Nicolás Maduro: Victoria tras Victoria

En seis años al frente de la Revolución Bolivariana, el presidente obrero Nicolás Maduro se ha enfrentado a ataques directos de EEUU contra la economía y la soberanía del pueblo venezolano, escenarios que se enmarcan en una guerra asimétrica que el Presidente Constitucional ha sabido contrarrestar en la defensa del país. Sí, dos elecciones y una gestión llena de constantes ataques a la soberanía de Venezuela, han sido enfrentados con la diplomacia de paz.

El mandatario fue presidente de Venezuela tras el fallecimiento del Comandante Hugo Chávez, el 5 de marzo de 2013. Inmediatamente, el 14 de abril de ese año, se realizaron las elecciones en las que ganó con más del 60% de los votos del electorado para el periodo 2013-2019. Las segundas elecciones se realizaron el 20 de mayo de 2018 y se alzó con el 67.7% de los electores para el mandato 2019-2025.

  1. Fortalecer la democracia

En Venezuela el voto directo y secreto. Además, es electrónico y tiene mecanismos de respaldo y auditoría en papel para prevenir alteraciones informáticas.

Durante los dos periodos presidenciales de Nicolás Maduro se han realizado ocho elecciones democráticas, estas son:

– Elecciones presidenciales de 2013. Ganó Nicolás Maduro.

– Elecciones parlamentarias de 2015 (oposición ganó mayoría de curules).

– Elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela de 2017.

– Elecciones regionales de 2017 (ganó el chavismo en 18 de los 23 estados).

– Elecciones municipales de 2014 solo en los municipios San Diego y San Cristóbal, del estado Táchira, para sustituir a dos alcaldes presos por apoyar la violencia en las protestas de ese año. En ambas entidades gana la oposición.

– Elecciones municipales de Venezuela de 2017 (se eligieron alcaldes y el gobernador del estado Zulia).

– Elecciones municipales de Venezuela de 2018 (se eligieron 2.459 miembros de los concejos municipales).

– Elecciones presidenciales de 2018. Ganó Nicolás Maduro.

  1. Garantizar la paz

Sectores radicales de la oposición venezolana han intentado desestabilizar el país mediante hechos de violencia, planificados y encubiertos durante lo que la prensa internacional promovió solo como “protestas ciudadanas”, que han sido puestas al descubierto calificándolas como “falsos positivos”.

En los años 2004, 2014 y 2017 ocurrieron las llamadas “guarimbas”, que consistieron en focos de violencia en algunas zonas del país. Las de 2004 dejaron 50 muertos y 193 heridos, las de 2014 culminaron con 43 fallecidos y más de 800 personas heridas, mientras que las de 2017 dejaron 172 muertos en más de 100 días de violencia. Ha sido un terror infligido por la ultra derecha apátrida que desde el año 1998 cuando el Eterno Chávez llegó al poder, se ha negado a reconocer, sobre todo al Estado de derecho y justicia social

Luego, ante esta criminalidad, el Gobierno de Nicolás Maduro se mantenido firme en el llamado a la paz. En 2014 propuso un diálogo con la oposición, el cual se dio con el apoyo de Unasur y el Vaticano. En 2017, el presidente convocó las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente, lo que acabó con las acciones violentas.

Desde 2014, se han realizado más de 400 llamados de diálogo a la oposición, siendo el más reciente el del 6 de abril de 2019.

No obstante, la paz de Venezuela también se ha visto amenazada con intentos de magnicidio e intentos de intervención militar por parte de EEUU El primer escenario ocurrió el 4 de agosto de 2018 y fue neutralizado. El segundo ha sido una agresión reiterada que el Gobierno venezolano ha vencido a través de sus denuncias ante la comunidad internacional y la campaña “Hands Off Venezuela”, que ha resonado en todos los rincones del mundo.

  1. Enfrentar sanciones y el bloqueo financiero

Las sanciones económicas y el bloqueo financiero de EEUU han sido las batallas cruciales de la presidencia de Nicolás Maduro desde que asumió su primer mandato en 2013.

Estas medidas unilaterales han dejado pérdidas de 350 mil millones de dólares en producción de bienes y servicios entre 2013 y 2017, según un informe de la Unidad de Debates Económicos del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag).

Para enfrentar esta situación, el mandatario ha ampliado los lazos de cooperación  e intercambio comercial con países como China, India, Rusia, Irán, Turquía, entre otros, con el uso de monedas locales como el yuan, el rublo y el euro.

Asimismo, el presidente Maduro creó en octubre de 2018 la criptomoneda Petro, que sirve como moneda digital en el mercado nacional e internacional para la compra y venta de productos y servicios. Está sustentado en reservas naturales como el petróleo, diamante, hierro y oro.

