Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

El imperialismo tras las riquezas
de Venezuela: el Petróleo y el arco minero


::  

El mundo es un espacio con recursos cautivos en disputa por las potencias agrupadas en el sindicato de países imperiales que integran la OTAN que tienen la mirada (entiéndase objetivo)  puesta en Venezuela. Las naciones imperialistas al igual que lo hicieron en el siglo XIX buscan repartirse una vez el mundo, como si éste fuera una torta de cumpleaños. Que lejos y equivocados están. El mundo multipolar de hoy desdice del mundo unipolar de ayer. Pero la guerra por los recursos naturales (petróleo) es sin límite, está enmarcada en una “guerra total”. Y no es una película fantasiosa de Hollywood,  como lo han querido proyectar. 

La patria Bolivariana, Zamorana y Chavista, está señalada como el país con más reservas de hidrocarburos en el mundo. Raya en los 300 mil millones de barriles de petróleo. Sólo en la “Faja Petrolífera del Orinoco Hugo Chávez”, el “Bloque Boyacá” posee más crudo que toda Norteamérica combinada (desde Alaska al Golfo de México).

Luego, estas estimaciones que convierte a Venezuela y a la Faja como el reservorio de crudo más grande del planeta, se basa en una medida de 20% del factor de recobro de los yacimientos petrolíferos. Esto es, el cálculo de lo que sería extraíble en crudo extrapesado de los pozos en la Faja.

Esto no incluye el agregado de nuevas tecnologías que cambian  estos  cálculos de raíz, al punto de llevar el factor de recobro de los nuevos yacimientos de crudos extrapesados hasta un 40%, lo que casi duplicaría la base del Estado Venezolano de reservas llevándola a no menos de 550 mil millones de barriles de crudo, lo que hace de Venezuela la fuente de recursos fósiles más grande de todo el mundo, con una proyección de duración más que confiable para los próximos siglos. El poderío energético venezolano prácticamente es inconmensurable.

Además, de esta inmensa riqueza anheladas por el imperialismo, en términos de cuantía de recursos, Venezuela está cruzando el umbral del caudal de la riqueza petrolera, pues se está reorientando hacia una nueva base de patrimonio con el “Arco Minero del Orinoco”. Allí también se cierne en el contexto internacional la pretensión de dominación del imperialismo, o sea, la trama global, la geopolítica injerencista y las pulseadas de gran calado contra la patria Bolivariana, Zamorana y Chavista. Son amenazas bien visibilizadas e inocultables.

Estamos envueltos  en un mundo que con solo abrir las páginas de la historia de nuestros días observaremos, por ejemplo, cómo Irak fue invadido para desactivar armas de destrucción masiva que nunca existieron; en el que Gadaffi fue capturado y asesinado por una turba mercenaria con apoyo aéreo de la OTAN, porque presuntamente bombardeó a su población y jamás lo hizo. Paradójicamente, los días en que asesinaron a Gadaffi, fue la misma OTAN la que bombardeó una población civil e indefensa habitada por niños, niñas y adolescentes, incluyendo abuelos.

Otros datos sobre estos crímenes contra personas libres de culpa e inocentes. Según la Dirección de Información Energética de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés), las reservas de petróleo de Irak eran calculadas en el año 2003 en 112 mil millones de barriles. EEUU se apodero de suficiente petróleo con esa invasión;  apenas pasaron diez años de la invasión contra Irak, fueron por Libia por sus reservas de 65 mil millones de barriles. Son estas expresiones de las llamadas "guerras de rapiña", o guerras abiertamente perpetradas por recursos. Está ahí en esas páginas sangrienta de la historia de la humanidad, el cúmulo  Inobjetable e inocultable, de asesinatos perpetrado por el imperialismo, por la OTA en el nombre de la democracia y de los derechos humanos.

