Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

Pedro Pascual Abarca,
gran maestro de la clase trabajadora


: “Paz, unión y prosperidad. Ese es el mensaje de hoy a tres años de la partida del comandante Hugo Chávez”, instó el presidente Nicolás Maduro

Prensa Inpsasel (02.08.16) El 2 de agosto de 2004, falleció en Barquisimeto, estado Lara, Pedro Pascual Abarca, maestro de la seguridad y salud en el trabajo, incansable líder sindical, comunicador social, educador, poeta, promotor de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (LOPCYMAT) y fundador del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (INPSASEL).

Nació el 23 de octubre de 1939, en Valles de Quíbor, Lara. Fue hijo de una trabajadora del campo y de un obrero de tintorería, ejemplos que marcaron su camino de la lucha obrera. En 1957, con 18 años de edad, fue planchador y calderero en la tintorería donde trabajaba su padre y sus hermanos. Allí enfrentó las difíciles condiciones laborales tales como jornadas de 16 horas diarias, altas temperaturas, ausencia de equipos de protección personal e injusticias de los empleadores.

En 1958 se incorporó al círculo de formación de los obreros tintoreros y lavanderos que coordinaba su padre, y luego participó en la creación del sindicato de trabajadores de este sector en la entidad larense. En 1961 se inscribió en el Partido Comunista de Venezuela donde militó durante 44 años. Entre 1963 y 1965 fue director regional de la Federación Sindical del Estado Lara y miembro de la dirección nacional de la Central Unitaria de Trabajadores de Venezuela.

A mediados de la década de los 70 investigó junto al dirigente sindical Emmi Croes y el médico Emigdio Cañizalez Guédez la relación entre la salud y el trabajo. Desde entonces, la defensa de la vida y la salud ocupacional formó parte fundamental de su vida y se entregó a la formación y organización de la clase trabajadora venezolana.

Participó de manera activa y protagónica en promover la aprobación de la LOPCYMAT en el año 1986; impulsó la organización de los comités de higiene y seguridad industrial; y en 1990 fundó el Centro de Formación Laboral y Sindical del Estado Lara. Asimismo, fue presidente de la Federación de Sindicatos del Estado Lara fue, asesor de la Asociación Regional de Ciegos del Estado Lara, del Centro de Rehabilitación de Ciegos Jóvenes y Adultos (Fundaciego de Lara) y del Centro de Formación Academia de Danza y Folklore Barquisimeto.

Promovió la apertura de la carrera de Técnicos Superiores Universitarios en Higiene y Seguridad Industrial en el Instituto Universitario Tecnológico de Barquisimeto con la finalidad de fortalecer las actividades que se venían realizando para la creación de una institución pública en materia que vigilaría esta materia y que se logró en 2002 gracias al Comandante Hugo Chávez Frías.

Libró una dura batalla contra la diabetes que durante muchos años afectó su salud. En 1979 perdió el sentido de la vista y luego se deterioraron sus condiciones físicas. Aun así continuó su lucha junto a su esposa, Bernarda Torres, su querida “Negra”, con quien se apoyó para leer, escribir, investigar y seguir defendiendo los derechos de la clase obrera.

“Fue un hombre sencillo como todos los verdaderos revolucionarios, un hombre amoroso y respetuoso con sus camaradas y compañeros, capaz de dar la vida por sus ideas”, recuerda Lailén Batista, médico ocupacional y Gerente General del Inpsasel. “Convencida estoy que la lucha de mi maestro, fue impulsada por el fuego sagrado, la llama interna, la verdadera fuerza que empuja y alimenta la vida de un comunista: el amor, el amor por la humanidad, por la naturaleza, por la vida y sobre todo por el derecho de todos y todas a vivir en paz y felices”, agrega.

Pedro Pascual Abarca, dejó un inmenso legado que es reconocido por las trabajadoras y los trabajadores que hoy reivindican su memoria. Su voz sigue viva en el corazón de los servidores públicos del Inpsasel y en toda la clase obrera, su pensamiento se ha multiplicado por miles en las fábricas y en los procesos de trabajo, su recuerdo es referencia de compromiso, honestidad y consecuencia revolucionaria, y su nombre continuará en la vanguardia de las luchas de los trabajadores por continuar consolidando una sociedad más justa, solidaria y socialista.

“Dos Chacales”, poema con autoría de Pedro Pascual Abarca

Disfrazados de obreros, llegaron a la casa de los
trabajadores, con lenguajes intransigentes,
combatientes de la corrupción, sólo un tiempo
después supimos eran dos chacales disfrazados
de obreros.
Dijeron muchas veces en discursos virulentos
que amaban la clase obrera y sólo querían
babosearla, vivir de ella, venderla y amarrarla
al carro del atraco, eran dos chacales
disfrazados de revolucionarios.
Juraron ante estatutos, en presencia de
quienes creyeron en ellos, que los respetarían,
sólo cumplieron con pisotearla y buscaron la
maniobra y la mentira como arma de trabajo,
sólo eran dos chacales disfrazados de obreros.
Enemigos de la educación y la organización
para las obreros, ellos saben que formar
obreros, es entregarle un fusil para cazar
chacales disfrazados de obreros.

Pedro Pascual Abarca

02 de agosto de 1992


04/03/2016