Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

Pedro Pascual Abarca,
uno de los grandes luchadores
por la salud y la vida de la clase trabajadora


::  

Pedro Pascual Abarca, nació un 23 de octubre de 1939, en los Valles de Quibor. Su madre una campesina y su padre un obrero de tintorería fueron quienes le transmitieron un sinnúmero de valores, que en el tiempo serían reforzados por sus inclinaciones de líder social.

Cursó materias como: organización, economía y política entre 1971 y 1973 en Moscú, Rusia; participó en innumerables cursos, congresos, encuentros y talleres, relacionados a la salud y seguridad laboral, a la actividad sindical y a las ideas político- sociales.

Para 1957, cuando contaba con 18 años de edad y con una formación de operador de calderas, Pedro al igual que sus 15 hermanos, se incorpora como obrero planchador y calderero en una tintorería, allí empieza a conocer la dura realidad que vivían los trabajadores comenzando a vivir en carne propia las jornadas de trabajo de 14 y 16 horas y el maltrato de los dueños de tintorerías.

Esta experiencia lo sensibilizó y lo llevó a plantearse el convertirse en dirigente sindical para luchar ante las injusticias cometidas por muchos patronos con sus trabajadores.

Pedro Abarca, fue  uno de los grandes luchadores venezolanos por la defensa de la vida y la salud de los trabajadores, hombre de amplia trayectoria, quien fuera uno de los responsables de impulsar la Lopcymat en el año 1986.

De los 45 años como dirigente sindical, dedicó 30 a la defensa de la vida y salud de los trabajadores, desempeñando una infatigable labor de organización de los Comités de Higiene y Seguridad Industrial como espacio de participación de las trabajadoras y trabajadores.

Demostró con su visión política revolucionaria la necesidad de crear la cultura de prevención basada en el estudio profundo y la organización de la clase trabajadora para mejorar las condiciones y medio ambiente de trabajo, vislumbrando la importancia de la creación de organismos del Estado especializados en la materia.

Por eso funda en 1990, con un grupo de trabajadores y profesionales, el Centro de Formación Laboral y Sindical del estado Lara (Cenforlasin), para la capacitación y asesoría de sindicatos y trabajadores, además de promover la apertura de la carrera de Técnicos Superiores Universitarios Tecnológicos de Barquisimeto y la apertura del Postgrado de Salud Ocupacional de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado.

Pedro Pascual Abarca, se desempeñó como asesor del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel), aportando todas sus ideas y conocimientos en la materia de Salud en el Trabajo. Por otro lado, también se dedicó a la conducción del espacio radial “Salud de los Trabajadores”, a través de Radio Crepuscular en Barquisimeto, Estado Lara.

En el año 1996 le amputaron la pierna derecha y en el 2001 la pierna izquierda. A partir del 2002 sus riñones dejaron de funcionar y debió someterse a diálisis. Sin embargo, la vida también premió a Pedro, pues contó con Bernarda Torres, “la Negra”, su esposa y compañera de lucha, quien además de obrera planchadora era una militante comprometida.

Pedro se entregó en cuerpo y alma a la lucha revolucionaria y nunca su condición de salud limitó su compromiso ético y político con sus hermanos y hermanas de clase. De hecho, fue asesor de la Asociación Regional de Ciegos del estado Lara y del Centro de Rehabilitación de Ciegos Jóvenes y Adultos (Fundaciego del estado Lara).

Este incansable luchador falleció el 2 de agosto de 2004 en Barquisimeto, estado Lara, dejando bien plantada su semilla. Su legado es y será reconocido por el sector que bien representó a lo largo de su vida, las trabajadoras y trabajadores, quienes siempre verán en él a un líder comprometido con la causa emprendida en beneficio de la clase trabajadora.

Sin ninguna pretensión, este obrero poeta compartió su experiencia y visión sobre el amor, la revolución, la amistad, la lucha y la naturaleza. En uno de sus escritos fechados en 1991, Pedro nos alertaba: “El cielo será gris, la arena será roja, el mar rojo será negro, el petróleo cambiará de precio y el águila alzará su vuelo con el pico ensangrentado y su mirada volverá a Latinoamérica”.


24/10/2016