A Al-Assad lo acusan de "tirano, asesino de civiles" y para derrocarlo EEUU armó a Al-Nusra haciéndolos llamar "opositores moderados" bajo el emblema de Ejército Libre Sirio. También EEUU creó al Estado Islámico, poniéndolo a operar desde otros países invadidos como Afganistán e Irak para luego ir a Siria. Campañas orquestadas por el poder mediático, y en especial, por CNN.
Esa tiranía imperialista incluye a los países monárquicos, clericales y totalitarios donde EEUU no le molesta la falta de democracia, como sucede en los países aliados de los gringos del Golfo Pérsico.

La actuación declaradamente voraz de EEUU en esos países no obedeció a la captura de materias primas y energías para un breve período. Se trata de un abordaje integral de las fuentes de recursos para el largo plazo, en desaliento a las potencias emergentes como Rusia, China e India, que mediante el comercio y otras armas propias de países industrializados han competido con EEUU en la captación de recursos para el largo plazo, cuyo nombre propio es: Guerra sin cuartel por el Petróleo.

El Estado paramilitar global impuesto por la OTAN ha enviado mensajes por la vía de las armas. Venezuela está en la lista. Venezuela está en el ojo del huracán. Y valga decir la OTAN está alienada a los dictámenes de EEUU, el gerdamen protector del mundo y defensor de los derechos humanos, como lo ha hecho creer el poder mediático a poblaciones enteras dominadas por su inoculado miedo del cual son víctimas.

La cuantía de los recursos venezolanos implica el interés trasnacional en sus diversas expresiones y frentes. La abierta y demostrada criminalización y desestabilización frecuente de EEUU contra Venezuela y el chavismo, ambiciona quebrar el principio pluricéntrico y multipolar en el que se desenvuelve la política exterior venezolana, su relacionamiento con el mundo acorde a su base de recursos, y su visión del desarrollo en un contexto de agotamiento y caída de los centros tradicionales de poder.

Para Venezuela el imperialismo ha repensado el concepto, ha creado una denominación no menos criminalizadora un país: que "debe ser democratizado". A pesar de que posee unas de las constituciones  más avanzadas por su carácter social, económico, ambiental, étnica, en defensa de los derechos humanos, lo cual incluye una actuación de la población en un ámbito protagónico y participativo, incluso, Venezuela ha sido calificada como un país con una democracia social ejemplarizante para el mundo, etcétera. Sin embargo,  han pensado en la figura de "narco-estado", como calificativo criminalizador.

Venezuela es el único país de América Latina que da de baja en el aire y en tierra a toda aeronave narcotraficante que intente eludir sus radares y mecanismos de control aéreo. Y que ha aumentado exponencialmente la incautación del mortal mortífero de las drogas. Este plan continuo, permanente capitaneado por el  poder mediático de satanización está orientado hacia el desplazamiento del poder político en Venezuela, esto es, la pretensión de los lacayos imperialistas buscan retrotraer la República al pasado de crímenes, torturas y asesinatos de la IV república.

Por ejemplo, la parafernalia de la manipulación instauró   "la verdad" impuesta desde los centros de poder haciendo lucir a Pinochet como un "visionario" que instauró el "orden necesario" en Chile. Sin perdernos en el tiempo, allí está el golpe en Honduras, el golpe parlamentario en Paraguay, el golpe institucional contra Dilma en Brasil y en la misma Venezuela, el ascenso de facto del máximo jefe de la patronal venezolana Pedro Carmona Estanga, mientras que el Eterno Chávez era encarcelado por asesinatos que nunca ordenó.

Que nadie se engañe. Sobre Venezuela hay una agresión de espectro total belicista, una situación de asedio no convencional, una guerra asimétrica tenaz, un estado permanente de manipulación que envuelve la imposición del relato fragmentador del Chavismo, operaciones de baja intensidad para desarticular al pueblo, en el que actúa abiertamente el feroz engaño informativo de los medios de comunicación privados, incluyendo los politiqueros vende patria.

Aunada a la parafernalia de la desestabilización política, económica, social, emprendida desde los medios de comunicación social privados, espacios políticos e instancias internacionales, Venezuela cruza el umbral hacia un punto de mayor confrontación. Ahí está la desestabilización política interna y la caotización económica inducida, como parte del aterrador mosaico provocado para lograr el objetivo de la fragmentación de las formas de estabilidad interna, en lo político, social y económico.

