Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

La Historia está de nuestro lado


::  

El andamiaje que se ha estructurado para desmontar los movimientos socialistas carece de una fundamentación objetiva. Una de las tesis más pregonadas es la que utilizan para infundir miedo tras argumentar que el socialismo es un dogma contrario a la suprema felicidad. Esta habilidad para engañar es tan artificiosa, ya que es al revés el asunto; el socialismo es inspiración y acompaña a las mentes creativas, y es opuesto a todo lo indigno y contrario al capitalismo en todas sus manifestaciones.

El socialismo va hacia la búsqueda de una sociedad integrada, donde cada sujeto está dotado de su propia individualidad que sea responsable socialmente; preparado para el trabajo creador y una vida con sentido, desprovisto del martirio del egoísmo y de la explotación y de toda clase de irracionalidad individualista.

Marx y Engels sintetizaron el socialismo, así: “…en la que el desarrollo libre de cada uno es la condición para el desarrollo libre de todos”. Es una asociación. De la misma manera, el Che Guevara, precisó que: “La Revolución no es, como pretenden algunos, una estandarizadora de la voluntad colectiva, de la iniciativa colectiva, sino todo lo contrario, es una liberadora de la capacidad individual del hombre”, tras afirmar que “la nueva sociedad en formación tiene que competir ferozmente con el pasado”.

La legendaria revolucionaria, Rosa Luxemburgo, asesinada cuando apenas tenía 27 años, acerca del socialismo concretizó: “La suerte del movimiento socialista no depende de la democracia burguesa, sino que es la suerte de la democracia la que depende del movimiento socialista”. Esto es, la democracia no es más viable en la medida en que la clase obrera abandona la lucha por su emancipación, sino en la medida en que el movimiento socialista se robustece lo suficiente para hacer frente a las consecuencias reaccionarias de la política mundial y del abandono burgués de la democracia.

Por tanto, quien desee el fortalecimiento de la democracia también debe querer el fortalecimiento del movimiento socialista, y no su debilitamiento; quien abandona la lucha por el socialismo, abandona también el movimiento obrero y la democracia. La dirección sobre esta transición debe estar sujeta a la autocrítica bien equilibrada. Se trata de la emancipación de los hombres y las mujeres, la felicidad social y del amor de cada mañana, de cada noche, de todo día hermoso.

El Che escribió que el revolucionario está “motivado por grandes sentimientos de amor” aunque esto pueda “parecer ridículo” en la política burguesa. Es la necesidad de un “nuevo hombre” creado mediante la participación responsable en una sociedad incluyente. El Libertador Simón Bolívar, dijo: “El gran poder existe en la fuerza irresistible del amor”; también puntualizó: “El amor a la libertad me ha forzado a seguir un oficio contrario a todos mis sentimientos”. En estas citas y afirmaciones, está conformado el pensamiento político de todas y todos los revolucionarios y las revolucionarias.

Paradójicamente quien se aparte de estas consideraciones que encarnan un compromiso con la historia, está desfasado históricamente, muerto en vida; precisamente, esto es lo que personifica el actual proceso que se ventila en la Patria de Bolívar y del Eterno Hugo Chávez, la liberación de los pueblos de Nuestraamérica.

En consecuencia, la criminal derecha fascista, que es la canalla del martirio que está sufriendo nuestro pueblo con sus incitaciones criminales y busca desviar al pueblo de quienes en verdad son sus verdaderos enemigos histórico, es decir, la oligarquía, la burguesía y el imperio.

Tras la manipulación informativa de los medios de comunicación social privados se utiliza la miseria humana que ellos mismo han sembrado con fines inescrupulosos; son los fascistas lo que están asesinando al pueblo, y están generando escases, boicot, acaparamiento, guerra cibernética y financiera, entre otras aberraciones, para ir contra la fuerza del socialismo que sembró hace 18 años el Eterno Chávez . Hay que entender, digerir, concientizar, de una vez por todas que los revolucionarios de esta Patria estamos en el camino verdadero y la historia está de nuestro lado. Que nadie se equivoque.

(Alberto Vargas)


16/12/2016