Gobierno Bolivariano
Gobierno Bolivariano

Durante 74 años la etnia jira-jaras
derrotóal Imperio español


: La actividad se realizó en la sede principal del Inpsasel, en el marco de la Cátedra Comandante Supremo Hugo Chávez Frías
: La ponencia fue ofrecida por José Vivas, psicólogo, profesor de historia y coordinador del Instituto Geográfico de Venezuela Simón Bolívar
: La belleza física de las mujeres jira-jaras deslumbró a los invasores y la misma todavía se mantiene en la actualidad

 

Prensa Inpsasel (30.10.15) La heroica resistencia de la etnia venezolana jira-jaras contra las tropas del Imperio español, su valentía, valores y riqueza cultural fueron abordados durante un conversatorio que se realizó el viernes 30 de octubre en La Candelaria, Caracas, con la participación de los trabajadores y la comunidad.

El encuentro se efectuó en la sede principal del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel) y contó con la ponencia de José Vivas, psicólogo, profesor de historia y coordinador del Instituto Geográfico de Venezuela Simón Bolívar, ente adscrito al Ministerio del Poder Popular de Planificación.

“Los jira-jaras fueron disciplinados, grandes productores, creían en la igualdad y participaban en todas las actividades de su organización social; tenían una concepción integral y sólida de la sociedad y la religión; y se reconocían y respetaban entre sí como seres humanos. Las mujeres y los hijos eran lo más importante de su estructura”, explicó.

Indicó que esta población desciende de los Caribes y su lengua era la jirajarana. Ocupó la región montañosa de Falcón y parte de Yaracuy, Trujillo y Lara. Desde Nirgua combatió con eficacia táctica al enemigo y durante 74 años derrotó y mantuvo a raya al Imperio.

Su lucha contra los invasores persistió durante cuatro generaciones: desde septiembre de 1530 -cuando se produjo su primer encuentro con los españoles- hasta julio 1628 al librarse el último combate que tuvo lugar a orillas del Río Nirgua y que acabó con un ejército enemigo agotado y sin pólvora, refirió.

Agregó que sus hazañas y triunfos militares fueron borradas por los cronistas españoles porque causaban vergüenza, envidia y temor en las tropas extranjeras.

Los nombres de los caciques y guerreras tales como Parífano, Parifanelo y su mujer Cuchichama, Yaritagua, Paracaje y Nirva atemorizaban a los soldados españoles, destacó.

De igual manera, señaló que los jira-jaras ocasionaron 15 mil bajas en las filas invasoras. “Fueron expertos en el combate cuerpo a cuerpo, sabían detectar cuáles eran los flancos débiles y a partir de allí desplegaban sus técnicas de guerra”, explicó.  

“El pueblo venezolano heredó el espíritu combativo de los jira-jaras porque en el Siglo IXX derrotamos junto al Libertador Simón Bolívar al ejército más poderoso del mundo. Hoy nos toca hacer lo mismo que los jira-jaras, es decir, derrotar la guerra económica que mantiene hoy el Imperio de Estados Unidos contra Venezuela”, dijo.

Resaltó que la belleza física de las mujeres jira-jaras deslumbró a los invasores y la misma todavía se mantiene en la actualidad. Al respecto, narró un episodio en el cual el pintor de la corte de Madrid pidió la captura de una de ellas para usarla como modelo para un cuadro: cuando ambos se quedaron solos en el estudio, la joven indígena tomó un puñal y mató al hombre y seguidamente se suicidó. Los testigos dijeron que ya al borde de la muerte, la mujer dijo en su lengua: “Depamilia Buratá” o “Solo la familia es buena”.

El psicólogo y profesor de historia, José Vivas, aseveró que la historia de los jira-jaras es muy hermosa y que debe ser estudiada por los estudiantes y los trabajadores. “Tenemos que insistir en el conocimiento y la lectura de manera constante”, acotó.

Cabe destacar que esta actividad se realizó en el marco de la Cátedra Comandante Supremo Hugo Chávez Frías, espacio creado por las servidoras y los servidores públicos del Inpsasel para la formación permanente y la elevación de la conciencia de la clase trabajadora y el pueblo venezolano.

(Richard Becerra)


30/10/2015