Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

Inpsasel recuerda a pioneras de la salud ocupacional: María Alejandra Bolívar
y Olga Montilla


:: María Alejandra Bolívar
: Olga Montilla

 

Prensa Inpsasel (26.08.16) Un Día como hoy, 26 de agosto, se cumplen 9 años de la partida de María Alejandra Bolívar y Olga Montilla, fundadoras del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel), organismo que hoy les rinde tributo por su constancia y compromiso con la clase obrera. Estas insignes luchadoras fallecen el mismo día, pero en circunstancias y lugares distintos. En Venezuela, ambas son pioneras en materia de salud y seguridad en el trabajo.

Bolívar, nace el 11 de noviembre de 1957, en Caracas, en el seno de una familia de luchadores, lo cual asume el compromiso revolucionario. Cursa bachillerato en el liceo Andrés Bello, donde despunta como líder estudiantil de gran capacidad oratoria. Estudió Comunicación Social, en la Universidad Central de Venezuela y se convierte en una de las primeras periodistas que cultiva la fuente y el tema de la salud laboral. Luego más tarde hace un postgrado en Salud Laboral en la Facultad de Medicina en la (UCV).

El 15 de octubre de 2002, María Alejandra, se integra en el seno de la familia del Inpsasel, por lo que muchos hasta ahora la recuerdan como la madre del Inpsasel, e impulsadora de la salud y seguridad laboral en Venezuela.

Olga Montilla: “Icono” de la Salud Ocupacional

Olga Montilla, fue una de las pioneras y fundadoras de la Dirección Estadal de Salud de los trabajadores (Diresat), en Carabobo, y se desempeñó como una de las dos primeras médicas ocupacionales que tenía la institución en sus inicios, cuya labor fue fundamental en la atención de una gran demanda de trabajadores y trabajadoras urgidos de atención médica. También, se hacía llamar “Soldado”. Uno de sus objetivos, era ver el Inpsasel fortalecido y que sus integrantes siguieran la misión de luchar por la vida y la salud de la clase trabajadora.

Olga Montilla, médica ocupacional del Inpsasel, se autodefinía como una verdadera revolucionaria y afirmaba que su sueño era ver consolidada esta institución en todo el país y la lucha por la vida y la salud de la clase trabajadora.

Como la mejor de las jardineras, Olga María Montilla, sembró un mar de esperanzas cuyos frutos los trabajadores y trabajadoras ya comienzan a cosechar; sin embargo, la tarea no ha terminado, ahora le toca plantar el arco iris, para que cada vez que éste nos regale sus colores, recordemos los trabajadores y trabajadoras a una heroína anónima, cuyos valores y principios más que una lección constituyen un ejemplo a seguir.

Sus compañeros la describen como una mujer sensible ante las necesidades de las trabajadoras y trabajadores enfermos. Dos de los casos que se adueñaron de su tiempo fueron la intoxicación masiva de los trabajadores del hospital del Seguro Social de La Ovallera, en el estado Aragua, y los 228 contaminados con mercurio de la antigua planta de cloro soda de la Petroquímica de Venezuela, (Pequiven).

Hoy, a nueve años de su siembra, los hombres y mujeres del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales, reconocen el legado y el amor de María Alejandra Bolívar y Olga Montilla. Para muchos, ambas siguen vivas en cada una de los rincones del Inpsasel y en todas las Diresat de Venezuela.


26/08/2016