También se crearon planes de ahorro en oro y petro para proteger el ingreso de los venezolanos. De este modo, se busca vencer las sanciones y el bloqueo financiero de EEUU.

  1. Diplomacia de paz

A medida que las agresiones de EEUU y los gobiernos satélites en la región latinoamericana se han ido incrementando, el Gobierno Bolivariano continuó defendiendo la soberanía del pueblo mediante la diplomacia de paz.

Venezuela ha participado en diversas plataformas mundiales, como la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, para denunciar las amenazas de guerra y medidas coercitivas de EEUU, a la vez que ha dejado claro su apoyo al multilateralismo y respeto por la autodeterminación de los pueblos.

Aunado a esto, el Gobierno Bolivariano ha fortalecido las alianzas estratégicas con Rusia, China, Turquía, India y países de África. También se retiró de la Organización de Estados Americanos (OEA), que asumió una política de injerencia directa contra Venezuela.

  1. Protección social

Actualmente, el índice de pobreza extrema en Venezuela se ha reducido 4.4 de los 12 puntos en que se ubicaba antes. Mientras que el Coeficiente de Gini, que mide el nivel de desigualdad, está en 0,38 tras registrar un valor de 0,49. La meta es reducir el valor a 0,26 para el año 2025.

Para mantener estos índices, el Gobierno venezolana destina más del 70%  del presupuesto nacional a la inversión social.

Por otro lado, la presidencia de Nicolás Maduro ha dado continuidad y mejorados los programas sociales creados por Hugo Chávez. De esta forma, se creó el Carnet de la Patria para atender las necesidades de la población de forma directa a través de una plataforma online. Con este carnet, se puede ahorrar en oro y petro.

Otros logros sociales en los seis años de presidencia son: entrega de 2.600.000 viviendas a la población, Venezuela fue declarada territorio 100 por ciento de pensionados y se crearon los Clap (organizaciones populares para la distribución organizada de alimentos), que actualmente proteger a 6 millones de familia.

  1. Defensa del sistema eléctrico

El pueblo venezolano fue víctimas de ataques al sistema eléctrico nacional, que ocasionaron largos apagones en la mayoría del país. Esto trajo como consecuencia problemas en el suministro de agua potable, equipos electrodomésticos dañados, alimentos perecederos perdidos, y, en general, interrupción en la vida cotidiana de la ciudadanía.

El 7 de marzo ocurrió un sabotaje cibernético al cerebro informático de la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, en la represa de Gurí, estado Bolívar. Luego, el 25 de marzo, fueron afectadas las líneas de transmisión con pulsos electromagnéticos. Mientras que el 29 y 30 de marzo ocurrieron nuevos ataques sincronizados.

En todos estos ataques, el Gobierno implementó varias medidas para proteger los servicios públicos del país mediante el despliegue de las fuerzas públicas y planes para edificar un sistema eléctrico impenetrable a los sabotajes eléctricos.

También se creó un programa de registro para sustituir los equipos electrónicos dañados durante los apagones.

Maduro un presidente victorioso

Según las propias palabras de Donald Trump, la invasión militar de Venezuela es una de las opciones de EEUU  para derrocar al presidente Nicolás Maduro y para instalar en Venezuela un gobierno dócil a los dictados de Washington.

Tales medidas tienen el declarado propósito de conseguir cualquiera de estas tres situaciones: una improbable insurrección popular, una fractura en la Fuerza Armada Bolivariana que conduzca directamente a un golpe de Estado o a una guerra civil, y un magnicidio.

Pero, como se dice popularmente, el imperialismo estadounidense en su programa de permanentes amenazas de invasión militar, todo parece indicar que a Washington le está saliendo “el tiro por la culata”, pues hoy existe una población que ha asumido la defensa inquebrantable de la Patria de Bolívar, unida e inquebrantable con una fuerza moral que desdice de los designios imperiales.

Justamente a través de su cuenta en la red social tuits, el mandatario destacó que los venezolanos enfrentan los ataques de EEUU y sus aliados con el mismo espíritu del 19 de abril de 1810: “Con la misma rebeldía, hoy hacemos frente a nuevos imperios que pretenden robarnos nuestro sagrado tesoro; La Libertad”.

En otro tuits puntualizó que “en 1810 dimos el primer paso hacia la independencia, al desconocer la autoridad del imperio español en esta tierra. Con la misma rebeldía, hoy hacemos frente a nuevos imperios que pretenden robarnos nuestro sagrado tesoro: La Libertad. ¡Los Derrotaremos!

Prensa INPSASEL

Alberto Vargas