Opinión: Recuperamos el Salario

Hace poco más de un mes entró en vigencia  el Programa de Recuperación Económica, Crecimiento y Prosperidad, elaborado y puesto en marcha por el presidente Nicolás Maduro. La esencia del programa está en que, en la contradicción histórica fundamental del capitalismo que es la contradicción capital-trabajo, opta por el trabajo, es decir, a sume una opción clara a favor del hombre y la mujer proletarios, sometidos desde hace siglos a la explotación  del capital.

No podía hacer de otra manera, tratándose de Nicolás  Maduro, un presidente proveniente de la clase obrera, que está ostenta esa condición con orgullo y de un Programa de Recuperación Económica, Crecimiento y Prosperidad, cuyo objetivo estratégico fundamental es la superación de las limitaciones estructurales de la economía venezolana (rentismo petrolero y su carácter monopólico)   para construir un modelo económico productivo que sirva de base material al socialismo bolivariano.

En ese corto tiempo, con el anclaje del Bolívar Soberano al Petro, hemos fortalecido nuestro signo monetario y hemos recuperado el salario, su capacidad de compra -perdida hasta hace poco por las distintas formas de la guerra económica- y el poder adquisitivo de los trabajadores.

Frente a la manipulación de la disminuida oposición política venezolana, junto a los factores oligárquicos, el sindicalerismo  de derecha y algún sector sindical reformista del mal llamado “chavismo crítico”; nosotros con absoluta certeza: 1) El Salario mínimo de 1.800 BsS (o sea, 180 millones de Bs fuertes) significa un incremento de   alrededor de 6.000%  con relación a los 3 millones de Bs fuertes que era el salario mínimo antes del 1 de septiembre. 2) Las tablas salariales arrancan desde un salario mínimo y tienen un recorrido por distintos niveles en los que se ubican a los trabajadores, además del mantenimiento de las primas de profesionalización, antigüedad y por hijos. 3) Al salarizar el ingreso de los trabajadores  – reivindicación histórica de la clase obrera- fortalecemos el salario.4) Decir que el gobierno va eliminar las convenciones colectiva es una manipulación y una infamia, las actas convenios que acabamos de firmar con los trabajadores del Metro de Caracas y el sector ferroviario lo desmienten. Seguimos venciendo.

Por Eduardo  Piñate R.