PEDRO ABARCA A 15 AÑOS DE SU PARTIDA FÍSICA

Pedro Pascual Abarca, nació un 23 de octubre de 1939, en los Valles de Quibor, Estado Lara. Su madre una campesina y su padre un obrero de tintorería fueron quienes le transmitieron un sinnúmero de valores, que en el tiempo serían reforzados por sus inclinaciones de líder social.

Para 1957, cuando contaba con 18 años de edad y con una formación de operador de calderas, Pedro al igual que sus 15 hermanos, se incorpora como obrero planchador y calderero en una tintorería, allí empieza a conocer la dura realidad que vivían los trabajadores comenzando a vivir en carne propia las jornadas de trabajo de 14 y 16 horas y el maltrato de los dueños de tintorerías.

Esta experiencia lo sensibilizó y lo llevó a plantearse el convertirse en dirigente sindical para luchar ante las injusticias cometidas por muchos patronos con sus trabajadores.

No pasó mucho tiempo para que Pedro Abarca entendiera cuál era su misión de vida. En un momento coyuntural en la historia contemporánea venezolana, en el año 1958, los sucesos políticos y las discusiones con su padre le fueron despertando la conciencia de clases, cosa que lo hace tomar la decisión de incorporarse a un círculo de discusión y formación política de obreros tintoreros y lavanderos que coordinaba su padre y así empieza a participar en la creación del sindicato de trabajadores de tintorerías y lavanderías del Estado Lara.

Pedro Abarca, en poco tiempo, se convierte en un dirigente obrero por convicción y vocación de servicio, caracterizándose por su personalidad decidida y liderazgo. En el año de 1961 ingresa a las filas del Partido Comunista de Venezuela (PCV), donde se destaca por su activismo en el seno del movimiento obrero y en el cual militó por más de 44 años.

Para 1963, forma parte de la dirección regional de la Federación Sindical del Estado Lara y en 1965 es elegido como miembro de la dirección nacional de la Central Unitaria de Trabajadores de Venezuela (CUTV)

A mediados de los años 70 Pedro Abarca empieza a sistematizar el estudio de la relación entre salud y trabajo, de la mano del dirigente sindical Emmi Croes y Emigdio Cañizalez Guédez, en ese instante comprende que este aspecto es vital en la lucha de los trabajadores y lo incorpora como un área prioritaria de su quehacer sindical, entendiendo que la capacitación, educación y organización son las mejores armas que tienen los trabajadores para defender su salud y su vida en el trabajo.

Pedro Abarca participa activamente en el impulso del Proyecto de la Ley Orgánica de Prevención, Salud y Seguridad Laborales hoy la LOPCYMAT que es aprobada y entra en vigencia en 1986; desempeña una incansable labor de organización de los comités de higiene y seguridad industrial como espacio de participación de los trabajadores, comprendiendo que solo la educación y la organización son los medios más eficaces que tienen los trabajadores para defender sus derechos. En 1990, funda con un grupo de trabajadores y profesionales, el Centro de Formación Laboral y Sindical del Estado Lara (Cenforlasin), como un espacio para la capacitación y asesoría de sindicatos y trabajadores.

Entre las múltiples actividades en las que ha participado, están las ligadas a las funciones que ejerció como Secretario Nacional Ejecutivo de la Central Unitaria de Trabajadores de Venezuela (CUTV). También fue presidente de la Federación de Sindicatos del Estado Lara (Fesinlara), fue Director del Departamento Nacional de Salud y Trabajo de la CUTV.

Por otra parte, Pedro Abarca ejerció como Funcionario de Reclamo de los Sindicatos: Sintra Gastronómico, Sintra Plástico, Sintra Reencauchadora, Sintra Oleica, Sintra Fundisa y Sintra Suneispuco; fue asesor de la Asociación Regional de Ciegos del Estado Lara, del Centro de Rehabilitación de Ciegos Jóvenes y Adultos (Fundaciego del Estado Lara) y del Centro de Formación Academia de Danza y Folklore de Barquisimeto.

En 1995, participó activamente en la elaboración de la propuesta del Plan Nacional de Salud de los Trabajadores. En 1996 es designado Coordinador de la Comisión Regional de Salud de los Trabajadores del Estado Lara y bajo su dirección se elabora el primer Plan Regional de Salud de los Trabajadores de este Estado. También, colaboró con el Centro de Estudios de Salud de los Trabajadores del Estado Aragua y ayudó con el Postgrado de Salud Ocupacional de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado (UCLA).

