Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

Inpsasel rindió homenaje al Gigante Hugo Chávez Frías con emotivo recital de poesía


:: Moraima Rodríguez Tenías, profesora de castellano y literatura en la Upel Maracay, afirmó que el Comandante Chávez fue un maravilloso fabulador y narrador
: Luis Ramírez Rojas, cultor popular, recitó pasajes de Cuentos del Arañero, libro que compila las vivencias del Comandante durante su infancia en Sabaneta, Barinas
: Este conversatorio se efectuó en el marco de múltiples actividades que organizan los trabajadores del Inpsasel para conmemorar el cumpleaños 62 del Gigante

Prensa Inpsasel (22.07.16)  Con poesía, anécdotas y conciencia revolucionaria, las servidoras y los servidores públicos del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel) realizaron el viernes 22 de julio en la parroquia La Candelaria, Caracas, un emotivo recital poético que rindió homenaje al Comandante Supremo Hugo Chávez Frías.

El conversatorio “Chávez, poética de un pueblo alzado” contó con la participación de Moraima Rodríguez Tenías, profesora de castellano y literatura en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador de Maracay, activista del Movimiento Afrodescendiente en Venezuela, poeta y narradora; y de Luis Ramírez Rojas, cultor popular, titiritero y miliciano bolivariano.

Se recitaron pasajes de “Cuentos del Arañero”, libro que compila las vivencias del Comandante durante su infancia en Sabaneta, Barinas. “Con este texto podemos profundizar sobre todas las facetas, sabiduría e imaginario de este hombre de causa justa, militar y revolucionario venezolano”, afirmó Rodríguez Tenías. “Son las palabras de un Presidente que vivió, amó y que nos enseñó a ser mejores personas”, resaltó.

“Chávez fue un maravilloso fabulador y narrador oral a través de un discurso sencillo y humano que solo tienen los hombres y mujeres del pueblo. Logró comunicarse con la palabra y el amor. Contó grandes historias de su vida que visibilizaron a los venezolanos y despertaron la conciencia popular”, indicó.

“El Comandante vive hoy y renace cada día cuando el hombre, la mujer, el anciano y el obrero son reivindicados por la Revolución Bolivariana. Fue un gran ser humano porque nos enseñó que el camino más hermoso para consolidar la paz lo alcanzamos a través de su ejemplo”, destacó.

Luis Ramírez Rojas, por su parte, aseguró que Chávez cambió la historia cuando convocó a los pueblos de Venezuela y Latinoamérica a derrotar al Imperio estadounidense. “Con su humanidad, solidaridad y fraternidad pudo comenzar la construcción de la Patria socialista. La derecha no podrá quitarnos jamás la soberanía, ni la libertad”, expresó.

“Chávez utilizó la palabra para desenmascarar los eufemismos de los gobiernos del puntofijismo para agredir la lucha de clases. Nuestra lucha por vida, el amor y la verdad va en contra de la perversión de la oligarquía. También nos hizo comprender que nuestro gran enemigo es el capitalismo”, acotó.

Durante el encuentro se intercaló la lectura del texto “De Scheherezade al Arañero de Sabaneta”, escrito por Rodríguez Tenías. “El pensamiento es clave para entender lo que vivió Hugo Chávez, nuestro alimento diario es la palabra y con ella construimos espacios cósmico para la conversación”, apuntó.

Este conversatorio se efectuó en el marco de la Cátedra Comandante Supremo Hugo Chávez Frías, espacio de participación creado por las servidoras y los servidores públicos de la sede principal del Inpsasel, y es la primera de múltiples actividades que organizan las trabajadoras y los trabajadores de esta institución para conmemorar el cumpleaños 62 del Gigante de la Revolución Bolivariana el próximo 28 de julio.

(Richard Becerra)

“De ahí salía con mi carretilla llena de lechosa
y de naranjas a venderlas en la barquillería.
Así se llamaba la heladería, y me daban de ñapa
una barquilla. Era mi premio y una locha para
comprar qué sé yo qué cosas. Bueno, de ahí vengo.
Cuando yo muera quiero que me lleven allá,
a ese pueblo que es Sabaneta de Barinas, y me
conformaré con una cosa muy sencilla, como la
abuela Rosa Inés”

Hugo Chávez Frías
en “Cuentos del Arañero”, capítulo “Confidencias”


¿Tú sabes lo que yo hacía? Me lanzaba con
mis hermanos y Laurencio Pérez, el otro que le
decíamos “El Chino”. El único que no se subía
era el “Gordo Capón”. El “Gordo Capón” no
podía subirse, era el dueño del único bate y la
única pelota Wilson, así que ese era cuarto bate
aunque se ponchara. Uno se lanzaba barúuu,
barúuu. El hombre de la selva. Yo prefería ser
Barú que Tarzán. Barú era africano. Uno caía, se
“espatillaba” contra los topochales y mi abuelita,
pobrecita, que en paz descanse, salía con las
manos en la cabeza: “¡Muchacho, te vas a matar,
bájate de ahí, mira que el Diablo anda suelto!”

Hugo Chávez Frías
en “Cuentos del Arañero”, capítulo “Confidencias”


22/07/2016