Asamblea Nacional en total y absoluta ilegalidad

Como por todas y todos es bien sabido, que la Asamblea Nacional de Venezuela desde su inicio en el periodo que le ha correspondido, a pesar de que tenían una mayoría, pretendieron extender esa mayoría, para tener control absoluto del poder en Venezuela. Apelando a la incorporación de unos Diputados que fueron electos en la mas fraudulenta acción electoral, donde el Tribunal Supremo de Justicia emitió, sendos veredictos con prueba, con elementos probatorios y que esta Asamblea lejos de aceptarlos, procedió a desconocerlos y hacer una incorporación que además originaba un funcionamiento ilegal de cualquier norma constitucional.

No con esto; esta Asamblea Nacional ha procedido en el evolucionar de toda su acción y periodo  a emitir u omitir algunas acciones que la ponen al margen de la ilegalidad, es decir; esta Asamblea Nacional ha procedido  permanentemente a generar una autolisis existencial  de su figura  como poder legislativo.

Mencionamos algunos:  

Un presidente de esa Asamblea Nacional señalo el fin de un gobierno, colocando inclusive lapsos para terminar un gobierno democrático, soberano independiente, más aún legal y legítimamente reconocido.

Una Asamblea Nacional que intento en segundo lugar, junto con algunos partidos de la oposición, lanzar un referéndum revocatorio a destiempo.

Una Asamblea Nacional que pretendió desconocer la elección y conformación de otros poderes que son: el Tribunal Supremo de Justicia, también la Contraloría General de la República, es decir una Asamblea Nacional que se creyó con supra poderes.

Admitir una denuncia sobre la nacionalidad de nuestro primer mandatario aún estando en el país, donde fue señalada esta nacionalidad, negando con prueba que el Presidente hubiese nacido ahí. Una Asamblea Nacional que desobedeció, incluso elementos comprobatorios a nivel nacional e internacional sobre este tema.

Una Asamblea Nacional que permanentemente ha establecido contacto, ha emitido solicitudes, participando en reuniones de organismos supranacionales para solicitar sanciones a una buena cantidad de funcionarios públicos.

Apegarse a dictámenes ilegales, carentes de todo sentido y objetividad, como son los decretos emitidos por la administración de Donald Trump, en todos estos tiempos y en el mismo Barack Obama, es decir una Asamblea Nacional que ha apostado a su papel mas apátrida y antinacionalista.

Por otro lado, una Asamblea Nacional, que fomentó la violencia desde el seno, pero incluso defendió ultranzas, una buena cantidad de asesinos y golpistas que participaron en los hechos violentos; conocidos como guarimbas y de la cual la Republica y el pueblo venezolano tuvo grandes perdidas con un marcado sufrimiento.

Una Asamblea Nacional que constantemente ha venido propiciando intento de desestabilización política en nuestra instituciones.

Una Asamblea Nacional que ha apoyado inclusive posturas de asecho, posturas de ataque, postura de exigencias territoriales de algunos países, como el del caso Guyana.

Una Asamblea Nacional que se niega a defender la republica y la territorialidad.

Una Asamblea Nacional que constantemente rechazo y se rehúso a participar en un dialogo para tratar los asuntos en situación económica, política del país, es decir una Asamblea Nacional que no justifica el diálogo sino que más bien apuesta a la violencia.

Una Asamblea Nacional que fomentó acciones terroristas a lo largo y ancho de la República y que una vez que estas ocurrían pretendía desconocerla e inclusive emitía juicios de burlas de poca objetividad.

Una Asamblea Nacional que articulo y que fomentó el secuestro de recursos financieros del país, ante el consorcio de entidades transnacionales que aceptaron sus dictámenes del imperio gringo para crear y generar mayor agresividad en la guerra económica que vive nuestro país, como fueron las instituciones bancarias en algunos países que secuestraron el dinero de la República.

Una Asamblea Nacional que fomento la caotización de los servicios y que incluso avaló el saboteo que sobre esto se hacia, entiéndase (servicio eléctrico y agua).

Una Asamblea Nacional que pretendió hacer todas las trabas necesarias para que la política y adquisición de medicamentos y alimentos en el país, no se diera y no pudiera continuar con el Comité Local de Abastecimiento y Producción (Clap) y otros programas de salud que el gobierno venezolano le da al pueblo.

Una Asamblea Nacional que permanentemente ha perturbado el funcionamiento armónico de todas las estructuras del Estado.

Una Asamblea Nacional que en este momento se pliega al Grupo de Lima, y a los dictámenes de Mike Pompeo, a los dictámenes de organismos extra nacionales, supranacionales que pretenden soslayar la independencia, y la soberanía de Venezuela.

Una Asamblea Nacional que cuestionó al órgano rector enmarcada en la materia electoral del país, como lo es el Consejo Nacional Electoral (CNE) que cuestionó un proceso eleccionario donde incluso, ese mismo arbitro fue el que dirigió el proceso electoral, del que todos y cada uno de ellos salieron electos, y ese mismo cuerpo que participó en ordenamiento y ejecución de las elecciones, donde se eligió a Nicolás Maduro. Entonces ahora ellos salen, a embestirla como se evidencia.

Estamos frente a una Asamblea Nacional no solo en desacato, sino incluso enemiga de la  democracia, enemiga de  la paz y la tranquilidad  de Venezuela, de la prosperidad, del bienestar, la alimentación, la salud, y de los servicios públicos del  país.

Una Asamblea Nacional que promueve y propaga la violencia, que intenta frenar los diálogos y más aún la estabilización de la paz en Venezuela, que pretende seguir colapsando la economía de la República, que se pone a espalda de los más sagrado intereses del pueblo, que no creen en la soberanía de la República, que tienen un perfil entreguista, y una Asamblea Nacional que lo que busca es derrocar a Maduro e instaurar un gobierno que responda a los intereses del imperio norteamericano.

Geovanni Peña

Presidente del INPSASEL