Mensaje en el Día de la Madre

Muchas veces no existen las palabras para honrar a un ser querido, sobre todo si necesitamos de las palabras para singularizar al ser más extraordinario que ha creado nuestro Padre Celestial: la mujer. La mujer es infinito amor, la mujer es sublime y no hay ni forma ni manera para distinguirla en su excepcionalidad: trasciende la vida misma. Hacemos estas alabanzas que escapan al más profundo sentimiento en honor al “Día de la Madre”, porque sabemos lo que simboliza y representa una Madre. La Madre está no solo en la cotidianidad de nuestras vidas, está simbolizada, por ejemplo, cuando hacemos referencia a nuestra Madre Patria, ahí está ella; está representada como figura universal al enarbolar nuestra Madre Tierra. Es decir, la Madre en su infinito amor representada igualmente en la Virgen María, Madre de Dios, debe ser en nuestra existencia una guía, no solamente espiritual, sino siempre una referencia en el amor y la paz, pues si entendemos que nuestra Madre es comprensión, tolerancia, ternura, afecto, paciencia, sacrificio, una mujer ofrendado todo prácticamente a cambio de nada, cómo no considerar que sin ella no es que no habríamos nacidos, no, sin ella la humanidad jamás hubiese conocido el amor, porque la Madre simboliza al Amor con mayúscula. Elevamos nuestra más humilde plegaria en agradecimiento de que exista esa mujer, que representa a la Madre. ¡Feliz Día de la Madre!

 

Geovanni Peña

Presidente del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (INPSASEL)

http://www.inpsasel.gob.ve/index.php/galeria/