LA REVOLUCIÓN RESTITUYÓ LA SEGURIDAD SOCIAL CONFISCADA AL PUEBLO EN LA CUARTA REPÚBLICA

En el marco del año bicentenario del Congreso Constituyente de Angostura en el que el Libertador Simón Bolívar pronunció su histórico discurso, en fecha 15 de febrero de 1819, se inició el 1º Congreso Nacional de Seguridad Social. El magno evento se desarrolló durante los días 29, 30 y 31 de mayo en el hotel Alba-Caracas y sirvió para mostrar y demostrar como la Revolución Bolivariana que inició el Eterno Hugo Chávez (1998), restituyo la Seguridad Social que había sido confiscada por el régimen denominado “puntofijismo” o Cuarta República.

El haber logrado en estos 20 años de Revolución Bolivariana la restitución de la retroactividad de las prestaciones sociales, la universalización de las pensiones, la detención de la ola privatizadora que tenía en la mira al Instituto Venezolano del Seguro Social (IVSS), la garantía del empleo, el haber aprobado una ley como la Ley Orgánica del Trabajo y toda una serie de avances en los derechos sociales, fueron mencionados por Eduardo Piñate, ministro del Poder Popular para el proceso Social de Trabajo, y Aristóbulo Istúriz, vicepresidente sectorial para el Desarrollo del Socialismo Social y Territorial y ministro de Educación, durante la apertura del Primer Congreso Nacional de Seguridad Social 2019. Perspectivas hacia 2025, que se instaló el 29 de mayo en el Hotel Alba Caracas, con la asistencia de más de 700 personas provenientes de todo el país.

Piñate, con una palabras de salutación, instaló este primer congreso que en Venezuela se hace sobre la seguridad social, y remarcó la importancia del evento. Reconoció al viceministro de Previsión Social Rafael Ríos, de quien dijo era “el autor intelectual y material de todo esto”, era el responsable de que todos estuviesen allí reunidos. Aristóbulo Istúriz estuvo a cargo de la ponencia de apertura del evento con una disertación histórica sobre la evolución de la seguridad social en Venezuela, y se remontó a la época colonial española, se paseo particularmente por la Cuarta República y los años del puntofijismo hasta aterrizar en la Revolución Bolivariana, en la que, con la llegada de Hugo Chávez a la Presidencia, se inicia un cambio profundo, primero a nivel constitucional, luego con la transformación de las instituciones y la aplicación de políticas que permitieron garantizar progresivamente los derechos sociales del pueblo venezolano, de los trabajadores y las trabajadoras.

En un aparte de su intervención, al valorar el peso de la Constitución Bolivariana, su proyección y su propósito, Istúriz soltó la prenda de que “no somos simplemente un gobierno, somos un modelo político”.

Junto a Eduardo Piñate e Istúriz estuvieron en la mesa protocolar la segunda vicepresidenta de la ANC, Gladys Requena, quien también saludó a los asistentes, y Wills Rangel, presidente de la Central Bolivariana Socialista de los Trabajadores de la Ciudad, el Campo y la Pesca.

Los asistentes, distribuidos en cuatro mesas de trabajo, discutirán, según expuso Rafael Ríos, sobre el desarrollo de la seguridad social en Venezuela, el Poder Popular y la seguridad social, los aspectos económico, financiero y la sostenibilidad de la seguridad social y el componente internacional, la globalización y la seguridad social.

Al hablar del seguro social cuartorrepublicano, Istúriz explicó que se trataba de una contraprestación monetaria, es decir, el que no pagaba el seguro carecía de seguridad social.

“ Hoy no”, expuso el ministro ante una batería de micrófonos, “un ama de casa es pensionada, un pescador es pensionado, un chofer de autobús, es decir, la pensión es universal. Nos decían en los debates de la Constitución de 1999 que eso (la propuesta de universalidad de las pensiones) es un poema. No, no es un poema. Los derechos son progresivos y vamos avanzando en la progresividad; esas son conquistas”.

Eduardo Piñate expuso que en este congreso se haría un balance de lo que han sido los logros de la Revolución en materia de seguridad social. Aseguró que las conquistas eran muy significativas, sobre todo si se hacía el contraste con la Cuarta República, caracterizada por el capitalismo y la aplicación de recetas impuestas por el FMI y el BM.

Aseveró que la seguridad social en la Cuarta República era casi inexistente y recordó el robo de las prestaciones sociales a los trabajadores con la falsa promesa de aumentar el nivel de empleo y los sueldos.

Dijo Piñate que la comparación entre la Cuarta y la Quinta República en materia de seguridad social era uno de los objetivos de este congreso. Adicionalmente se hará una proyección hacia el 2025 de acuerdo al Plan de la Patria y hacia 2030 en consonancia con los objetivos de desarrollo sostenible planteados por la Organización de las Naciones Unidas.

El camino recto

Aristóbulo Istúriz planteó que un balance sobre la seguridad social permitía evaluar la Constitución Bolivariana y su aplicación.

“La Constitución Bolivariana es programática. La Constitución refleja no el país que tenemos, refleja el país que queremos construir, y es desde el Gobierno que se va a construir el país junto a su pueblo. Por eso cuando definimos el Estado bolivariano, a diferencia de la del 61, decimos que es un Estado de derecho y de justicia, ya que el Estado de derecho simboliza que es la misma regla de juego para todo el mundo, pero cuando esas mismas reglas de juego se aplican en una sociedad de desiguales se agudizan las desigualdades. Y la Revolución Bolivariana implica cambios, transformaciones, implica avanzar hacia la igualdad. La evaluación de la seguridad social evidencia los logros”, expuso.

Afirmó que cuando en la Constitución se dice que todos tienen derecho al trabajo, pero que en la práctica, como en 1999, había un desempleo de 20 por ciento y hoy lo tenemos entre 6 y 7 por ciento y estuvo en 4,5 por ciento, pero por la guerra económica se retrocedió, entonces allí hay un avance.

Igual pasa con las pensiones: en 1999 había apenas 300 mil pensionados y hoy hay 4,6 millones, y cada vez se incorporan más.

Coincidió con Piñate en afirmar que uno de los grandes logros en estos años de Revolución es haber restituido la retroactividad de las prestaciones de los trabajadores, así como la aprobación de la nueva Ley Orgánica del Trabajo a la que Hugo Chávez le puso el ejecútese.

“Una ley como esa no es posible en el neoliberalismo”, señaló Istúriz.

“Ahora en este balance tenemos que incorporar el impacto de la guerra económica, los bloqueos, las presiones sobre el país, cómo impactan en los trabajadores, para que se tenga conciencia de que aquí hay dos modelos, de que el camino recto que debemos seguir es el camino que venimos transitando con la Revolución. Son dos modelos que están en confrontación, pero hay que tener conciencia de eso”, expuso el Ministro.

http://www.inpsasel.gob.ve/index.php/galeria/