GOBIERNO PRESENTÓ PRUEBAS DEL ENTRAMADO DE CORRUPCIÓN LIDERADO POR EL AUTOPROCLAMADO

El Vicepresidente Sectorial de Comunicación, Turismo y Cultura de Venezuela, Jorge Rodríguez, presentó las pruebas del entramado de corrupción liderado por el autoproclamado, que se había denunciado desde el pasado 23 de marzo.

Las pruebas presentadas por Rodríguez, son las capturas de pantalla de las conversaciones entre Roberto Marrero y una persona a quién denominan “Rossana de Cúcuta” en el que le dice a Marrero que no le alcanza el dinero para contratar los sicarios provenientes de otros países de América Latina para promover la desestabilización en Venezuela, a lo que Marrero se compromete a pagar entre 500.000 y 700.000 dólares diarios para la cancelación de estos.

Para estos pagos, Marrero también se comunicó con el autoproclamado, diciéndole que pida a “Duque” que le indique una Organización No Gubernamental (ONG) para manejar los fondos que suman 1 billón de dólares.

Señaló que Rossana Barrera fue la encargada de ingresar a personas con antecedentes penales a Colombia como militares desertores para la obtención de los fondos.

Rodríguez aseguró que el dinero que es utilizado para estos fines es el dinero, bienes y recursos de los mismos venezolanos, por lo que afecta directamente sobre la salud, infraestructura y demás sectores del país.

Agregó que si bien en un principio los diputados opositores Gaby Arellano y José Manuel Olivares son responsables de haber fomentado actos de violencia en la frontera del país, estos, ahora han sido sustituidos por Rosana Barrera y Kevin Rojas en el partido Voluntad Popular.

Finalmente, sobre el caso del diputado Freddy Superlano y su asistente el pasado 23 de febrero en Cúcuta, presentó las fotografías de las dos mujeres implicadas en la intoxicación del diputado y la muerte de su asistente, las mujeres son señaladas además del robo de 750.000 dólares. Señaló la falta de investigación por parte de las autoridades colombianas.

Los actos de violencia financiados por estos delitos de corrupción se llevaron a cabo el pasado 23 de febrero en la frontera de Colombia con Venezuela, bajo la pantalla de la supuesta ayuda humanitaria proveniente de los Estados Unidos.

 

Este descalabro de corruptela afecta al pueblo venezolano

También el Gobierno denunció que la red de corrupción armada por la oposición en relación a los fondos para la ayuda humanitaria. El medio de derecha Panampost informó sobre el esquema de corrupción de los sectores de oposición venezolana en torno a la ayuda humanitaria.

La información de Panampost vincula a la trama de corrupción a los exponentes de la oposición política al presidente Constitucional Nicolás Maduro, el autoproclamado y prófugo de la justicia ya condenador por la jurisdicción penal Leopoldo López.

De acuerdo al editor en jefe del medio Orlando Avendaño para establecer la red de corrupción el presidente de las Asamblea venezolana en desacato colocó a gente de su confianza para supervisar y ejecutar los fondos para “ciudadanos venezolanos, civiles y militares, que ingresan a territorio colombiano, buscando ayuda y refugio”.

Para esto el autoproclamado desplazó a Juan Manuel Olivares del partido de derecha Primero Justicia y a Gaby Arellano compañera del partido Voluntad Popular de la coordinación de la “ayuda humanitaria” en Cúcuta, Colombia. En su lugar colocó a Kevin Rojas y a Rossana Barrera.

Avendaño reseñó que Rossana Barrera “es la cuñada del diputado del partido Voluntad Popular, Sergio Vergara, mano derecha” del autoproclamado. Ella, junto a Rojas, “asumió completamente la operatividad de lo que ocurría en Cúcuta y se encargó del manejo de fondos para el pago de la estadía de los militares” que desertaron del pasado 23 de febrero y huyeron para Cúcuta, bajo las promesas del autoproclamado.

El periodista de Panampost obtuvo “facturas que demuestran excesos, de diferentes talonarios, firmadas el mismo día y con estilos de escritura idénticos. Casi todas sin sello. Gastos de más de 3.000.000 de pesos en hoteles colombianos y en discotecas, por noche. Unos mil dólares en bebida y comidas. Gastos de ropa en carísimas tiendas de Bogotá y en Cúcuta. Reportes de alquiler de vehículos y pagos en hoteles a sobreprecio”.

Sobre la red de corrupción, el vicepresidente Sectorial para Comunicación, Cultura y Turismo, Jorge Rodríguez, denunció que “es una gigantesca y podrida trama de corrupción para tomar el dinero que sirve para que nuestros niños enfermos, para comprar comida, para comprar medicamentos y desviarlos para pagar alcohol, prostitutas, tiendas caras, hoteles de lujo” y añadió que “ya queda claro que jamás han pensado en una ayuda humanitaria”.

Rodríguez indicó que la investigación demuestra la malversación de los recursos “robados al pueblo de Venezuela para financiar la entrada de sicarios de El Salvador, Honduras y Colombia para perpetrar actos terroristas en el país”, concluyó.

Prensa: INPSASEL

Alberto Vargas