Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

El Comandante reivindicó derechos
históricos de la mujer trabajadora


: "Chávez fue el redentor de las mujeres en el Siglo XXI", afirmó María León
: Lailén Batista, médica con especialidad en salud ocupacional y gerente general del Inpsasel, destacó que las mujeres han sido fundamentales en la lucha por la seguridad y salud en el trabajo

Prensa Inpsasel (08.03.16) Durante 17 años la Revolución Bolivariana, y gracias a la visión y esfuerzo del Comandante Supremo Hugo Chávez Frías, ha impulsado la creación de leyes, instituciones y espacios de participación con el objetivo de fortalecer la defensa de los derechos sociales, laborales y humanos de la valiente mujer venezolana.

Estos avances socialistas se erigen como importantes referencias en América Latina y el resto del mundo en el ámbito de la legislación que apunta a reivindicar luchas feministas que llevan siglos, afirmó María León, exministra de la Mujer y exdiputada revolucionaria de la Asamblea Nacional.

“Nuestro Comandante Hugo Chávez abordó todos los problemas económicos, sociales y políticos del pueblo, y tuvo especial sensibilidad por las necesidades de los más débiles, es decir, de las niñas y niños, afrodescendientes, personas con discapacidad, adultos mayores, trabajadores y, por supuesto, de nosotras las mujeres”, destacó.

Señaló que este proceso de cambios profundos en beneficio de la madre, ama de casa y la trabajadora comenzó en 1999 con la aprobación a través del voto del Soberano de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. “La Asamblea Nacional Constituyente incluyó en el texto constitucional las reivindicaciones sociales y derechos de la mujer”, apuntó.

“VAMOS A DERROTAR LA GUERRA ECONÓMICA” 

Explicó, al respecto, que el Artículo 88 de la Constitución Bolivariana establece que el Estado garantizará la igualdad y equidad de hombres y mujeres en el ejercicio del derecho al trabajo. Cabe agregar que en dicho Artículo se indica que el Estado reconocerá el trabajo del hogar como actividad económica que crea valor agregado y produce riqueza y bienestar social, y que las amas de casa tienen derecho a la seguridad social de conformidad con la ley.

“Fueron muchos años de batalla sin lograr respuesta hasta que llegó el Comandante para hacer respetar todos nuestros derechos”, dijo. “Chávez es el redentor de las mujeres en el Siglo XXI, nos redimió en el trabajo, en el hogar, en la discapacidad y en la adultez mayor”, resaltó.

Al ser consultada sobre el tema de la guerra económica, León señaló que la misma utiliza tácticas psicológicas, criminales y paramilitares para destruir la paz y tranquilidad de las madres, trabajadoras y amas de casa. “Es una estrategia para atemorizar al pueblo. Nosotras somos herederas del Libertador Simón Bolívar y de Chávez, y esas amenazas de la burguesía no nos dan miedo. Esa guerra económica la vamos a derrotar”, enfatizó.

“Las mujeres y la Patria entera saldremos fortalecidas de la guerra económica. Nosotras hemos acatado el llamado del Presidente Nicolás Maduro para incorporarnos a los 14 motores productivos y agroalimentarios y el corazón se me rebosa cuando veo como en los barrios y urbanizaciones el pueblo está desarrollando la agricultura urbana”, indicó.

: "El 50 % de la población venezolana son mujeres", destacó Doris Acevedo, docente e investigadora
: "Debemos profundizar las conquistas sociales que ha logrado la mujer", señaló Aimara Borges, médica ocupacional y profesora de la Universidad de Carabobo

JUSTICIA DE GÉNERO Y JUSTICIA SOCIAL

“El 50 % de la población venezolana son mujeres y somos el 40 % de la fuerza laboral del país”, resaltó Doris Acevedo, docente e investigadora del Postgrado de Salud Ocupacional del Instituto de Altos Estudios “Dr. Arnoldo Gabaldón” (IAES), con sede en Maracay, estado Aragua, y del Centro de Estudios en Salud de los Trabajadores de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Carabobo, núcleo Aragua.

“Somos la mitad del país y esta importancia se multiplica en el mundo del trabajo”, agregó Acevedo quien actualmente dirige en el IAES el programa “Mujer, Trabajo y Salud”, un proyecto de investigación y formación que se ha implementado durante más de veinte años.

“A finales del Siglo XIX el movimiento laboral mundial que defendió los derechos de las mujeres nació a partir de las luchas de las trabajadoras asalariadas”, añadió. “En Venezuela una de las primeras protestas de las mujeres trabajadoras se realizó en el Siglo XIX cuando hubo una huelga de panaderas que exigían mejores salarios y condiciones adecuadas para trabajar”, agregó.

Indicó que un avance significativo es que la Ley Orgánica del Trabajo de las Trabajadoras y los Trabajadores, promulgada por el Comandante Chávez, mencione a la mujer como factor social fundamental en el proceso social del trabajo. “La mujer además de formar parte de la fuerza laboral del país también desempeña un importante trabajo reproductivo biológico y social, es decir, criar y educar a sus hijos, y esta es una labor que también es reivindicada en la Constitución”, puntualizó.

