Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

La CELAC un contrapeso
para las hegemonías imperiales


::  

En diciembre del 2011 nació en Caracas, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) bajo el principio de promover la concertación política, así como los “vínculos efectivos, la cooperación, el crecimiento económico con equidad, justicia social, y en armonía con la naturaleza”, de acuerdo a lo expresado en sus objetivos.

Los Jefes de Estado y de Gobierno de todo el continente, a excepción de Estados Unidos y Canadá, creaban un mecanismo que poco a poco fue alcanzando mayor protagonismo en el ámbito extrarregional que ha servido como bloque de contrapeso para contener las apetencias imperialistas que durante siglos han venido socavando a Centro América, a los pueblos Caribeños y a Latino América. La CELAC es el anverso de la OTAN.

La Comunidad del hemisferio latinoamericano ha mantenido su compromiso con la unidad en medio de la diversidad y la búsqueda de soluciones propias, sin la injerencia externa.

Luego, a pesar de la pérdida de hombres fundamentales a la organización, como los Inmortales Comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez; o la ocurrencia de sucesos que podrían resultar adversos, como el golpe parlamentario a Dilma Rousseff, en Brasil, y la victoria electoral de Mauricio Macri, en Argentina, la CELAC no ha sido fracturada.

Vale decir, la integración más allá de las diferencias: la región contiene la mayor cantidad de materias primas estratégicas del mundo y, de conjunto, sus naciones equivalen a la tercera potencia económica a nivel global. Consciente de ello, el bloque apuesta por construir consensos y lograr relevancia en el entorno internacional, como de hecho está ocurriendo y está evidenciado en la V Cumbre.

Hace apenas unos días finalizó en República Dominicana la V Cumbre, en la cual diversos líderes del área reconocieron el valor que ha adquirido la Comunidad como instrumento conciliador e interlocutor reconocido en todo el mundo.

Según Gaston Brown, por ejemplo, el primer ministro de Antigua y Barbuda, la organización “ha emergido como un espacio político y sociocultural exitoso y un activo estratégico importante para nuestros pueblos en el hemisferio”.

El establecimiento del Foro CELAC-China, la participación en el mecanismo birregional con la Unión Europea (UE), además de otras herramientas de diálogo político y cooperación con India y Rusia, constituyen pruebas de su impacto en escenarios multilaterales. Asimismo, en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), su voz dialoga con otros países como Japón, Turquía y Corea del Sur.

En los eventos la CELAC debate temas tan trascendentes como la pobreza, el financiamiento para el desarrollo, la seguridad alimentaria, la migración, las cuestiones de género, el desarme nuclear, los derechos campesinos, entre otros. En la recién finalizada cita, Cuba tuvo una presencia relevante y la Declaración Final pide la devolución a la isla del territorio de Guantánamo ilegalmente ocupado por una base naval de EEUU, tras exisgir el fin del bloqueo estadounidense al archipiélago.

Uno de los momentos más notables de la integración regional que propicia el CELAC fue la aprobación de la Proclama de la región como Zona de Paz, resultado de la II Cumbre en La Habana (2014), pues el documento marca una pauta en el modo de relación entre sus 33 Estados miembros y también con el resto del mundo. El texto define soluciones basadas en el respeto y la cultura del diálogo y prohíbe el uso de la fuerza ante posibles conflictos. Democracia integral, integradora y protagónica.

“Es imprescindible establecer cursos de acción comunes y hacer más efectiva la gestión de la CELAC”, expresó en la V Cumbre el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la Mayor de las Antillas, asegurando que, “nunca ha sido más necesario marchar por el camino de la unidad”.

El líder cubano reiteró la posición de principios en política exterior sostenida por la Revolución que la coloca del lado del proyecto Bolivariano Venezolano; de los acuerdos de paz en Colombia; del derecho a la autodeterminación y la independencia en Puerto Rico; de la batalla ecuatoriana contra las transnacionales que dañan la Amazonía; de la lucha contra la manipulación mediática que intenta opacar los éxitos de la Bolivia con Evo Morales; y expresó su permanente solidaridad con los expresidentes brasileños Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva; entre otros pronunciamientos.

Venezuela

El presidente obrero de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, resaltó en la V Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que el diálogo en Venezuela, más temprano que tarde, generará resultados que ayudarán al fortalecimiento de la democracia y la paz en el país. En ese sentido dijo: "Agradezco todo el apoyo que la CELAC que de manera unánime, y por consenso está dando a los diálogos de paz que he convocado junto a Unasur, al Papa y con tres expresidentes de España, República Dominicana y Panamá, con sectores de la oposición venezolana.

Asimismo, el primer mandatario nacional, reconoció el apoyo en los procesos que se han llevado a cabo, durante el diálogo, por lo que reiteró:  "Agradezco el apoyo por tan difíciles procesos que han sido necesarios llevar adelante, y estoy seguro que más temprano que tarde coronarán con acuerdos que van a ayudar al fortalecimiento de la democracia, de la paz y de la estabilidad, en nuestra amada Venezuela".

Maduro, propuso la creación de una agenda de consulta y decisiones presidenciales con los temas centrales de la vida económica, comercial, financiera, política, migratoria, cultural, de paz y desarrollo de la región. En ese sentido manifestó: "Podría establecerse un mecanismo de consulta permanente para abordar todos los temas de realidad de nuestra América y del mundo. Asumiéndose con los temas vitales de nuestro continente. Tengo la certeza de que nuestra región unida, con un criterio común logrará revertir cualquier decisión que pretenda afectar la vida de nuestro pueblo y logrará imponer la justeza en defensa de nuestro pueblo".

Asimismo, Maduro se mostró optimista por los retos alcanzados y porque este siglo XXI ha empezado bien para América Latina y el Caribe.
"Que estemos aprobando un documento central con los grandes temas de la región y los países del mundo ya es una señal positiva, que debe ser reafirmada", precisó.

Por otra parte señaló, que en encuentros privados, se han planteado un conjunto de preocupaciones y propuestas que van marcar los años por venir de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

"Vamos con un conjunto de retos, de propuestas y de ideas, los viejos proyectos de Washington forman parten de los libros obsoletos. Este siglo XXI debe ser nuestro siglo", enfatizó.

Durante la sesión plenaria de Jefes de Estado y de Gobierno, Maduró afirmó que se está construyendo un nuevo consenso en América Latina, y que  ha sonado la hora de una nueva unión para América Latina y el Caribe, para encarar los retos económicos y financieros.

 "Venezuela hace un gran llamado a la unión y ponerse al servicio de los pueblos pata gestar una nueva unión, es necesaria, hemos tomado la decisión de reconocer que ha habido cambios por lo que nos necesitamos más que nunca, encarar juntos, unidos, los retos de este mundo que se conmueve y se mueve".

Asimismo, Maduro, agradeció a los 33 Estados de la comunidad de nuestro hemisferio por haber incluido en la declaración central y definitiva de esta Cumbre al apoyo a Venezuela de rechazo, y solicitud de derogatoria del Decreto del expresidente gringo Barak Obama que declaró a Venezuela como una “amenaza inusual contra la seguridad de los Estados Unidos”.

(Alberto Vargas)


30/01/2017