MICHELLE BACHELET: UNA VISITA QUE HA SIDO BENEFICIOSA PARA EL PUEBLO DE VENEZUELA

En noviembre de 2018 por instrucciones del presidente Constitucional Nicolás Maduro, el canciller Jorge Arreaza entregó una carta de invitación en la sede de las Naciones Unidas en Ginebra a la Alta Comisionada de Derechos Humanas, Michelle Bachelet, para visitar formalmente el país, la cual quedó materializada en un clima de convivencia, cordialidad y paz.

Siete meses tardó la diplomática en hacer efectiva su visita. En el que se han registrado acontecimientos que han pretendido vulnerar al Estado de Derecho y Justicia Social del suelo patrio e intentos frustrados de golpes de Estado con final aciago para los ideólogos de un plan que comenzó con una foto al amanecer en las inmediaciones de la base militar de La Carlota en Caracas, el pasado 30 de abril.

Siete meses después de aquella carta formal en Ginebra, el Gobierno de Nicolás Maduro está más fortalecido y el chavismo más cohesionado a pesar de la innegable crisis financiera y económica que sufre el país ocasionada por

múltiples factores que la Alta Comisionada se ha dedicado a investigar en su visita.

“He visto en dos días lo que podría haber visto en cinco”, bromeaba ella misma al final de la jornada del viernes 21 de junio, en su única declaración a la prensa durante su breve gira.

La visita de Bachelet, se produce para el investigador Geoff Ramsey, de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), “en un momento muy oportuno porque el próximo 5 de julio hay una reunión del Consejo de Derechos Humanos en la que se van a presentar las conclusiones de esta visita”, comentó.

El movimiento de la escena internacional es otro de los factores que marcan esta visita esperadísima por unos y otros. “Hay un proceso de negociación en Oslo que todavía sigue activo. EEUU ha señalado que podría aceptar el resultado de un proceso negociado así que todo apunta a un alineamiento de los mecanismos internacionales que están siguiendo la crisis venezolana hacia una salida política y dialogada”, concluye el experto.

El presidente Nicolás Maduro dijo que fue “una buena visita para tratar de establecer un nuevo tipo de relaciones tras las malas experiencias con el anterior comisario”.

“La ONU reconoce como legítimo al gobierno del presidente Nicolás Maduro. Eso no está en discusión”, sostuvo Aranguibel. “Ella no ha venido a cuestionar

eso. Ha venido a buscar fórmulas para el entendimiento”, aseguró el constituyente.

Conocer “la verdad de Venezuela” (frase acuñada por Nicolás Maduro que se ha convertido en un dogma recurrente del chavismo) era el cometido de una visita que unos y otros han tratado de aprovechar para su lado de necesidades y expectativas en un país bicéfalo y polarizado. Bachelet se ha reunido con todos: con ministros del Gobierno de Maduro, con el Fiscal General de la República, con el Defensor del Pueblo, con el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, con Organizaciones de Derechos Humanos y ONGS, con sectores de la sociedad civil, con el líder de la oposición y “presidente de la Asamblea Nacional”, tal y como ella misma le mencionó en su palabras finales en el aeropuerto internacional de Maiquetía. Con víctimas de la violencia de las guarimbas y con el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, también sostuvo conversaciones.

En la reunión con Cabello se encontraba Tania Díaz, primera Vicepresidenta de la ANC, quien declaró: “Nos parece muy beneficiosa su visita porque se da en el marco de una apertura al diálogo nacional para conocerse la verdad de Venezuela más allá de toda la trama insurreccional, mediática y golpista que ha desarrollado la derecha nacional con apoyo de EEUU”, tras agregar que Bachelet fue “muy cordial”.

“Estuvimos conversando más de una hora y ella quedó impresionada por la Constitución de Venezuela. Le regalamos un ejemplar y le llamó mucho la atención que tuviese un capítulo dedicado a la garantía de los DDHH”, indicó Díaz.

Preguntada sobre si hubo algún reclamo por parte de Bachelet en la reunión, precisó que “el tono de la reunión no ha sido de reclamos. Lo que reinó en esa reunión fue el espíritu de cooperación”.

“Nos ha parecido una visita constructiva porque ha podido palpar la realidad. La Alta Comisionada ha reconocido las repercusiones del bloque de EEUU en nuestro país”, concluyó.

En las palabras de Michelle Bachelet se aprecia el reconocimiento al Gobierno Constitucional del presidente obrero de Nicolás Maduro, por ejemplo, manifestó que había venido invitada por el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, e igualmente reconoció los duros efectos que ha generado la crisis económica y financiera impuesta unilateralmente por EEUU contra Venezuela, cuando precisó que “las sanciones impuestas sobre las exportaciones del petróleo y el comercio de oro están exacerbando la crisis política” en Venezuela, asimismo instó “al diálogo entre las partes dejando de lado las ganancias cortoplacistas”.

De otro lado, aseguró que “le duele Venezuela” al escuchar los testimonios de la gente de la sociedad civil y las víctimas de la violencia generada por la ultraderecha en los años 2014, 2017, 2018 y 2019 que han arrojado cientos de víctimas mortales y miles de heridos.

“Ella tomó nota de todas las situaciones que le íbamos contando. Espero que

tras esta visita se termine con la impunidad porque en varias ocasiones hemos tratado de presentar informes sobre nuestros casos y nunca hemos sido tenidos en cuenta. Los responsables de estos episodios de violencia no son presos políticos. Son asesinos”, expresó Desiré Cabrera vocera de las víctimas que ha generado la violencia opositora.

El presidente Giovanni Peña, presidente del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales, calificó de vital importancia la presencia de la Alta Comisionada para la Defensa de los Derechos Humanos, dado que ello constituye un punto final de los falsos positivos que se han tejido para satanizar a la República Bolivariana de Venezuela y al presidente obrero Nicolás Maduro.

“Que el mundo sepa que en la Patria de Bolívar hay libertad, su pueblo vive en democracia, un país en el que hay respeto hacia los derechos humanos, sin embargo, ahí está un pueblo luchando para contrarrestar los embates, las agresiones del imperialismo estadounidense”, acotó Peña,

 

Prensa: INPSASEL

Alberto Vargas