Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

La Misión Ribas cumple sueño
a trabajadores y trabajadoras de Inpsasel
y el MPPST de culminar su bachillerato


:: Servidoras y servidores públicos del MPPST y de las sedes de Miranda, Vargas y Distrito Capital del Inpsasel
: Luis Mosqueda (derecha) tiene 50 años de edad y es obrero de Servicios Generales en Inpsasel
: Doris Cordero labora desde hace 25 años en el Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social de Trabajo

Prensa Inpsasel (13.06.16) 11 trabajadoras y trabajadores del Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social de Trabajo y del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel) culminaron sus estudios de bachillerato gracias a una iniciativa articulada entre las autoridades de estos organismos y la Misión Ribas.

Felicidad, satisfacción, esperanza y grandes sueños se reflejan en los rostros de estas servidoras y servidores públicos que después de casi tres años de esfuerzo, dedicación, estudio y lectura han cumplido con todos los requisitos académicos para obtener merecidamente su título de Bachilleres Integrales de la República Bolivariana de Venezuela.

Clever Briceño, gerente de Recursos Humanos de Inpsasel, explicó que este programa educativo se impulsó en colectivo con el Centro de Encuentro para la Educación y el Trabajo (CEET), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social de Trabajo, y el objetivo fundamental fue la promoción del crecimiento personal y profesional de los trabajadores y las trabajadoras.

“Trabajamos para continuar apoyando el mejoramiento de los trabajadores de nuestro instituto e incluirlos en todas las oportunidades que brindan las misiones sociales que ha creado el Gobierno Bolivariano”, dijo. “Estamos contentos de haber contribuido con el éxito de esta promoción de graduandos y ahora les daremos todo el respaldo para que se incorporen a la Misión Sucre y, de esta manera, alcanzar su título universitario”, resaltó.

TRABAJO Y CONOCIMIENTOS EN COLECTIVO

La Misión Ribas brinda una valiosa oportunidad a trabajadores y trabajadoras de todas las edades que debido a diversas causas no pudieron terminar la secundaria y, a partir de allí, ampliar sus horizontes laborales, académicos, económicos y sociales.

En esta jornada participaron la Fundación Misión “José Félix Ribas”, la Misión Saber y Trabajo, y el CEET. Los trabajadores y las trabajadoras cursaron materias tales como matemáticas, historia, lenguaje, geografía, inglés y formación ciudadana.

La metodología consistió en videoclases de fácil comprensión, lecturas y análisis que promovían el conocimiento, la investigación y la realización de tareas en colectivo. Los cursantes recibieron la asistencia oportuna de las facilitadoras y los facilitadores de la Misión Ribas.

“NUNCA ES TARDE PARA APRENDER”

Luis Mosqueda tiene 50 años de edad y es obrero de Servicios Generales en la sede principal del Inpsasel. Vive en la parroquia 23 de Enero, oeste de Caracas. No pudo culminar el bachillerato durante su adolescencia porque tuvo que trabajar para ayudar a su familia. “Dejé de estudiar porque en la IV República no había oportunidades. Gracias a la Revolución Bolivariana pude terminar mi bachillerato”, destacó. “En la Misión Ribas no importa la edad sino la voluntad y el deseo de mejorar”, dijo. “Me gustó reencontrarme con matemáticas, química y lenguaje”. “Doy gracias al Comandante Chávez, al Inpsasel y a mi familia por esta gran oportunidad que me dieron para lograr este sueño”, afirmó.

Randy Guerra (53) es trabajador en el área de almacén. Vive en San Agustín del Sur. Expresó que está feliz por haber alcanzado esta importante meta académica. “En la IV República todo era muy difícil y tuve que comenzar a trabajar cuando cumplí 16 años. He trabajado como mensajero, kardista y almacenista”, señaló. “Mis principales motivaciones para terminar mi bachillerato fueron las ganas de echar para adelante y mi hija”. Comentó que durante esta etapa pudo ayudar a su hija con las tareas escolares de bachillerato. “Nunca es tarde para aprender ni tampoco para salir adelante. Aprovechemos esta oportunidad que la Revolución Bolivariana le ofrece al pueblo”, concluyó.