En el ámbito externo, los intentos de aislamiento internacional, las declaratorias continuas de "país forajido" o el decreto estadounidense que califico a Venezuela  de ser un país que representa un peligro “inusual”, cuando sabemos inequívocamente que el peligro “inusual” lo representa el imperialismo yanqui una nación que posee un global de casi 900 bases militares esparcida en el mundo.

Pues bien, el Oriente Medio,  África,  América Latina son el epicentro de las turbulencias de alta intensidades aunque con diferentes componentes criminales. Por ejemplo, existen   conflictos bélicos abiertos en el norte de África y Oriente Medio. En América Latina el control formal de los hidrocarburos ejercidos por los gobiernos progresistas  del hemisferio en el ejercicio  de su soberanía, el injerencismo gringo ha operado mediante los golpes suaves implementado con guerras no convencionales o asimétricas.

En estos escenarios de conflictividad Venezuela se mantendrá en el ojo del huracán. Otro dato. América Latina, suministra el 25 % de todos los recursos naturales y energéticos que necesita el imperio. Además, en sus pueblos habitan un territorio en el que se encuentra también el 25 % de los bosques y el 40 % de la biodiversidad del globo. Es la zona que más oxígeno provee (40 % del oxígeno del mundo) y la que absorbe una mayor cantidad de dióxido de carbono, por eso, y con sobrados méritos, se le denomina el "pulmón del planeta".

Nuestraamérica no es poca cosa en la lucha mundial por los recursos y de allí la prioridad estratégica de EEUU por asegurar su control, cosa que se le ha complicado por los gobiernos revolucionarios que configuran lo que los ideólogos de Washington denominan el "eje del mal", o "el arco de la inestabilidad regional".

Como parte de la guerra planetaria por los recursos naturales EEUU reforzó su presencia militar con el establecimiento de siete bases militares en Colombia. Nunca antes un territorio sudamericano había alcanzado tal grado de injerencia militar ni siquiera en plena Guerra Fría. En las próximas dos décadas EEUU requerirá 31 % más de producción de petróleo y 62 % más de gas natural y, Venezuela  es líder mundial energético con sus vastas reservas petroleras y gas. La guerra contra Venezuela empezó hace tiempo, por eso, el objetivo prioritario de EEUU es Venezuela.

Cuando vemos las cifras que dispensa Venezuela para la inversión social, pocos países pueden mostrar un 74 por ciento de inversión social, esta lanza choca con los intereses del neoliberalismo. Tras este ejemplo, las naciones deben buscar la construcción de un nuevo orden mundial, basado en la unión de los países, que brinde paz y estabilidad al mundo, una paz que en la actualidad está seriamente comprometida por poderes fácticos.

Ante las embestidas criminales debemos darle notoriedad a la contraofensiva ejercida de manera permanente y continua,  esto es,  las acciones sin fronteras desplegadas por el presidente obrero Nicolás Maduro, en esta agresión sin tregua; sin restarle crédito a la titular de relaciones exteriores, Delcy Rodríguez, una mujer combatiente que no le tiembla el pulso para repeler las injerencias imperialistas; también está el vicepresidente ejecutivo Tareck El Aissami, poniéndole sobre la mesa las cartas a los transgresores estadounidense en su propia tierra, desmembrándole su verdadera historia de  crímenes; de la misma manera debemos valorar el desempeño del diputado Héctor Rodríguez.

En fin, Venezuela tiene contingente de mujeres y hombres que sobre sus venas sólo recorre la sangre de las otroras mujeres y hombres que desde los días primogénitos de la colonización lucharon a muerte para derrotar y expulsar al enemigo de esta Patria Bolivariana, Zamorana y Chavista. ¡Venezuela es indestructible! ¡Venezuela se respeta!

(Alberto Vargas)


02/03/2017