Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

TESTIMONIO / YO CONOCÍ AL COMANDANTE CHÁVEZ

Cristóbal Jiménez, diputado del Psuv y cantante llanero, recuerda al Gigante

“Chávez fue mi hermano y amigo”


:

 

Prensa Inpsasel (06.11.15) “Conocí al Comandante Chávez en 1983, en Elorza, Apure, nueve años antes de la rebelión del 4 de Febrero. Él era Capitán del Ejército y por esos días organizaba las fiestas tradicionales que cada 19 de marzo se celebran en San Fernando. Se acercó y me invitó a cantar en ese evento. Allí comenzó nuestra amistad”.

Cristóbal Jiménez, diputado del Partido Socialista Unido de Venezuela por Apure, exconstituyente firmante de la Constitución Bolivariana, y cantante de música llanera, recuerda así al camarada revolucionario, al Gigante, a su fraterno y querido amigo.

“Canté en esa fiesta y me dijo que me quedara porque iban a cocinar una ternera pero yo, la verdad, no podía parrandear mucho porque al día siguiente tenía una presentación en Maracay”, apunta.

CANTACLARO BARINÉS

Tiempo después se volvieron a encontrar en Apure y juntos cruzaron el río Arauca en una chalana que casi se hunde porque se le había metido el agua, cuenta. “Era de madrugada y tuvimos que esperar hasta las 8 de la mañana para seguir el camino. Amanecimos hablando de Bolívar y música llanera”, agrega.

“Chávez cantaba y componía canciones. Era un cantaclaro que aprendió a cantar mientras escuchaba a Radio Barinas, Radiodifusora Venezuela, Rumbos, Continente, y a cantantes tales como Francisco Montoya, Eneas Perdomo, Ángel Custodio Loyola y Carrao de Palmarito”, añade.

Cuando entraba a la Academia Militar los cadetes exclamaban “¡Llegó Furia!” y era porque él cantaba un corrío del Carrao dedicado a un caballo. “Cuando lo mandaron a la frontera apureña estrechó amistad con los compositores y conoció el sufrimiento de las etnias yaruro y cuiba -masacrados en 1967, en el hato La Rubiera-”, destaca.

“Su pensamiento político maduró en ese lugar. Allí comenzó a pensar y sistematizar su proyecto patriótico para defender al campesino del latifundio y acabar con el atropello que había contra el pueblo mediante la ejecución de las ideas bolivarianas”, afirma.

EL ÚLTIMO COPLERO

A partir de la rebelión del 4F, Chávez pasó a ser entonces protagonista de los corríos llaneros, explica. Fueron creadas canciones tales como “Carta al Comandante Chávez” –grabada por Jiménez-, “Aquel 4F” –con Luis Lozada, El Cubiro- y “El Comandante de acero” –de Luis Canaguá-. “Hay más de mil canciones dedicadas a Chávez”, resalta.

A quienes lo conocimos en los años 80 nos sorprendió gratamente que aquel hombre que cantaba con nosotros y era amigo de los indígenas y pescadores llegara a la Presidencia con ese ímpetu arrollador que parecía dormido en el pueblo, añade.

Fueron muchas las ocasiones donde le cantó “El Corrío de Maisanta”, “Poesía, copla y sabana”, “Motivo llanero” y “El último coplero”. “Tuve la oportunidad de cantar una canción suya, El Corrío del Catire Acosta Carles. También escribió los temas Luna roja de Yare, Despedida de Mantecal y Palabreo de Bolívar y los cuales todavía están inéditos”.

Asimismo, conservo dos cartas que me envió en 2005 y en 2008 con motivo de mi cumpleaños, afirma Jiménez. “En una me escribió que en 1983 su espíritu revolucionario y de lucha se afianzó luego de haber escuchado mi canción El Último Coplero. Era un tema se lo ponía a sus soldados cuando los formaba”, indica.

SU LEGADO COMIENZA

Considera que el Comandante fue el máximo divulgador de las tradiciones culturales venezolanas. “Nos metió el llano en el alma, revivió el amor por la música llanera. En sus actividades nacionales e internacionales estaba presente la música llanera. Tuve la oportunidad de acompañarle a Paraguay, Ecuador, Panamá y Cuba, y allí siempre estaban el arpa, el cuatro y las maracas”, subraya.

Cristóbal Jiménez asegura que Chávez fue un hombre surgido del corazón del pueblo y que logró el liderazgo mundial. “Qué alto voló mi hermano y amigo. Creo que todavía no hemos comprendido la magnitud de su ideario político, integracionista y libertario”, acota.

“Su pensamiento está más vivo que nunca, lucha contra el Imperio más poderoso del planeta sigue vigente, y su legado apenas está comenzando a desarrollarse para beneficio de los pueblos de Venezuela y Latinoamérica”, concluye.

(Richard Becerra)

 


09/12/2015