Pedro Abarca fue el primero en promover la apertura de la carrera de Técnicos Superiores Universitarios en Higiene y Seguridad Industrial en el Instituto Universitario Tecnológico de Barquisimeto y la apertura del Postgrado de Salud Ocupacional de la UCLA, porque consideraba que ese era un elemento importante para fortalecer las actividades en pro de la creación de un instituto encargado de velar por la prevención de accidentes laborales y la salud de los trabajadores.

Su actividad no se limitó al Estado Lara, sino que impulsó la educación y organización de los trabajadores para la defensa de la salud y la vida en el trabajo en los Estados Aragua, Carabobo, Portuguesa, Yaracuy, Zulia, Falcón y Anzoátegui.

Incontables causas lo impulsan hacia el logro del bien común, la reivindicación de los derechos del trabajador a la salud, seguridad y una mejor calidad de vida. Fue colaborador de la escuela de Formación Obrera del Estado Aragua, Asesor del Movimiento Sindical Clasista “La Jornada” del Estado Anzoátegui, sólo por nombrar algunas de las actividades en las que ha estado involucrado.

De su primer matrimonio nacen tres hijos, dos hembras y un varón con los cuales comparte algunas de sus etapas de crecimiento y desarrollo.

Años después conoce y se casa con Bernarda Torres “la Negra”, obrera – planchadora de la tintorería- donde él era dirigente sindical, convirtiéndose ésta en su valiosa y fiel compañera quien asume la tarea de ayudarlo en todo, cuando el queda ciego producto de la diabetes que lo venía aquejando desde hacía tiempo.

A lo largo de su vida, Pedro Abarca recibió diversos reconocimientos por su obra a favor de los trabajadores más vulnerados en sus derechos a la salud y la seguridad laboral, entre los honores de los que fue objeto se puede mencionar: el reconocimiento de Honor al Mérito como Organizador del Sindicato Nacional de Secretarias Educacionales, fue nombrado Orador de Orden en la sesión Especial con motivo de conmemorarse el Aniversario de la Desaparición Física de Vangó Caripá, por parte de la Alcaldía del Municipio Iribarren y Cámara Municipal, recibió también la Orden de la Clase Obrera en su Categoría Única y la Orden de la Clase Obrera en su Segunda Clase. Para el mes de abril de 2002 en el acto de lanzamiento del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (INPSASEL), en el Teatro Municipal de Caracas, recibe la Orden Mérito al Trabajo por su intachable labor en pro de la salud de los trabajadores y trabajadoras del país.

Pedro Abarca libró una batalla constante con la diabetes que desde hace muchos años venía afectando su salud. Para el año 1979 ya había quedado ciego, posteriormente sus condiciones físicas se ven deterioradas cuando en el año 1996 le amputan la pierna derecha y para el año 2001 le amputan la pierna izquierda. Aunado a los problemas a las que estuvo expuesto se une un nuevo quebranto, puesto que para el año 2002 se le dañan totalmente los riñones teniendo que recibir diálisis.

Pedro Pascual Abarca, se desempeñó como asesor del INPSASEL, aportando todas sus ideas y conocimientos en la materia de Salud en el Trabajo. Por otro lado, también se dedicó a la conducción del espacio radial “Salud de los Trabajadores”, a través de Radio Crepuscular en Barquisimeto, Estado Lara.

Este incansable luchador a favor de la clase obrera dejo de existir, en fecha 2 de agosto de 2004 en Barquisimeto, Estado Lara, dejando bien plantada su siembra, sobretodo en INPSASEL. Su legado es y será reconocido por el sector que bien representó a lo largo de su vida: los trabajadores y trabajadoras, quienes siempre vieron en él a un líder comprometido con la causa obrera emprendida en beneficio de los trabajadores y trabajadoras.

Por todo su legado, Pedro Abarca es y será una referencia de compromiso, honestidad y consecuencia revolucionaria en las luchas de los trabajadores y las trabajadoras, su nombre vivirá por siempre en los combates por alcanzar una sociedad más justa, solidaria para todos, convirtiéndose en un ejemplo del hombre que se sobrepone a las dificultades para dar lo mejor de sí, con un amor infinito hacia sus hermanos y hermanas de clase.

Desde INPSASEL honor a Pedro Abarca.

Prensa: INPSASEL

Alberto Vargas