Zorelis Mendoza (50) es supervisora de mantenimiento en la sede principal. Vive en la Avenida Libertado, Caracas. Tiene 3 hijos. Trabaja en Inpsasel desde hace seis años. “Terminé mi bachillerato porque quería saborear el triunfo de esta meta que no pude lograr en mi juventud. Agradezco al Gobierno Bolivariano del Presidente Maduro y al Inpsasel por esta iniciativa que beneficia a los trabajadores. Nunca es tarde para hacer realidad los sueños. Ahora mi reto es la Misión Sucre, quiero tener un título universitario y lo lograré”, dijo.

“GRACIAS A INPSASEL Y A LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA”

Doris Cordero (58) labora desde hace 25 años en el Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social de Trabajo. Tiene cuatros hijos. “El compañerismo entre los alumnos de la Misión Ribas fue muy importante para alcanzar este sueño”, dijo. “Siempre es posible conquistar nuestros propósitos en la vida, solo falta ponerle mucho corazón y empeño a todo lo que uno se proponga a realizar. Tenía mucho tiempo que no estudiaba y aun así me encantó volver a vivir esos momentos de estudio y amistad que pareciera que solo son posibles en la juventud y en el bachillerato”, afirmó.

Henry Bolívar (59) labora en el área de seguridad y tiene siete años trabajando en la institución. “Todos los días me encargo de recibir a las trabajadoras y los trabajadores que necesitan los servicios, información y la atención de Inpsasel. “Terminar esta etapa es un logro grandioso en mi vida, es un sueño que comenzó en mi juventud y que solo pude culminar en mi adultez. Llegar a esta meta fue posible gracias a Inpsasel, también a la responsabilidad y las ganas de nosotros mismo de ser bachilleres”, dijo. “Las matemáticas me trajeron muchos recuerdos porque pasé muchos apuros con esta materia en mi juventud”, recordó.

Rubisela Denis (46) es aseadora en la sede principal y afirma que realiza su labor con mucho amor por Inpsasel. Trabaja en la institución desde hace 10 años. Tiene 6 hijos y vive en la Avenida Victoria. “Quiero seguir creciendo como persona y profesional y por eso tomé la decisión de inscribirme y terminar mis estudios. La Misión Ribas e Inpsasel me motivaron a culminar esta meta. Ahora quiero estudiar a nivel universitario la carrera de enfermería porque es mi sueño desde niña”, agregó.

INPSASEL EN LA COMUNIDAD

Como trabajo especial de grado –requisito indispensable para aprobar su graduación- los estudiantes tomaron la decisión de construir en colectivo un proyecto comunicacional que denominaron como “Inpsasel en la comunidad” y cuyo objetivo consistió en la divulgación de los servicios que ofrece nuestra institución en beneficio de la vida y la salud de la clase trabajadora venezolana.

“Las comunidades de las parroquia La Candelaria y el 23 de Enero fueron muy receptivas cuando les llevamos toda esta información. Tuvimos la oportunidad de explicarles cuáles son las funciones que cumple el Inpsasel y, asimismo, el contenido de la Ley Orgánica del Trabajo de las Trabajadoras y los Trabajadores y de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo”, dijo Luis Mosqueda, trabajador.

“Invito a mis demás compañeros y compañeras de trabajo que no han culminado su bachillerato a participar en la Misión Ribas, esta es una gran oportunidad que garantiza el proceso revolucionario”, dijo finalmente Henry Bolívar.

El 17 de noviembre de 2003, el Comandante Supremo Hugo Chávez Frías creó la Misión Ribas para ofrecer oportunidades a jóvenes y adultos que desean cursar o terminar su bachillerato y seguir luego el nivel universitario con la Misión Sucre. La Misión Ribas ha graduado a un millón 776 mil venezolanos que se encontraban fuera del sistema educativo tradicional y que se han incorporado de lleno en el desarrollo económico y social de la Patria.

(Rayder Rojas/Richard Becerra)

: “Las matemáticas me trajeron muchos recuerdos”, dijo Henry Bolívar, trabajador en el área de seguridad
: “Agradezco al Gobierno Bolivariano del Presidente Maduro y al Inpsasel por esta iniciativa”, afirmó Zorelis Mendoza
: Randy Guerra, de 53 años, es trabajador en el área de almacén
: Rubisela Denis es aseadora en la sede principal de Inpsasel y afirma que realiza su labor con mucho amor por el instituto

13/6/2016