Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

La Asamblea Nacional vulneró al Estado de Derecho y Justicia Social


::  

 

La Asamblea Nacional (AN), está en el limbo. Perdió sus facultades de legislar. Sus representantes más papistas que el Papa irrumpieron el orden constitucional, toda vez que su presidente metió a la mayoría parlamentaria de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), por un atolladero en el que eventualmente puede haber hasta sanciones penales, políticas y administrativas. El Ministerio Público le fue delegada esa responsabilidad sancionatoria. En otras palabras, las diputadas y los diputados de la derecha están al margen de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Leamos. A juicio de la Sala Electoral y la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), “…la Constitución es suprema en tanto es producto de la autodeterminación de un pueblo, que se la ha dado a sí mismo sin intervención de elementos externos y sin imposiciones internas. Así, la Constitución viene a ser, necesariamente, la norma fundamental a la cual se encuentran vinculadas las múltiples formas que adquieren las relaciones humanas en una sociedad y tiempo determinados. De allí que la Constitución ostente, junto con el ordenamiento jurídico en su totalidad, un carácter normativo inmanente; esto es, un deber ser axiológico asumido por la comunidad como de obligatorio cumplimiento, contra cuyas infracciones se activen los mecanismos correctivos que el propio ordenamiento ha creado”. Siendo, pues, que “el Derecho se identifica precisamente por constituir un mecanismo específico de ordenación de la existencia social humana”.

De otro lado refiere, el Alto Tribunal de la República: “…o bien la Constitución controla cualquier acto legislativo que la contradiga, o bien el legislativo podrá alterar la Constitución por una Ley ordinaria. Entre esa alternativa no hay término medio. O la Constitución es un derecho superior o supremo, inmodificable por los medios ordinarios, o está al mismo nivel que los actos legislativos y, como cualquier otra Ley, es modificable cuando al Legislativo le plazca hacerlo. Si el primer término de la alternativa es verdadero, entonces un acto legislativo contrario a la Constitución no es Derecho; si fuese verdad el segundo término, entonces las Constituciones escritas serían intentos absurdos, por parte del pueblo, de limitar un poder que por su propia naturaleza sería ilimitable. Ciertamente, todos los que han establecido Constituciones escritas contemplan a éstas como formando el Derecho supremo y fundamental de la nación, y, consecuentemente, la teoría de los respectivos gobiernos debe ser que una Ley del legislativo ordinario que contradiga a la Constitución es nula”.

Luego, tras estos argumentos sobre lo que es una Constitución, la AN procedió al margen de la Carta Fundamental a la juramentación de Julio Ygarza, Nirma Guaruya y Romel Guzamana, en fecha 28 de julio de 2016, como diputados, pese a que sobre éstos había una averiguación en la Sala Electoral por cuanto su elección  no ha sido legitimada ya que presuntamente hubo fraude electoral en la votación que los eligió. En este escenario inconstitucional todos  los actos de la AN son “nulos absolutamente hasta que se mantengan incorporados los referidos ciudadanos. Y se reservan todas aquellas acciones o procedimientos judiciales a que haya lugar”, sentenció el TSJ.

La Sala Constitucional, advierte que el desacato se traduce en la nulidad absoluta de los actos emanados de la AN, por la contravención expresa a un mandato judicial, que desde luego vulnera y desconoce claramente la noción de Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia consagrados en la Constitución. “Lo anterior --aduce la Sala Constitucional-- no significa que se esté haciendo nugatorio o impidiendo el ejercicio de las competencias y atribuciones que detenta la Asamblea Nacional, sino que las mismas deben ser ejercidas dentro del marco del ordenamiento constitucional, lo cual significa, en relación al caso que nos ocupa, que la Asamblea Nacional asuma una conducta acorde con los principios y valores constitucionales y democráticos, y proceda ajustada a derecho, cumpliendo las decisiones judiciales emanadas de los distintos órganos jurisdiccionales del país…”.

En tal sentido, la Sala Constitucional precisa que la participación o intervención directa o indirecta en las actuaciones desplegadas por la mayoría parlamentaria de la AN en contravención al ordenamiento constitucional y en contumacia a las decisiones emanadas por los órganos jurisdiccionales del país, generará las correspondientes responsabilidades y sanciones constitucionales, penales, civiles, administrativas, disciplinarias, éticas, políticas y sociales en general necesarias para salvaguardar la eficacia del Texto Fundamental que se ha dado democráticamente el pueblo venezolano, a través del proceso constituyente, para procurar su convivencia pacífica y promover su bienestar.

De aquí que el TSJ en Sala Constitucional, sentenció “Se DECLARA que resultan manifiestamente inconstitucionales y, por ende, absolutamente nulos y carentes de toda vigencia y eficacia jurídica, los actos emanados de la Asamblea Nacional, incluyendo las leyes que sean sancionadas, mientras se mantenga el desacato a la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia”.

Esto significa que la AN tampoco podrá designar para el período correspondiente al año 2017 la nueva junta directiva. Por lo que, está planteado ante la contumacia de la AN al haber infringido la Constitución Bolivariana su disolución, medida que le correspondería al TSJ en Sala Plena.

(Alberto Vargas)


29/12/2016