“El reto es lograr que las mujeres tengamos las mismas oportunidades y tener justicia de género y social en el reconocimiento de nuestro valor social, político, económico y cultural”, agregó.

FORMACIÓN Y CONOCIMIENTO

“Debemos avanzar y profundizar en las conquistas sociales que ha logrado la mujer y, particularmente, en el campo de la salud laboral”, señaló Aimara Borges, médica con especialidad en salud ocupacional, profesora jubilada de la Universidad de Carabobo, colaboradora de las líneas de investigación del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel) y militante de la lucha por la defensa de la salud de los trabajadores desde hace 25 años.

“Existe el falso mito de que el trabajo de las mujeres es de bajo riesgo y al respecto las investigaciones científicas han determinado que nosotras laboramos en puestos de trabajo que nos llevan a adquirir de manera paulatina y crónica los trastornos músculo-esqueléticos y también a sufrir desgaste emocional o psicosocial”, indicó.

Precisó que los estudios científicos apuntan a destacar, por ejemplo, que las maestras se enferman del síndrome de Burnout o síndrome crónico del trabajador y la trabajadora que sufre de estrés laboral y que las mujeres se discapacitan debido a lesiones en la columna vertebral. “Estos problemas deben seguir recibiendo respuesta de las instituciones del Estado desde el punto de vista del ordenamiento jurídico y a través de la movilización de las mujeres”, apuntó.

“La formación y el conocimiento de las mujeres trabajadoras son fundamentales para exigir el cumplimiento de sus derechos y, por ende, para revertir las condiciones de riesgo en su puesto de trabajo en procura de resguardar su vida y su salud en las entidades laborales”, agregó.

LAS MUJERES IMPULSARON ACTIVACIÓN DEL INPSASEL

Lailén Batista, médica con especialidad en salud ocupacional egresada del IAES y gerente general del Inpsasel, afirmó que desde 2002 los principales avances y logros de este organismo para brindar atención a la mujer trabajadora se han enfocado en la prevención de las causas de los accidentes de trabajo y las enfermedades de origen ocupacional.

“Con la reforma de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat) se visibiliza a la mujer trabajadora con la perspectiva de género. En la reforma de la Lopcymat de 2005 se incluyó el Artículo 11, numeral 7, donde se ordena la especial atención que debe recibir la mujer trabajadora con la finalidad de establecer criterios y mecanismos que garanticen la igualdad de oportunidades que impidan su discriminación”, explicó.

Agregó que, asimismo, en los Artículos 14 y 15 se estable la protección a la maternidad y la seguridad y salud en el trabajo. “Para continuar consolidando estos objetivos el Inpsasel impulsa otro logro importante con el Plan Nacional de Formación Permanente donde se integra la perspectiva de género”, precisó.

Indicó que la mujer que labora en Inpsasel es revolucionaria y está comprometida con la misión histórica de proteger la vida y la salud laboral. “El 49.6 % son facilitadoras; el 61.5 % son inspectoras; el 60 % son médicas ocupacionales, terapeutas, psicólogas, trabajadoras sociales y enfermeras”, resaltó.

Batista recordó a mujeres valientes tales como Olga Luzardo quien participó en la huelga petrolera de 1936, a la camarada revolucionaria María León quien en los años 80 se incorporó a esta lucha y, asimismo, a académicas que contribuyeron con la creación de la Lopcymat y el Inpsasel tales como las doctoras Nilia Rodríguez, Maigualida Barrera, Gloria Alicia Cabezas, Alcira Ferrer, Luisa Sánchez, Sara Vera y Dilia Petit.

En los años ’90 movimientos de mujeres de Aragua, Lara y Caracas donde se destacaron las médicas Laura Castillo, Aimara Borges, Priscilla López, Doris Acevedo, Argelia Rodríguez, Olga Roldán, la obrera Rosa Pérez y María Alejandra Bolívar. “Una vez activado el Inpsasel se incorporó a esta lucha las médicas Olga Montilla y Nancy Lozano quienes jugaron un papel fundamental para darle estructura y organización al instituto”, dijo.

Batista reconoció la labor de Bernarda Torres, compañera de vida de Pedro Abarca, incansable dirigente obrero que formó a generaciones de médicos ocupacionales y obreros a pesar de su discapacidad visual. “El esfuerzo de nuestra querida Negra, como le decimos cariñosamente, fue fundamental”, acotó.

Destacó, finalmente, que las mujeres profesionales, técnicas y obreras del Inpsasel dan lo mejor de su esfuerzo, dedicación y conocimiento para garantizar un servicio de calidad que impacte positivamente sobre condiciones dignas, seguras y saludables para la clase trabajadora.

(Richard Becerra)


4/03/2016