Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

Homenaje al recordado
Dr. Emigdio Cañizales Guédez


::  Dr. Emigdio Cañizales Guédez

“En mi vive un obrero,
Un campesino,
Un artesano vive,
Vive un hombre de ciencia,
Vive un hombre de letras,
Y un soldado”



Con este verso se autoretrataba el camarada
Emigdio Cañizales Guédez,
natural de Chejendé, Estado Trujillo.

Prensa Inpsasel (22-10-2016) Hoy le rendimos el más sentido y cálido homenaje al recordado, Emigdio Cañizalez Guedez, médico, poeta, gurrillero, soñador y filósofo pintor, es considerado el padre de la medicina en los procesos de trabajo.

Nació en Chejendé, en las azules montañas del estado  Trujillo, el 22 de octubre de 1922, en tierra natal que amó y sobre la cual escribió en varios ensayos; en la segunda década del siglo pasado, se caracterizó siempre como un luchador social. Desempeñándose  como médico en materia de seguridad y salud en el trabajo, fue comunista desde los 17 años de edad, defensor incansable de la clase trabajadora e impulsor de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat) y de la creación del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel).
 
Se empeñó,  en dedicar su vida a lograr el mayor beneficio para los trabajadores del país, a él le debemos haber iniciado los estudios sobre la medicina del trabajo, en la Universidad Central de Venezuela, y el progreso en el país en materia de legislación para la protección, la higiene, la salud y seguridad de todos los trabajadores.

Una de sus participaciones más importantes fue la coredacción de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat), instrumento legislativo en vigencia desde 1986 y reformado en 2005- la cual, además de haber creado el Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel), ha fortalecido cada vez más la cultura preventiva.

Emigdio, se destacó como  columnista en periódicos tales como: Tribuna Popular, Últimas Noticias, Cantaclaro y El Nacional. En 1961, en plena lucha armada en nuestro país, fue uno de los redactores de Tribuna del Este, órgano comunicacional del PCV durante la época de clandestinidad. 

El 19 de marzo de 2003, publicó en el diario Últimas Noticias uno de sus últimos artículos donde cuestionó el rol equivocado de agentes políticos que estaban asumiendo algunos comunicadores sociales en contra del Comandante Hugo Chávez Frías. Cañizales Guédez, escribió allí acerca de la indignación que sentía por la tergiversación de los hechos por parte de los medios de comunicación y su tendencia de solo mostrar un lado de la realidad para beneficiar a determinados intereses políticos y económicos.

Desde temprana edad fue un gran educador y formó a varias generaciones de médicos ucevistas a quienes los dotó de herramientas y conocimientos para que supieran identificar las causas de las enfermedades en las condiciones de trabajo y la relación que existe con su aparición y el sistema de explotación impuesta por el capitalismo en los procesos productivos.

Participó en la fundación de la Sociedad Venezolana de Medicina del Trabajo, la Sociedad Venezolana de Toxicología Clínica y la Sociedad Venezolana de Salud Pública. Coordinó la Comisión Presidencial de Riesgos Profesionales y allí produjo el Informe de la Comisión Presidencial de Riesgos Profesionales y el primer anteproyecto de la Lopcymat.

En 1986 junto a Pedro Ortega Díaz logró que el antiguo Congreso aprobara la Lopcymat en medio de un fuerte rechazo del sector empresarial y la derecha. Sin embargo, los sectores empresariales y puntofijistas de la IV República no permitieron la aplicación de este instrumento legal y es por ello que la Lopcymat quedó prácticamente engavetada y el Inpsasel confinado a una pequeña oficina y alejada de los trabajadores. Esta realidad cambió totalmente cuando el Comandante Chávez arribó al poder en 1998.

Falleció en 2005 a los 82 años de edad dejando un gigantesco legado al servicio de la clase trabajadora venezolana. “Con los trabajadores siempre, contra los trabajadores nunca”, insistía desde su corazón.


2510/2016