Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

La lucha contra la pobreza en Latinoamérica


::  

Del año 2002 al 2014 América Latina presentó una disminución de la pobreza gracias a la puesta en marcha de agendas sociales por parte de los gobiernos progresistas en la región. En el tema de reducción de la pobreza Latinoamérica ha sido reconocida como una de las regiones que más ha avanzado en el tema de justicia social y lucha contra la pobreza, en parte gracias a la llegada de los gobiernos de avanzada popular que han priorizado acciones de justicia social para favorecer a las clases humildes, excluida por los gobiernos de tinte derechista.

Durante la V Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) celebrada en enero del 2017 en República Dominicana, el Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por su sigla en inglés) José Graziano da Silva, reiteró el apoyo de la organización a los países de la región en su compromiso para la erradicación del hambre y la malnutrición.

“América Latina y el Caribe podría ser la primera región en desarrollo en erradicar completamente el hambre si todos sus gobiernos refuerzan la implementación del Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre”, precisó da Silva.

El plan de la CELAC aprobado en 2015 durante la III cumbre del organismo promueve políticas públicas integrales para reducir la pobreza, mejorar las condiciones del mundo rural, adaptar la agricultura al cambio climático, acabar con el desperdicio de alimentos y hacer frente al riesgo de desastres.

Después de las crisis de los años ´80 (La Década Pérdida) y los ´90 (la Media Década Perdida), Latinoamérica entró en un quinquenio mágico (2003-2008) dentro de una década de alto crecimiento (la Década Dorada), época en la que se produjo una considerable disminución de la pobreza en la región.

Con la llegada de los gobiernos progresistas en Venezuela (1998), Brasil (2003), Argentina (2003), Bolivia (2006), Ecuador (2007) se dio inició a un pronunciado descenso en los índices de pobreza en cada uno de estos países siendo un reflejo para los demás naciones de la región.

De acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y otros organismos regionales e internacionales entre 2005 y 2014 la incidencia de la pobreza multidimensional en la región se redujo del 39 por ciento al 28 por ciento de la población.

Aunque 167 millones de latinoamericanos siguen viviendo en pobreza. Sin embargo, hay  otro dato que demuestra el avance en la lucha contra la pobreza es la caída del índice Gini en alrededor del 10 por ciento  del 0,542 al 0,486. De forma paralela, entre 2008 y 2013, la participación en los ingresos totales del 20 por ciento de los hogares más pobres se incrementó del 5,2 por ciento al 5,6 por ciento, mientras que la del quintil más rico se redujo del 48,4 por ciento al 46,7 por ciento.

De acuerdo a la CEPAL, el año 2014 terminó con un 28 por ciento  de los latinoamericanos viviendo en situación de pobreza, --repetimos-- unos 167 millones de personas.

Entre 2003 y 2013 los índices de pobreza en Brasil pasaron de 38.7 por ciento  a 7.4por ciento, de 2002 a 2013 en Venezuela se redujo la pobreza de 48.6 por ciento a 32.1 por ciento, Argentina redujo la pobreza de 57.5 por ciento en 2002 a 27 por ciento en 2014.

Venezuela desde 2003, la reducción de la pobreza y la pobreza extrema han sido reconocidas  por las Naciones Unidas. Las mediciones de seguridad alimentaria en términos de la cantidad de alimentos disponible se miden en kilocalorías consumidas por persona al día, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Un país goza de seguridad alimentaria cuando la disponibilidad de alimentos se sitúa en al menos 2.070 kilocalorías por persona al día. Las cifras del Instituto Nacional de Nutrición validadas por la FAO muestran una tendencia al alza, con algunos altibajos, a partir de 1999, cuando la disponibilidad se situó en 2.200, hasta 2011, cuando se alcanzó un máximo de 3.500.

Ante la crisis inducida por la derecha fascista apátrida que actúa bajo los designios imperialistas, el gobierno del presidente obrero Nicolás Maduro, implementó un sistema de distribución de alimentos: los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), que se han convertido en el foco de la estigmatización de corporaciones mediáticas nacionales e internacionales.

Mientras la oposición venezolana asegura que los CLAP son un mecanismo “discriminatorio e ineficiente para la distribución de alimentos”, el Gobierno de Maduro busca hacerle frente al contrabando de extracción de alimentos, la especulación y el desabastecimiento de productos alimenticios que opera la derecha venezolana.

Grandes corporaciones mediáticas internacionales se sumaron a la campaña de desprestigio de este sistema de distribución de alimentos no solo con noticias, sino con artículos de opinión, entrevistas y reportajes que califican como “violación de los derechos humanos” a los CLAP, cuando se sabe hasta la saciedad que los CLAP fueron puestos en marcha para garantizar alimentos a la población ante la guerra económica, el boicot, el acaparamiento, el bachaqueo, y cuatro hojas más de etcétera.

De otro lado, Ecuador disminuyó la pobreza del 52.2 por ciento en 2002 a 22.49 por ciento en 2014, La pobreza en Perú pasó de 54.7 por ciento en 2001 a 23.9 por ciento  en 2013, en Bolivia la pobreza se redujo de 63.3 por ciento  en 2002 a 17.8 por ciento en 2014.

A pesar del avance dados por varios gobiernos de la región en el periodo 2002 al 2014, la llegada al poder de Mauricio Macri en Argentina (2015) y Michel Temer (2016) los índices de pobreza en ambas naciones se ha incrementado.

Según un informe presentado por la Universidad Católica de Argentina, en abril del 2016 la tasa de pobreza pasó de 29 por ciento a finales de 2015  a 34,5% en el primer trimestre de 2016,  esta cifra indicaba que a la fecha había 13 millones de personas en situación de pobreza en el país. Aunque, Macri, durante su campaña impulsó con ahínco la promesa de "pobreza cero", aseguró recientemente que es "imposible" cumplir tal promesa porque se necesitan al menos "dos décadas", es decir, 20 años para “erradicar” la pobreza.

Para Brasil el Banco Mundial estimó que para este 2017 el número de pobres aumentará en 2.5 millones de personas sumados a los 3.6 millones existentes, de acuerdo a la organización financiera  los "nuevos pobres" serán brasileños menores de 40 años de edad, residentes de zonas urbanas, que han completado al menos la enseñanza media y fueron empleadas en 2015, especialmente en el sector servicios.

Analistas han destacado que el aumento de la pobreza en Argentina y Brasil está relacionado con la puesta en marcha de políticas neoliberales que han llevado a la disminución y retiro de subsidios y ayudas económicas que beneficiaban a las personas de bajos recursos.

(Alberto Vargas)


21/02/2017