la participación activa y protagónica del pueblo.

Una novísima Constitución fue aprobada por más del 70% del electorado venezolano el 15 de diciembre de ese mismo año en un referendo consultivo, un mecanismo hasta ahora desconocido por el Pueblo Venezolano incluyendo los pueblos Latinoamericano.

El avance de Venezuela en materia de derechos humanos no hubiese sido posible sin la victoria del Inmortal Chávez. Aquella famosa escena de juramentación como Presidente, ante una moribunda Constitución (1961),  y la apertura de un proceso constituyente que da origen a una nueva Constitución, que ya en su artículo 19 y siguientes destaca el carácter preeminente de los Derechos Humanos  como base, como pilar de la nueva Venezuela, que ofrendo el Comandante Chávez a su pueblo.

La nueva Constitución llamó la atención del mundo entero por ser una de las más modernas y con mayor reconocimiento de los derechos humanos fundamentales, abordó en detalle todo lo que un ser humano necesita para desarrollarse a plenitud e integralmente. Se trató de una  Constitución, que organizó los derechos en diferentes planos y niveles: derechos civiles, políticos, sociales, culturales, educativos, ambientales y de los pueblos indígenas, entre otras materias para la convivencia con los pueblos del mundo.

Vale recordar que durante el puntofijismo la violación a los derechos humanos era permanente, incluso con la suspensión de las garantías constitucionales que fue decretada por el gobierno adeco de Betancourt, quien  apenas asumió  el poder político aplicó el decreto que permaneció firme por 30 años.

Durante el puntofijismo la masacre del país fue determinante y la violación de los derechos humanos era permanente. Hoy en día Fedecámaras (la patronal de Venezuela) habla de los derechos económicos, y resulta que el mismo día en que se aprobó la Constitución de 1961, --repetimos-- el mismo día en que entró en vigor, Betancourt dictó un decreto en el que suspendió las garantías económicas, y ese decreto se mantuvo en vigencia en Venezuela durante 30 años.
La Venezuela de Hugo Chávez y Nicolás Maduro ha sido “cuestionada” por EEUU y sus aliados occidentales por “violar” los derechos humanos y de tener “presos políticos”, que exigen sean “liberados”.

Lo que las superpotencias no explican es que a estos políticos y militares de la extrema derecha venezolana, incursos en conspiraciones para romper el hilo constitucional, no sólo se le han respetado sus más elementales derechos humanos y procesales, incluyendo la defensa y ser visitados por sus familiares, sino que se les siguen juicios en tribunales civiles y militares, con la debida presentación de pruebas y el respeto a su integridad física.

Incluso, recientemente Leopoldo López, responsable por haber impulsado el plan desestabilizador llamado "La Salida", que pretendió por medios violentos (que arrojó 43 muertes)  el derrocamiento del presidente obrero Nicolás Maduro, concedió una entrevista telefónica a una trasnacional estadounidense de noticias. Aunque alegan que no hay libertad de expresión e información.

El monopolio de la defensa de los Derechos Humanos no lo tiene el norte, no lo tiene EEUU y sus aliados, asumirla como lo hacen es una actitud realmente hipócrita, además de arrogante, pretender levantar esas banderas quien las viola constantemente con guerras, invasiones, torturas, desapariciones,  y cuatro hojas más de etcétera.

Estos cruentos escenarios, ofrecen la trascendencia histórica que volcó al Pueblo Venezolano hacia una nueva forma de vida: digna, con la asunción del Gigante Chávez al poder político. Incluso, fue clave la decisión del Comandante Chávez en 2012 de retirarse de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.

En Venezuela no hay presos políticos. Son políticos que incurrieron en delitos al conspirar contra el Estado venezolano.  Sobre el caso de Leopoldo López, son 43 asesinatos y más de 800 personas heridas (durante las protestas violentas de 2014).  El Gobierno debería filmar las condiciones en las que se encuentran esos detenidos en Ramo Verde (cárcel militar), a ver si eso es posible en cualquier país del mundo.

Esta es la Democracia Social y Socialista que cuestiona el sindicato de naciones imperiales aglutinadas en la OTAN bajo los dictámenes de EEUU. La Democracia del Pueblo de Venezuela tiene un solo antecedente: la historia. ¡Venezuela es indestructible!

(Alberto Vargas)


07/03/2017